×
logo red internacional
Facebook Instagram Twitter Telegram YouTube

A doscientos años del “Frankenstein” de Mary Shelley

Hace 200 años que la imaginación de Mary Shelley dio vida a “Frankenstein”, uno de los monstruos más famosos de la historia de la literatura y el cine a lo largo de su historia.

Eduardo Nabal

Viernes 23 de marzo de 2018
Facebook Twitter

Aunque el libro lleva el nombre de su creador, la autora siempre será recordada por hacer vagar por la Inglaterra maltrecha por la Revolución Industrial a una criatura deforme fruto de la soberbia de la ciencia y, sobre todo, de una profunda imaginación y desafío a muchos dogmas.

Mary Shelley fue hija de una de las precursoras más sobresalientes del feminismo de la primera ola, Mary Wollstonecraft, conocida por sus detractores como “la hiena con faldas” y autora de la “Vindicación de los derechos de la mujer”, un libro aún hoy reeditado como fundacional del pensamiento por la emancipación de la mujer más allá de las cortapisas sociales más variadas del momento. También lo fue del pensador e intelectual precursor del anarquismo William Godwin, ambos nombres claves en el pensamiento progresista del paso del siglo XVIII al siglo XIX.

Shelley perdió pronto a su madre y su padre tuvo numerosos apuros económicos, igual que ella en sus sucesivos y tormentosos amoríos, el más conocido con el matrimonio con el célebre poeta romántico Percy B. Shelley, un hombre poco común (amigo íntimo de Lord Byron) y de salud delicada.

Existen muchas leyendas sobre la gestación del monstruo que la haría famosa de forma sempiterna, sobre esos parajes y paisajes humanos (rurales y urbanos) que la autora plasmó ya a los diecinueve años y que la llevarían finalmente a la novela de ciencia ficción con “The last man”. Pero Mary Shelley además escribió otra serie de cuentos y novelas cortas de pluma femenina y talante levemente feminista, donde cuestiona el totalitarismo de lo social sobre los derechos a la diferencia individual y humanista.

Autora de relatos góticos, es fruto de un país en transición donde las nuevas ideas chocan con una sociedad violentamente dividida en clases sociales y con una división brutal entre lo masculino y lo femenino. Su obra cumbre, que ahora cumple su segundo centenario, sigue siendo un impecable libro de suspense, intrigas sentimentales, melancolía y reflexión sobre los sentimientos, pero también la imagen dolorida de un ser “distinto” perseguido por fuerzas que todavía se deciden a apuntalar conceptos como el de normalidad, humanidad o masculinidad.


Facebook Twitter

Eduardo Nabal

Nació en Burgos en 1970. Estudió Biblioteconomía y Documentación en la Universidad de Salamanca. Cinéfilo, periodista y escritor freelance. Es autor de un capítulo sobre el new queer cinema incluido en la recopilación de ensayos “Teoría queer” (Editorial Egales, 2005). Es colaborador de Izquierda Diario.

Seguir en Twitter

Trotsky y los pasajes de una vida por la revolución

Trotsky y los pasajes de una vida por la revolución

Vitalicios, un sainete teatral donde las cloacas del Estado también gestionan los recortes presupuestarios

Vitalicios, un sainete teatral donde las cloacas del Estado también gestionan los recortes presupuestarios

La "Nakba": 74 años de opresión del Estado de Israel sobre el pueblo palestino

La "Nakba": 74 años de opresión del Estado de Israel sobre el pueblo palestino

“El movimiento de sindicalización está creciendo, no solo en la industria del videojuego”

“El movimiento de sindicalización está creciendo, no solo en la industria del videojuego”

El Banco de Inglaterra advierte sobre una "apocalíptica" escasez mundial de alimentos

El Banco de Inglaterra advierte sobre una "apocalíptica" escasez mundial de alimentos

Dura derrota electoral para Boris Johnson y los conservadores británicos

Dura derrota electoral para Boris Johnson y los conservadores británicos

 Boris Johnson planea enviar migrantes a Ruanda reforzando la xenofobia

Boris Johnson planea enviar migrantes a Ruanda reforzando la xenofobia

Manifestantes bloquean terminales de petróleo en Reino Unido

Manifestantes bloquean terminales de petróleo en Reino Unido