Política Estado Español

CARTA ABIERTA

A los militantes de la CUP que no quieren votar a Aragonés a cambio de algunos gestos insignificantes

La CUP abre las negociaciones con ERC para facilitar la investidura de Aragonés presentando como un gran logro una simple moratoria de las balas de foam y la participación de la BRIMO en los desahucios. Una “migajas” que no pueden ocultar la gravedad de dar apoyo a los responsables de la represión y la gestión criminal de la pandemia y la crisis.

CRT Estado Español

Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras | @CRTorg

Viernes 26 de febrero | 16:12

En la tarde de este viernes, a horas de celebrarse el Consell Polític de la CUP en el que se debatirá sobre la posición de sus 9 diputados y diputadas en la próxima investidura del govern de la Generalitat, se hacía público un comunicado de prensa en el que la formación presentaba una mortoria – ni si quiera una prohibición- del uso de las balas de foam y de la participación de la BRIMO en los desahucios, como un gran compromiso arrancado a ERC para facilitar las negociaciones.

Un anuncio indignante que se produce en los mismos días en los que hemos visto a la BRIMO reprimir brutalmente las manifestaciones por la libertad de Pablo Hasél -cosa que seguirá sucediendo, quizá mañana mismo cuando se celebre la siguiente protesta en Barcelona- y proceder a la detención de más de 150 personas, una de la cual, Carles de Sants, se encuentra en prisión sin fianza con los cargos de desórdenes públicos.

Los desahucios que se llevan adelate a diario en toda Catalunya puede que no cuenten con la participación de la BRIMO en los siguientes días. Pero ahí estará la ARRO como unidad auxiliar para ejecutar las órdenes judiciales, y el apoyo, en el caso de la capital de la UPA de la Guardia Urbana del Ayuntamiento de los Comunes y el PSC.

La decisión de la dirección de la CUP parece más que firme. Quieren a toda costa facilitar un nuevo gobierno independentista -con los partidos responsables de la represión, pero también de la criminal gestión de la pandemia y de la crisis económica- y no solo dando un apoyo en la investidura, sino quedando abiertos a negociar desde su partipación en el Govern hasta algún tipo de acuerdo de respaldo parlamentario para la legislatura, como demanda ERC.

Presentar estas verdaderas “migajas” como coartada para una política de integración en el régimen catalán tan escandalosa no cuela. Como planteaba hace unos días Pablo Castilla, jóven estudiante de la agrupación Contracorrent, en el programa Planta Baixa de TV3 “La juventud que está siendo reprimida no entendería un apoyo de la CUP a ERC y JxCat”.

La CUP debería romper definitivamente con estos viejos partidos, no brindarles el más mínimo apoyo político, y, si no quiere ser incluída en un nuevo “no nos representan”, poner todas sus posiciones institucionales al servicio del desarrollo de un gran movimiento contra la represión -también la de los Mossos y la Generalitat-, contra el régimen monárquico y por luchar por un programa que haga pagar esta crisis a los capitalistas.

Este curso hacia la moderación y el gobernismo, contra el que se han venido levantando distintas voces críticas dentro y fuera de la CUP en las últimas semanas, no solo aleja a la formación de la izquierda independentista de la generación que está protagonizando las primeras grandes movilizaciones sociales desde el inicio de la pandemia. Sino que muchos de sus militantes, simpatizantes y votantes es difícil que compartan una política de compromisos de este tipo con una ERC en retorno al autonomismo y los herederos de Convergencia.

Desde la Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras, llamamos a todos estos sectores a unir esfuerzos y explorar las vías de acuerdo y unidad de acción, para empezar a sentar las bases de otra izquierda anticapitalista, que rompa definitivamente con el seguidismo a los partidos de la burguesía independentista, y apueste por el desarrollo de la movilización social con la clase trabajadora al frente, para la conquista de los derechos democráticos y sociales pendientes.






Temas relacionados

#EleccionesCatalanas14F   /   ERC   /   Política Estado Español   /   Izquierda independentista   /   CUP    /   Represión policial   /   Catalunya

Comentarios

DEJAR COMENTARIO