×
logo red internacional
Facebook Instagram Twitter Telegram YouTube

95% de seguimiento de la huelga del metal en Cantabria: todo sube menos los salarios

Ya van nueve días de huelga indefinida de los trabajadores del metal de Cantabria y el seguimiento sigue siendo contundente: un 95% de seguimiento y continúan sumándose plantillas de empresas. Los trabajadores exigen la actualización salarial debido al aumento de precios. La patronal defiende la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores, recorte de derechos del convenio y llama a la policía a impedir el derecho a huelga.

Elías Lavín

Viernes 10 de junio
Facebook Twitter

Los trabajadores del metal en Cantabria llevan un año y medio con el convenio del metal vencido, salen a la huelga a exigir un convenio digno en el que los salarios se actualicen conforme a las variaciones del coste de la vida. Se calcula que un desayuno cualquiera es un 12% más caro que hace un año. La inflación que, en mayo alcanzaba el 8,7%, encarece todos los productos básicos, también la subida del precio de los combustibles y de la electricidad ha batido records históricos en los últimos meses. Esta situación afecta a las 20.000 familias que viven del metal y trabajan en pymes de la región, ya que las grandes empresas tienen sus propios convenios.

Frente a esta situación la patronal del metal, Pymetal, ha ofrecido a los trabajadores más recortes laborales y pérdidas del poder adquisitivo de las plantillas. Los sindicatos convocantes, CCOO, UGT-FICA y USO, exigen una revisión salarial año a año, con pago de los atrasos y teniendo como referencia el IPC real de cada ejercicio, algo que tan sólo serviría para que los bolsillos de los trabajadores tengan la misma capacidad de compra que hace un año, y denuncian que “cada propuesta económica realizada por la patronal sea peor incluso que la anterior”.

Los empresarios plantean un revisión salarial que implicaría una inasumible pérdida de poder adquisitivo. La patronal también pretende liquidar una serie de derechos consolidados en el convenio colectivo como el plus de distancia, o prolongar los años de obligatoriedad del contrato de relevo. Tras una semana de huelga Pymetal ha ofrecido un irrisorio aumento salarial del 2-3% que sigue suponiendo una reducción de los salarios frente al aumento del precio de los alimentos, la luz y los combustibles.

Los empresarios han respondido por el momento “con subidas de tono y planteamientos engañosos a los medios de comunicación” afirman los sindicatos. Instando en sus comunicados a que los trabajadores vuelvan a sus puestos de trabajo y llamando a boicotear la huelga, la cual han calificado de “chantaje sindical”, afirmando que los trabajadores están “secuestrados” y acusándolos de violentos. Mentiras y calumnias para ocultar los apoyos y el éxito total de la huelga, con un 95% de seguimiento.

La huelga de los trabajadores de las pymes ha logrado paralizar buena parte de la cartera de pedidos de las grandes empresas del metal, por lo que la Federación Cántabra del Metal, que engloba a las grandes empresas fuera de Pymetal, ha denigrado la huelga calificándola de “un lujo que no nos podemos permitir” y dicen que Cantabria tiene que ser “una comunidad fiable para los inversores”. Estas grandes empresas son cómplices de las peores condiciones de las pymes que ellas mismas contratan para ahorrarse salarios a través de peores convenios. Con ello también tratan de construir un cortafuegos entre los trabajadores de las grandes empresas, con mejores condiciones laborales, frente a la lucha de los trabajadores de las pymes.

La patronal trata por todos los medios de boicotear la huelga. Pymetal ha comunicado en prensa que “deben abrirse todas las empresas para garantizar el acceso al trabajo” y llamaba a la intervención de “las fuerzas de seguridad de Policía y Guardia Civil” frente a los piquetes informativos. En otros comunicados ha afirmado que habrá “previsibles pérdidas de empleos si esta situación continúa". En Astander, Astillero, la empresa ha pagado 19 autobuses con trabajadores subcontratados que han entrado en las instalaciones escoltados por los antidisturbios. Los trabajadores denuncian también “servicios mínimos injustificados en algunas empresas”.

Frente a esta situación los trabajadores tienen que mantenerse firmes en las negociaciones. Es necesario extender la solidaridad a los trabajadores de las grandes empresas del metal, que también sufren los efectos de la inflación. Es necesario también que los trabajadores no bajen la guardia ante los engaños de Pymetal, que tratará de mantener el pulso hasta lograr un acuerdo que le sea favorable y que suponga en los hechos una reducción del poder de compra de los trabajadores para hacer recaer sobre los salarios los efectos de la inflación.

Los trabajaores del metal de Cantabria, así como lo hicieron hace meses los trabajadores del metal de Cádiz, demuestran que es necesario retomar el camino de la lucha y la huelga general en cada sector para exigir verdaderas subidas salariales. Así como imponer verdaderos planes de lucha a las burocracias sindicales que rompan con la pasividad impuesta en los últimos años.


Facebook Twitter
Amazon: Una pandemia económica para las personas trabajadoras

Amazon: Una pandemia económica para las personas trabajadoras

El 29 de junio manifestación en Zaragoza: Más derechos laborales y sociales, menos gastos militares

El 29 de junio manifestación en Zaragoza: Más derechos laborales y sociales, menos gastos militares

Huelga del metal en Bizkaia: nueva pelea por subidas salariales

Huelga del metal en Bizkaia: nueva pelea por subidas salariales

El Congreso aprueba penas de cárcel para hurtos menores con el apoyo de Unidas Podemos

El Congreso aprueba penas de cárcel para hurtos menores con el apoyo de Unidas Podemos