www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario

Lunes 24 de Julio de 2017

Twitter Faceboock

#MARCAESPAÑA
ERE encubierto en la tecnológica española BQ
Lucía Nistal | Madrid

Los despidos siguen en BQ, llegando a recortar algunos departamentos un 80% de su plantilla. La empresa se niega a cualquier negociación y busca evitar la respuesta de los trabajadores.

Link: http://www.izquierdadiario.es/ERE-encubierto-en-la-tecnologica-espanola-BQ?id_rubrique=2653

No es la primera vez que los trabajadores de BQ sufren una oleada de despidos. En el mes de marzo ya hubo un primer conflicto laboral en la sede de Rivas, Madrid. En aquella ocasión se externalizó trabajo a subcontratas para justificar despidos por menor carga de trabajo, se obligó a los trabajadores a realizar un tipo de trabajo que no les correspondía y, en definitiva, empeoraron las condiciones laborales de aquellos que permanecían en sus puestos.

Como respuesta, el comité de empresa de esta sede anunció paros y movilizaciones que fueron finalmente truncados por el acuerdo al que llegó el comité de huelga con la patronal, el cual prometía congelar los procesos de externalización, pero no satisfacía las principales demandas de los trabajadores.

Por aquellas fechas, en el resto de la empresa situada en la sede de Las Rozas, la dirección comenzó a lanzar el mensaje de que la firma tiene problemas económicos y empiezan los primeros despidos. Pero los supuestos problemas económicos, que fueron utilizados para tratar de justificar las suspensiones, no existen.

En motivo real que esconde BQ es que no han conseguido duplicar el tamaño de la empresa, su objetivo marcado para 2015, pero en ningún caso ha habido pérdidas. Aunque la empresa se niega a dar los datos de crecimiento, según cálculos aproximados de fuentes consultadas por Izquierda Diario, el crecimiento ha llegado al 30%. Una vez más, una empresa con cuantiosos beneficios y crecimiento, justifica despidos alegando una mala situación económica.

A lo largo de este mes se han generalizado los despidos en BQ Las Rozas, siguiendo un mecanismo similar al que utilizaron el mes pasado en la otra sede de Madrid. Comienzan vaciando de trabajo al departamento, la empresa manda el mensaje a través de directivos intermedios de que hay problemas económicos y se despide a compañeros “porque la empresa lo está pasando mal y os necesita”.

La mayoría de estos despidos, además, son de carácter disciplinario: por llegar tarde, por falta de respeto a un superior, por falta de productividad, etc., lo cual, además de facilitarle el papeleo a la empresa y ahorrarle indemnizaciones, crea un ambiente de tensión e inseguridad entre los trabajadores.

Mientras la empresa despedía hasta el 80% de la plantilla en algunos departamentos, su política, lejos de defender los valores que venden sobre la importancia de las personas y la trasparencia en su funcionamiento, pasaba por fomentar la competencia por carga de trabajo entre los diferentes equipos así como entre antiguos y nuevos contratados, en un clima de secretismo, rumores y mentiras.

En todo momento la empresa ha mostrado su rechazo absoluto a cualquier tipo de negociación con los trabajadores y trata de impedir por todos los medios que se organicen para luchar por sus derechos, comenzando por el mantenimiento de una organización vertical que dificulta cualquier comunicación entre departamentos y equipos y atajando cualquier intento de actividad sindical. En esta línea, cualquier trabajador que ha denunciado la ilegalidad del cambio de sus condiciones de trabajo ha sido echado a la calle sin contemplaciones.

Si alguien creyó la idea de una empresa amable, transparente, que se preocupa por “el crecimiento económico en España” y por “el bienestar de sus trabajadores”, tal y como BQ intenta vender dentro y fuera de sus oficinas, a lo largo de este conflicto laboral ha quedado claro que lo único a lo que responde es, como toda empresa capitalista, a la búsqueda de cada vez mayores beneficios, pasando para ello por encima de los trabajadores y sus derechos. Incluso en su época dorada mantenían sueldos bajos y manipulaban los contratos para saltarse el convenio colectivo navegando en la ilegalidad, según informan fuentes sindicales dentro de la empresa.

Los trabajadores y trabajadoras de BQ se enfrentan a un ERE encubierto. Los despidos masivos y la depauperación de las condiciones laborales de aquellos que queden van a continuar, a no ser que los trabajadores se organicen y se enfrenten juntos a este ataque de la empresa, exigiendo la readmisión de los compañeros y unas condiciones dignas de trabajo.

 
Izquierda Diario
Seguinos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
+34 611 313 477
redaccion@izquierdadiario.es
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí