www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
http://www.smn.gov.ar/?mod=pron&id=1 Twitter Faceboock

FRANCIA
Huelga histórica y movilización multitudinaria en Francia contra la reforma previsional de Macron

La primera jornada de huelga en Francia paralizó sectores estratégicos como el transporte y las refinerías. Según la CGT se movilizaron 1.500.000 personas en todo el país. ¿Cómo sigue?

Link: http://www.izquierdadiario.es/Huelga-historica-y-movilizacion-multitudinaria-en-Francia-contra-la-reforma-previsional-de-Macron?id_rubrique=2653

Una huelga con enorme seguimiento en sectores neurálgicos como el transporte o la educación sometió este jueves a un duro pulso, que va a prolongarse, a la reforma más arriesgada que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha lanzado en su mandato: las pensiones.

Mirá toda la cobertura de las red internacional La Izquierda Diario sobre la huelga en Francia

Todavía no se sabe con exactitud en qué consistirá el plan del Gobierno para modificar el sistema de jubilación, que por el momento mantiene en secreto, pero el 71% de los franceses ya estaban preocupados por el futuro de su jubilación antes de iniciar la huelga, mientras que el 60% de la población apoya la paralización contra la reforma.

Uno de los aspectos clave de la contrarreforma es la eliminación de los regímenes especiales para los trabajos insalubres, que hace años las distintas administraciones pretendieron dar de baja, sin éxito. Macrón nunca ocultó que uno de los objetivos de su mandato iba a ser reformar las pensiones, para acabar con los 42 regímenes especiales vigentes en la actualidad y fusionarlos en uno por puntos que tiene por objetivo aumentar la edad de jubilación y reducir los años de contabilización de aportes, lo que reduciría las pensiones. Este panorama empeora teniendo en cuenta el aumento de la precarización laboral y el trabajo informal sin aportes o con aportes mínimos.

Al igual que con gobiernos anteriores, como el de Juppé en los años 90 o Sarkozy en los 2000, la contrarreforma de Macron generó un rechazo automático que unificó a trabajadores, estudiantes y chalecos amarillos en una lucha que este jueves 5 tuvo si primera demostración con la paralización de sectores estratégicos en todo el país y la movilización de un millón y medio de personas en todo el país, según la CGT.

El paro en los ferrocarriles y el transporte fue muy alto total en los centros urbanos provocando una paralización general en más principales ciudades.

La Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF) señaló que un 55,6 % de sus empleados secundaron el paro, un porcentaje aún más elevado en puestos clave para el funcionamiento de los trenes como los maquinistas (85,7 %) o los revisores (73,3 %). Según los sindicatos la adhesión fue casi del 70%, llegando al 90% en los sectores clave.

También el tráfico aéreo sufrió graves perturbaciones, que provocaron la cancelación de entre el 20 y el 30 % de los vuelos, según el Gobierno.

En la educación, cerca de la mitad de los profesores se sumó a la protesta, lo que forzó el cierre de una mayoría de colegios en Francia.

En el sector privado las refinerías fueron las más afectadas. Siete de las ocho refinerías francesas se declararon en huelga desde este jueves. Emmanuel Lépine, Secretario Federal de la CGT Quimicos, que señaló que "no sale ningún producto, ni por tubería ni por camiones". Lépine dijo que durante las huelgas anteriores, ya sea en 2010 contra la reforma de pensiones de Sarkozy, en 2016 contra la ley de El Khomri o en 2018 por salarios, el movimiento había sido menor que en la jornada de este jueves.

Un paro sin final a la vista

Sin embargo, el verdadero problema para Macron es que esta huelga es indefinida y los peores presagios apuntan a que podría prolongarse semanas, quizá hasta las vacaciones navideñas.

Ya en 1995 una movilización de tres semanas contra una reforma similar promovida por el entonces primer ministro, Alain Juppé, acabó haciendo naufragar el proyecto.

Macron se reunió este jueves con el Consejo de Ministros y allí, según han filtrado medios franceses, pidió a su Ejecutivo que "no subestime" las movilizaciones de hoy pero que, al mismo tiempo, siga firme en la necesidad de reformar el sistema. Los ministros de Macron estuvieron durante el día en distintos medios diciendo que respetaban el movimiento pero que no iban a retroceder con el proyecto de ley que darían a conocer la próxima semana.

El rechazo al plan no se mostró sólo en la huelga, sino también en las manifestaciones que sacaron a la calle a cientos de miles de personas en las ciudades francesas, la mayor de las cuales tuvo lugar en París.

Entrevistado por la agencia EFE el jubilado Yves Saintemarie, dijo "No es solo cuestión de las pensiones, se trata de que la gente en general vive en la pobreza y la precariedad. Yo soy ’chaleco amarillo’ y sindicalista, y es necesario que nuestras luchas converjan, hay que hacer caer este gobierno que nos asesina".

Represión policial

El Gobierno de Macron había anunciado la presencia de miles de policías en las calles con el objetivo de intimidar a los manifestantes, e impedir todo lo posible que llegaran a las plazas céntricas de cada ciudad. En París retuvieron las columnas sindicales durante horas mientras tiraron gases lacrimógenos sobre distintos sectores de manifestantes para evitar que avancen.

Sin embargo una columna de bomberos que marchaba junto a los manifestantes se puso en primera línea y tiró las vallas que había puesto la Policía para permitir que finalmente las más de 250.000 personas que se movilizaron en la capital puedan avanzar hacia la Plaza de la República, donde finalizaron el recorrido.

Hacia la segunda jornada de huelga

Para este viernes los sindicatos mantendrán su desafío, lo que augura una nueva jornada de paralización en los transportes, que posiblemente se mantenga a lo largo del fin de semana.

De momento ya votaron prorrogar la huelga los trabajadores del transporte de la región metropolitana de París (RATP) y los docentes de varias ciudades. Además ya confirmaron la continuación de la huelga este viernes los trabajadores ferroviarios y los aeronáuticos de Air France. Por su parte los trabajadores de las refinerías definirán este mismo viernes a las 14 horas la continuidad de la huelga, que según los dirigentes de la CGT se podría renovar hasta el lunes.

La gran prueba de fuego para el Gobierno será la semana que viene. El primer ministro, Édouard Philippe, saldrá en una fecha todavía sin determinar para dar más detalles sobre el alcance de la reforma. Entonces se podrá saber si el anuncio no hace más que aumentar la ira y profundizar las protestas en todo el país.

Te puede interesar: Francia: ¿hacia una huelga general política contra Macron?

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
info@izquierdadiario.es
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí