Economía

SIN TECHO

200 hombres y mujeres duermen en las calles de Zaragoza

El número de personas que no tienen vivienda, ni un lugar donde cobijarse para dormir en la capital aragonesa ha aumentado en el último año hasta 200.

Sara Povo

Zaragoza | @sarapovo

Martes 7 de junio de 2016 | 19:47

Según el III Estudio de personas sin techo que elaboró la Cruz Roja en 2014 el número de personas sin hogar era alrededor de 140. Esta cifra ha ido en aumento y según los datos del Informe sobre las Personas en Riesgo de Exclusión Social en Aragón, presentado por Fernando García Vicente (Justicia de Aragón) se estima que en el 2015 este número creció hasta 200.

No debemos olvidar que detrás de estas cifras hay personas de carne y hueso que viven a la intemperie, en la más absoluta de las pobrezas, pasando frío en invierno, resguardándose en cajeros, debajo de los puentes, o donde puedan, tanto si llueve como si nieva. Esta es una realidad que se encuentra tan cerca de nosotros y nosotras como el cajero de la vuelta de la esquina.

Según este informe realizado por la administración pública, el perfil mayoritario es el de hombres de mediana edad, entre 30 y 49 años, que se encuentran en esta situación después de perder sus puestos de trabajo. Esta es una trágica consecuencia de la crisis capitalista, una dramática situación que ha despojado a cientos de personas de sus casas, de sus trabajos y les ha dejado sin futuro.

A pesar de que el perfil mayoritario sea de hombres de mediana edad, según este informe, cada vez hay más jóvenes y mujeres mayores de 45 años sin hogar ni perspectiva de tenerlo. Esta situación se vuelve mucho más dura para las mujeres que son mucho más vulnerables debido al sistema patriarcal y al machismo imperante, que hace las hace sean más propicias a ser víctimas de todo tipo de abusos.

Reciben algún tipo de ayuda paliativa, durante las noches, algo de alimento y conversación por parte de los voluntarios de Cruz Roja, gestos que son importantes para continuar sus duras vidas con un poco de dignidad. Aunque las mantas, el bocadillo, el café calentito que les llevan los voluntarios alivia las frías y duras noche de invierno, esto es completamente insuficiente.

También tienen la posibilidad de alojarse por algunos días en el Albergue de Zaragoza, el cual alojó en el 2015 la cifra nada desdeñable de 2.217 personas. Según su director en los últimos 15 años ha descendido la cifra de personas que solicitaban cobijo por una o varias noches, debido a que ya no vienen tantos extranjeros puestos que: “saben que no hay trabajo”.

Ciertamente no hay trabajo y la crisis ha golpeado a sectores cada vez más amplios de la sociedad, sectores que antes gozaban de cierta estabilidad, pero la han perdido.

El Justicia de Aragón después de presentar este informe ha solicitado mejoras de personal en los centros municipales de Servicios Sociales y la mejora en la coordinación con el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), organismo dependiente del gobierno de Aragón. Pide que se elimine el concepto de macro-albergue y que se pase a un modelo de pisos de menor tamaño y más diversificados por la ciudad. Todo esto podría suponer una pequeña mejora para aquellos que hoy viven situaciones tan graves de exclusión social.

Pero la realidad es que ni a nivel municipal con el gobierno de ZEC a la cabeza, ni a nivel del Gobierno de Aragón se ha dado ningún paso efectivo para cambiar esta situación.

Para resolver esta dramática situación hay que abordar en profundidad el problema de la vivienda y del trabajo: la expropiación sin indemnización de todas las viviendas vacías en manos de los bancos, junto a un plan de obras públicas bajo control de los trabajadores y usuarios.

Es necesario reactivar la movilización social y la lucha por la expropiación de las viviendas vacías y del reparto del trabajo entre ocupados y parados.






Temas relacionados

Derecho a la vivienda   /   Vivienda   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO