Géneros y Sexualidades

DECLARACIÓN DE PAN Y ROSAS

#8M Por una gran jornada lucha internacional contra el capitalismo patriarcal e imperialista

Este 8M, nuevamente, cientos de miles de mujeres en todo el Estado español tenemos que movilizarnos en una gran jornada de lucha contra la violencia machista, para terminar con la precariedad laboral y el oscurantismo de la educación religiosa financiada por el Estado, contra la xenofobia de la extrema derecha y el racismo institucional ¡Porque los derechos se conquistan en las calles, y no en los despachos de los ministerios!

Pan y Rosas Estado español

Estado español | @PanyRosasEE

Jueves 5 de marzo | 08:19

Mientras en el Estado español siguen muriendo alrededor de 100 mujeres al año por feminicidios, la extrema derecha pretende retroceder siglos enteros para imponer su Pin parental y negar la violencia de género. Sin embargo, ante los ataques más conservadores, el gobierno ofrece como principal medida una Ley de igualdad sexual que, si bien incorpora varios reclamos del movimiento de mujeres durante estos años, va a seguir engordando el código penal para aumentar las penas, sin abordar cambios de fondo para combatir la violencia de esta sociedad capitalista y patriarcal.

Contra las violencias machistas de todo tipo, desde Pan y Rosas impulsamos la formación de comisiones de mujeres autoorganizadas y protocolos contra la violencia machista en universidades y lugares de trabajo, aumento del presupuesto para prevención, educación y sanidad, en base a dejar de cumplir con los “objetivos fiscales” de Bruselas y más casas de acogidas para que aquellas mujeres en situación de violencia tengan medios para independizarse.

Porque las jóvenes y estudiantes queremos más educación sexual en las aulas y erradicar la educación religiosa de nuestros institutos, exigimos la inmediata y total separación de la Iglesia del Estado y un aumento del presupuesto educativo.

Porque a las trabajadoras más precarias nos sobran los motivos para luchar, ya que cargamos con una doble jornada laboral, temporalidad, desempleo y la pérdida histórica de derechos laborales, producto de las reformas laborales del PP y el PSOE, que este gobierno de coalición no se propone derogar, sino tan solo retocar un poco. Exigimos la derogación de las reformas laborales y el fin de las externalizaciones.

Y porque seguimos exigiendo el cierre de esas cárceles para migrantes que son los CIEs y luchamos por la derogación de la Ley de Extranjería, nos manifestamos contra las políticas xenófobas de la Europa fortaleza que aplica el ministro Marlaska, que sube las vallas y mantiene las deportaciones en caliente.

Porque en nuestros barrios vemos cómo se extiende la gentrificación que nos expulsa, con miles de mujeres desahuciadas de sus casas, con alquileres cada vez más inaccesibles para los jóvenes y la multiplicación de las casas de apuesta aprovechándose de la juventud precaria, para seguir beneficiando a los grandes negociados del fútbol y los fondos de inversión. Exigimos la expropiación de los pisos vacíos en manos de los bancos y alquileres sociales, vivienda en condiciones para todas las mujeres que soportan violencia de género.

Frente a las trampas del progresismo neoliberal y los ataques de la extrema derecha: fortalecer la lucha en las calles

Hace dos años que la huelga de mujeres del Estado español viene siendo un ejemplo internacional, paralizando por completo los centros de estudios, cientos de oficinas, locales comerciales y empresas en todo el Estado. El movimiento feminista había logrado imponer a las direcciones burocráticas de los sindicatos mayoritarios que convocaran a huelga —al menos de dos horas—, mientras la izquierda sindical convocaba a huelgas de 24 horas, lo que generó una extensión y profundidad nunca vista a las jornadas de lucha del 8M.

Este año en varios países se convocaron huelgas laborales el 8M, como en Italia (ahora ha sido prohibida por el gobierno con la excusa del coronavirus) y en Chile, pero no será el caso de la mayoría del Estado español. Con la excusa de que el 8M cae domingo, gran parte de los sindicatos aprovecharon para no convocarla, mientras en las asambleas del 8M se terminó imponiendo la posición contraria a la huelga (con excepción de algunos territorios como Catalunya, Aragón, entre otros). Como argumentos contrarios a la huelga laboral se planteaba que este 8M era domingo, que las mujeres inmigrantes sin contrato tienen más difícil hacer huelga –lo que es cierto, pero no nos puede llevar a renunciar a esta arma de lucha— o que hay que “institucionalizar” nuestras demandas. La realidad es que muchas mujeres afines con los partidos de gobierno pensaban que no convenía hacer una huelga este año, a dos meses del inicio de la nueva legislatura. Sectores del movimiento feminista acompañan esta idea mirando más a las instituciones que a los grandes avances que había dado el movimiento de mujeres tras dos años de huelgas generales feministas y masivas manifestaciones, organizadas en Encuentros estatales que este año se dejaron de convocar- algo que otros países han seguido como ejemplo-.

Y aunque hubo muchas que defendimos la necesidad de volver a preparar una gran huelga feminista general que paralizara todo, primaron las tendencias a la moderación, siendo que desde el gobierno prefieren desactivar la calle y generar la idea de que las reivindicaciones las vamos a conseguir por su la acción de las ministras y ministros desde los despachos.

Sin embargo, en tan solo mes y medio del estreno del gobierno de coalición, ya se muestra su doble discurso y sus enormes límites, y son muchos los “sapos” que Podemos y de IU están teniendo que tragar con sus ministros en el gobierno social liberal. El ejemplo de Alberto Garzón, retrocediendo ante los intereses de las empresas del juego y casas de apuesta, es el último de una seguidilla, después de haber firmado Podemos un pacto con el PSOE donde se comprometían a cumplir los objetivos de “equilibrio fiscal” de la UE, y haber aplaudido al monarca por “lealtad constitucional” o reiterar los pactos internacionales con la OTAN y las misiones imperialistas. También se mantienen las leyes de extranjería, las deportaciones en caliente y los CIEs, junto con la negativa a derogar la totalidad de las reformas laborales que precarizan.

Más allá de algunos gestos simbólicos, medidas cosméticas y los cambios propuestos en el código penal acerca de la violencia de género, el gobierno hegemonizado por el PSOE no irá más allá de un feminismo social liberal. Mientras Irene Montero propone desde el ministerio de igualdad una Ley de igualdad sexual, las claves del gobierno las controla Nadia Calviño, una ministra neoliberal amiga de Ana Botín. No puede haber igualdad sexual cuando existe precariedad, alquileres inaccesibles y pobreza para millones. No puede haber igualdad sexual cuando las mujeres migrantes son tratadas como material descartable en los empleos sin derechos.

Este 8M volveremos a ver a los partidos del régimen en las manifestaciones, mostrando un feminismo con rostro social liberal, mientras franjas del movimiento feminista viene gritando en las calles “Patriarcado y capital, alianza criminal”, denunciando el racismo institucional y las múltiples opresiones que nos carga el sistema.

Por eso, hoy es más necesario que nunca retomar esas banderas y que este 8M se exprese en las calles un bloque anticapitalista, antiimperialista, antirracista y antipatriarcal, que unifique a las organizaciones políticas, sindicales y colectivos feministas combativos con la perspectiva de un movimiento independiente del Régimen, el gobierno y sus partidos.

Desde Pan y Rosas os invitamos a marchar con nosotras y a construir un feminismo revolucionario para acabar con el sistema capitalista patriarcal. ¡Porque nuestros derechos no se mendiga, se conquistan!






Temas relacionados

#8M2020   /   feminismo liberal   /   #8M   /   Feminismo socialista   /   Feminismo   /   Pan y Rosas   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO