www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario

Jueves 21 de Marzo de 2019

Twitter Faceboock

RACISMO
SOS Racismo denuncia una agresión policial racista a una mujer y su hijo
Jorge Calderón | Historiador y Profesor de Secundaria, Zaragoza

La policía municipal de Móstoles (Madrid) expulsa forma violenta de un autobús a una mujer natural de Guinea Ecuatorial y a su hijo de 4 años a pesar de llevar los dos billete.

Link: http://www.izquierdadiario.es/SOS-Racismo-denuncia-una-agresion-policial-racista-a-una-mujer-y-su-hijo?id_rubrique=2653

SOS Racismo ha denunciado un nuevo caso de racismo institucional, esta vez el el pasado 6 de enero, día de Reyes. Ese día por la noche una mujer natural de Guinea Ecuatorial, cuyo nombre no ha trascendido, y su hijo de 4 años, pretendía coger el autobús en Móstoles para volver a su casa en Camarena (Toledo). El conductor se lo trató de impedir al no quedar asientos libres en el vehículo y no estar permitido viajar de pie.

Desde SOS Racismo insisten en que la mujer había comprado, con tiempo, un billete de ida y vuelta para ella y su hijo, ya que ese trayecto, que sale desde la estación de Méndez Álvaro y pasa posteriormente por Móstoles, suele ser uno de los más concurridos, pero al llegar al autobús, a las 20.15 horas, ya venía completo. Según su versión, el conductor, la amenazo con llamar a la Policía y además no le ofreció ninguna otra opción, ni tan siquiera la devolución del importe del billete, por lo que ella se negó a bajar del autobús.

Ante esto, el conductor decidió llamar a la Policía Local. A los pocos minutos, varios agentes se personaron en el autobús para tratar de convencer a la mujer de que accediera a bajarse del vehículo, pero, tras la negativa de esta, los agentes tratan de bajarla a la fuerza.

Los hechos fueron grabados por otra viajera con su teléfono móvil y en el vídeo, que ha sido difundido por la asociación en redes sociales, se aprecia como la mujer cae por la escalera directa al suelo en un intento por resistir a los empujones de los policías, que siguen tirando de ella hasta desalojarla del autobús. Todo esto mientras, algunos pasajeros del bus aplauden la actuación policial y le gritan a la mujer que se vaya.

Una vez fuera del autobús, se observa como los agentes, hasta ocho, según los testigos, zarandean a la mujer e intentar reducirla con muchas dificultades, ya que la mujer insiste en volver a subir al autobús, llegando a enfrentarse a los agentes con la ayuda de su hermano y mientras su hijo de 4 años llora desesperado llamando a su madre.

Aunque las imágenes del video no dejan lugar a dudas de la brutal actuación policial, está ha defendido su actuación. Los “sindicatos” policiales de la Policía Municipal de Móstoles han emitido un comunicado conjunto asegurando “su intervención es ajustada a derecho, se encuentra en sede judicial y que no se trata de un acto racista, machista o similar”.

En la misma línea de defensa de la actuación policial ha salido el Ayuntamiento de Móstoles, gobernado por el PSOE, afirmando que los agentes actuaron correctamente y negando cualquier tipo de agresión racista o machista.

Por desgracia lo sucedido en esta localidad no es un caso aislado. En las últimas semanas hemos visto como los casos de ataques verbales o físicos de carácter racista han aumentado peligrosamente.

El pasado 29 de diciembre, en un vagón de cercanías en Madrid,, un hombre increpó a otro al pensar que era extranjero. Anteriormente, unos dos meses, los vigilantes de seguridad de Renfe, también en un cercanías madrileño, sacaban a empujones y de forma violenta a un a un hombre negro por no entregarles el ticket de viaje. Y un poco antes, en agosto, una mujer humillaba a una niña y a su madre extranjera por sentarse en el metro.

Aunque afortunadamente la mayoría de quien presencia este tipo de situaciones no se quedan callados , censuran y denuncian este tipo de situaciones racistas, vemos como el propio aumento de las mismas, implica que el discurso racista y xenófobo está calando cada vez más en la sociedad del Estado español, como expresa la radicalización de la derecha del PP y Cs o la emergencia de Vox.

Un aumento del racismo que cuenta con la complicidad muchas veces de la burocracia de UGT y CCOO (que se han sumado a defender la actuación policial en Móstoles o la de vigilantes de seguridad en otros casos), pero también de partidos como el PSOE, el de las “devoluciones en caliente” y las “concertinas”.

Contra el aumento del racismo y la xenofobia, es necesario poner en pie una izquierda combativa, internacionalista y claramente anticapitalista, que pelee contra el corporativismo y el espíritu reaccionario de la burocracia sindical –que mira para otro lado mientras se explota brutalmente a los y las trabajadores inmigrantes- y plantee una salida radical contra los intentos de dividir a nuestra clase y los sectores populares por nuestra nacionalidad o raza.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
info@izquierdadiario.es
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí