×
logo red internacional
Facebook Instagram Twitter Telegram YouTube

“Affaire Pelosi”: ¿Estados Unidos está cambiando su posición de ambigüedad estratégica con Taiwán?

La demócrata presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso estadounidense completó casi un día de reuniones con funcionarios taiwaneses en su recorrido por la isla. Dejó un mensaje para el XX Congreso del Partido Comunista Chino (PCCH).

André Barbieri

Miércoles 3 de agosto
Facebook Twitter

Nancy Pelosi completó varias horas de casi un día de reuniones con funcionarios taiwaneses en su recorrido por la isla. Newt Gingrich, el último presidente de la Cámara de Representantes de EE. UU. que visitó su capital Taipei en 1997, solo se quedó dos horas. La visita, por tanto, ha querido dejar una huella distinta en los distintos momentos. Más precisamente, una muestra del proceso de transformación de la percepción de Estados Unidos sobre lo que está en juego en Asia-Pacífico, escenario de su disputa directa con China.

Antes de reunirse con la presidenta Tsai Ing-wen el miércoles, Pelosi sostuvo conversaciones con legisladores taiwaneses, incluido Tsai Chi-chang, vicepresidente de la legislatura, a quien le dijo que quería promover una especie de "cooperación interparlamentaria". El objetivo sería trabajar con Taiwán para ayudar a implementar la estrategia del Indo-Pacífico de la administración Biden, que, no es ningún secreto, fue diseñada para contener la expansión de China.

¿Cambiando de paradigma?

Hay un dicho ruso que incluso una provocación debe tener algún cálculo. Al contrario de lo que escribió el columnista del New York Times Thomas Friedman, la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes no tuvo motivos “frívolos y arbitrarios”. En este caso, la arriesgada provocación del imperialismo ante las advertencias del régimen bonapartista autoritario chino, al tiempo que deja las puertas abiertas a escaladas impredecibles, intenta establecer nuevos límites en la relación bilateral. “Hoy, nuestra delegación vino a Taipei para dejar inequívocamente claro que no abandonaremos a Taiwán”, afirmando un “compromiso de hierro” de Estados Unidos con la isla. "Ahora más que nunca, la solidaridad de Estados Unidos con Taiwán es crucial".

Se establece un patrón, entre la prosa discreta de la Casa Blanca, y el brío contundente de Pelosi. Mientras que en casa la administración de Biden está mostrando cierta prudencia, en Taiwán la titular demócrata de la Cámara se mostró inflexible sobre la importancia de Taiwán para Washington. Estamos ante una aparente paradoja, pero políticamente explicable.

Te puede interesar: Nancy Pelosi en Taiwán: Una arriesgada provocación para el imperialismo

Las señales intercambiadas enviadas por la administración Biden, como ya dijimos, tenían como objetivo suavizar el impacto del sello estatal positivo de EE. UU. en la llegada de Pelosi a Taiwán, pero asegurando que la visita se llevaría a cabo en términos oficiales a pesar de las amenazas de Beijing. Hay fisuras en el establishment y dentro del Partido Demócrata, que obedecen a las impredecibles coordenadas de las elecciones intermedias, que auguran la pérdida de la mayoría demócrata en el Congreso. Es decir, todos los pasos son apuestas no aseguradas, y en este caso, arriesgadas. Pero el caso es que, dentro de estas incertidumbres, la aprensión y la duda sobre la conveniencia del viaje, reacción construida durante semanas por la administración Biden y el Pentágono, sirvió para encubrir mejor la intención de Washington de enviar un mensaje firme al próximo XX Congreso del PCCh.

El mensaje es que Estados Unidos está actualizando su política histórica de ambigüedad estratégica sobre Taiwán. Sin cambiarlo fundamentalmente (es decir, reconociendo que Beijing es el único gobierno en China, y que la República Popular considera a Taiwán como parte de su territorio), modifica la percepción internacional de su reacción ante una posible agresión china para forzar militarmente la reunificación. Todo debe hacerse con las sutilezas necesarias, en un caso complicado como este. Pero es difícil escapar a la percepción de que ahora, a diferencia de la ambigüedad prescrita en la Ley de Relaciones con Taiwán de 1979, Washington intervendría militarmente ante la realización de una ofensiva reunificadora, cuya necesidad afirmará categóricamente el XX Congreso del PCCh.

Firmada el 10 de abril de 1979, la Ley de Relaciones con Taiwán nació de la necesidad de Estados Unidos de proteger sus intereses comerciales y de seguridad en Taiwán, tras la terminación de relaciones diplomáticas por parte del presidente Jimmy Carter, quien firmó el retorno de relaciones diplomáticas con Pekín, que había iniciado Richard Nixon con su visita en 1972.

Impulsados ​​por la falta de consulta previa y la insuficiencia de la legislación propuesta por la administración Carter, los legisladores republicanos y demócratas elaboraron un proyecto de ley que equilibraría las relaciones diplomáticas con China continental, por un lado, y mantendría las relaciones sustantivas con Taiwán, por el otro. La Ley de Relaciones con Taiwán no incluye un compromiso claro de EE.UU. de intervenir militarmente contra un ataque chino, lo que le ha dado a Washington la figura tradicionalmente utilizada por analistas y estudiosos de la “ambigüedad estratégica” sobre si lo haría.

El punto es que esta legislación sobre las relaciones de Estados Unidos con Taiwán se hizo en un momento en que la República Popular China era sustancialmente frágil económica y militarmente, sin posibilidad real de ejercer presión sobre la isla. Además, se certificó en medio del fin de la era maoísta y la entrada de Deng Xiaoping, cuya línea principal era mostrar al mundo una China benévola, comprometida con un ascenso económico pacífico basado en principios de no intervención y respeto por la soberanía territorial de los países.

En otras palabras, la “ambigüedad” de Estados Unidos era completamente compatible con la imposibilidad real de que Beijing absorbiera a Taiwán. Todo se vuelve más difícil en la era de Xi Jinping, con una China que se ha convertido en la segunda potencia económica del mundo.

Joe Biden, en mayor medida que Trump, es expresión de un sutil, difícil y tortuoso proceso de cambio de paradigma en el establishment imperialista estadounidense. Biden fue un agente activo en la erosión de la postura tradicional de respeto a la política de "Una China" con comentarios de que EE. UU. acudiría en ayuda de Taiwán en un escenario de conflicto, algo que no está descripto directamente en la Ley de Relaciones con Taiwán, aunque deja un espacio abierto para ello. Nancy Pelosi, por su parte, fue aún más clara cuando dijo, en presencia de la presidenta Tsai Ing-wen, que “somos partidarios del statu quo, no queremos que le pase nada a Taiwán por la fuerza”, y que "Estados Unidos ha hecho una sólida promesa de estar siempre con Taiwán, y esta visita es un recordatorio de eso”. Una reformulación más asertiva, extraoficial pero no menos contundente del pacto de 1979.

Esto no significa que Washington entraría realmente en un conflicto militar por Taiwán. Todo depende de las circunstancias concretas, y no sólo en el terreno militar-geopolítico, sino en la lucha de clases, que siempre es decisiva. Sin embargo, indica a Xi Jinping y al PCCh que el imperialismo estadounidense entiende que el cambio de situación política y social de régimen bonapartista capitalista china implica un cambio en los planes de conducta futuros, en el marco de la disputa estratégica entre Washington y Beijing.

Te puede interesar: La tensión en Taiwán y la disputa por la hegemonía mundial

Repercusiones negativas en China

Como predijimos, la primera reacción de condena de China tuvo lugar en el contexto de ejercicios militares. Ya a la llegada de Pelosi a Taipei, el Ejército Popular de Liberación (EPL) anunció planes para realizar extensos ejercicios aéreos y navales conjuntos, así como ejercicios de tiro de largo alcance, en seis áreas principales alrededor de Taiwán, que se extienden hasta las aguas territoriales y el espacio aéreo del país cercano, con Kaohsiung y Keelung, sus puertos más importantes. El EPL aguardaba la salida de Pelosi para iniciar los ejercicios, que ya están en marcha y cuyo diseño representa un cerco a la isla. Fueron condenados por Taiwán como una “violación de sus derechos de soberanía territorial”. Un editorial en el periódico militar chino, PLA Daily, dijo que la visita envió el "mensaje equivocado" a los "separatistas" taiwaneses y que "cualquier contramedida tomada por China está justificada, es razonable y es necesaria".

Lugares de ejercicios militares

El periódico oficial Xinhua dedicó toda su portada a repudiar la visita, publicando de manera destacada un artículo que historiza los esfuerzos chinos en la era de Xi Jinping para construir un ejército de primera clase. La ocasión del 95 aniversario de la fundación del EPL se aprovechó para advertir a los Estados Unidos. Citando a Xi, el artículo dice que "el ejército popular defenderá con firmeza el liderazgo del PCCh, salvaguardará nuestra soberanía nacional, seguridad e intereses de desarrollo, y mantendrá la paz regional y mundial".

Como prueba de la lealtad del alto mando, anuncia que "todas las fuerzas armadas permanecen alineadas con el Comité Central del PCCh, la Comisión Militar Central y con Xi, ideológica, política y en acción, y permanecen absolutamente leales, puras y confiables". Mucho esfuerzo para digerir la lealtad, pero muestra la completa hegemonía de Xi Jinping sobre las Fuerzas Armadas que pretende utilizar en su proyecto de reunificación nacional tras asegurar su tercer mandato en el XX Congreso del Partido. “inevitabilidad histórica del regreso de Taiwán a la patria china”, una repetición de los términos de Xi Jinping en 2019.

Además, en el frente comercial, China ha impuesto embargos de importación a Taiwán. La Administración de Aduanas de China ha suspendido las importaciones de más de 2.000 de unos 3.200 productos alimenticios de la isla, bloqueando sus importaciones y suspendiendo temporalmente las exportaciones de arena natural al país.

Rusia se hizo eco de su condena del viaje a China, en aparente reciprocidad por la aprobación tácita de Beijing de la invasión reaccionaria de Ucrania por parte de Putin. Sergei Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, dijo que el viaje de Pelosi mostró una “determinación estadounidense de mostrar a todos cómo puede salirse con la suya y hacer lo que quiera. No veo otra razón para crear un incidente como este, básicamente de la nada, con pleno conocimiento de lo que significa para China”. El guiño de Rusia a China, apreciado por Pekín, tiene el interés de seguir profundizando las relaciones durante el conflicto con Estados Unidos y la OTAN.

Las disputas se agudizan en un escenario de guerra en Ucrania y crisis económica inflacionaria en prácticamente todo el globo, lo que ha venido dando lugar a agudas crisis de regímenes políticos y caída de gobiernos, y procesos de lucha de clases en los países capitalistas centrales.

Como dice el analista internacional George Friedman, del think tank Stratfor, hay una desestabilización sincronizada de los cuatro polos del poder capitalista mundial: Estados Unidos, la UE, Rusia y China, responsables de más del 60% del PIB mundial. (Japón estaría incluido en la órbita de Washington, que pasó por el reciente asesinato del beligerante expresidente Shinzo Abe). Las distintas facetas de la crisis se retroalimentan y pueden extender los problemas recesivos. "Hay cuatro capas en esta crisis. La primera es una guerra [en Ucrania] que, más que la mayoría de las guerras, tiene una gran dimensión económica, que está creando una crisis en la cadena de suministro de la Unión Europea, un bloque que ha estado bajo una gran presión por cuestiones financieras internas. La segunda dimensión es el problema más amplio de la cadena de suministro, que está afectando a gran parte del mundo con escasez de bienes y, por lo tanto, creando crisis fuera de los cuatro polos [EE. UU., UE, Rusia y China] que se extenderá a ellos. El tercero es una recesión cíclica en los Estados Unidos, exacerbada por la interrupción de la cadena de suministro global que ha elevado sustancialmente los precios de la energía. La cuarta dimensión, y no por casualidad, es un apetito decreciente por las exportaciones chinas".

Un escenario que puede volverse difícil de controlar ante el conflicto EE.UU.-China, y las continuas consecuencias que seguirán a la visita de Pelosi, que fue tomada como un desafío a Pekín: ¿hasta dónde está dispuesta a llegar (o hasta dónde tiene la fuerza para hacerlo) el régimen bonapartista autoritario capitalista en China en la defensa de sus intereses en Asia-Pacífico?


Facebook Twitter
China anunció que los ejercicios militares en torno a Taiwán serán periódicos

China anunció que los ejercicios militares en torno a Taiwán serán periódicos

Gustavo Petro asumió la presidencia de Colombia en medio de fuertes expectativas de cambio

Gustavo Petro asumió la presidencia de Colombia en medio de fuertes expectativas de cambio

Tras asesinar más de 30 palestinos, Israel negocia un alto el fuego

Tras asesinar más de 30 palestinos, Israel negocia un alto el fuego

China y EE. UU.: juegos de guerra en un mundo crispado

China y EE. UU.: juegos de guerra en un mundo crispado

Las claves sobre la histórica disputa entre China y EE. UU. por Taiwán

Las claves sobre la histórica disputa entre China y EE. UU. por Taiwán

“Affaire Pelosi”: ¿Estados Unidos está cambiando su posición de ambigüedad estratégica con Taiwán?

“Affaire Pelosi”: ¿Estados Unidos está cambiando su posición de ambigüedad estratégica con Taiwán?

Nancy Pelosi en Taiwán: Una arriesgada provocación para el imperialismo

Nancy Pelosi en Taiwán: Una arriesgada provocación para el imperialismo

La tensión en Taiwán y la disputa por la hegemonía mundial

La tensión en Taiwán y la disputa por la hegemonía mundial