Juventud

ELECCIONES ESTUDIANTILES UB

Aitor de Contracorrent: “A quienes nos votaron les digo que se unan a organizar la rabia”

Entrevistamos a Aitor, estudiante de tercero del Grado de Ciencias Políticas en la Universidad de Barcelona, y recientemente electo a su Consell d'Estudis como parte de la candidatura “Rebel·lió a les Aules”, de la que es parte su agrupación Contracorrent.

Viernes 21 de mayo | 14:57

Esta semana se realizaron las elecciones universitarias en la Universidad de Barcelona, en ellas has sido electo como representante estudiantil en el Consell d’Estudis de Ciencias Políticas y de la Administración por la lista “Rebel·lió a les Aules” ¿Cuáles son los ejes son los que habéis participado en estas elecciones?

“Rebelión en las Aulas” es una lista que impulsamos desde dos agrupaciones juveniles, Juventut en Peus, Pan y Rosas y Contracorrent, donde milito. Es una candidatura de izquierdas, desde la que hemos defendido un programa que incluye medidas de emergencia ante la universidad pandémica, como el retorno de una presencialidad segura o la devolución de las matrículas de este curso, dada la crisis que padecemos la juventud y nuestras familias.

A la vez luchamos por la gratuidad y contra la universidad neoliberal, por la salida de las empresas de la universidad, y el fin de la precariedad de más de la mitad de los profesores o el personal de servicios, y contra la antidemocracia del sistema de gobierno y la casta de decanos y rectores.

Queremos una universidad al servicio de la clase trabajadora y el pueblo, no de las empresas, y para eso proponemos un gobierno con mayoría estudiantil y representación proporcional de todos los trabajadores docentes y no docentes.

¿Qué le dirías a las y los estudiantes que os han votado?

En primer lugar que muchas gracias. Las elecciones universitarias no suelen tener mucha participación. Es normal porque la gente no ve que sirvan de mucho, en los órganos somos una minoría.

Había otra candidatura impulsada por otras agrupaciones de izquierda, “Fem-la Pública” en la que decidimos no integrarnos. Fue así porque el programa que levantaban era a nuestro parecer, ni siquiera incluía la demanda de la gratuidad o acabar con el sistema de gobierno estamental y antiDemocrático. Sus puntos los compartimos, pero no podemos quedarnos ahí, ni tampoco plantearlos solo hacia los rectores sin apuntar a los gobiernos responsables de la emergencia educativa agravada con la pandemia.

Creo que si nos han votado es porque comparten el programa que proponemos que te explicaba, y también nuestra propuesta de como conseguirlo, desde un movimiento estudiantil basado en asambleas de base, democráticas y coordinadas, independiente de los rectores y que los enfrente a ellos, a la Generalitat y al ministerio de Universidades.

A todas ellas y ellos les diría que se organicen con nosotros, hay que organizar la rabia y pelear juntos por estas reivindicaciones. Hace solo 10 días realizamos un encuentro juvenil con compañeros y compañeras de todo el Estado en el que participamos 150 jóvenes. Es hora de que nuestra generación nos pongamos a la cabeza de luchar contra esta universidad que nos expulsa, los gobiernos que nos condenan a la miseria y este sistema que no tiene nada que ofrecernos.

¿Qué esperas poder conseguir desde tu participación en el Consell?

De la participación poca cosa. Eso ya lo hemos dicho durante la campaña. Estos órganos, como el Claustro o la Junta de Facultad, están diseñados para que los representantes estudiantiles, de los asociados o el personal de servicio no podamos conseguir nada. La mayoría es para los representantes de lo más alto del profesorado y la casta de catedráticos, que tienen uno y mil lazos, convenios y prebendas con las empresas que usan nuestra universidad como centro de formación e investigación low cost.

En el Consell se deciden planes de estudio, se regulan las prácticas, los horarios, formas de evaluación.... y allí pelearemos por lo que defendemos, prácticas remuneradas, sistemas y calendario de evaluación acordados con las y los alumnos... También por llevar las quejas y demandas de los estudiantes. No quiero ser como muchos representantes estudiantiles, que son elegidos y hasta las siguientes elecciones nadie sabe nada de ellos. Quiero que todos los estudiantes sepan que pueden contactarme, hablar conmigo... para plantear sus cuestiones en las reuniones de Consell.

Pero sobre todo es un lugar donde enterarnos de primera mano de lo que se quiere hacer y adelantarnos para que todos los estudiantes lo sepan y poder organizarnos para imponer con la movilización estas reivindicaciones. La participación en las instituciones tiene que servirnos para fortalecer la movilización y la organización estudiantil. No hay otra vía.

Por último, en vuestra campaña retomabais una frase de Mayo del 68 “criticar la universidad de clase, para cuestionar la universidad de clases” ¿Qué relación tiene que tener el movimiento estudiantil con todo lo demás que pasa más allá de la universidad?

Nosotros entendemos el movimiento estudiantil como algo que va más allá de las reivindicaciones de los y las estudiantes.

Piensa que cuando decimos que en las facultades están a servicio de las empresas no es solo porque en Ingeniería investigan lo que pide SEAT, o en Farmacia lo que pide Grifols... también las universidades son una fuente de producción de ideología para legitimar el orden de las cosas. Por eso creemos que hay una batalla también por las ideas, de combatir la ideología burguesa que en carreras como la mía, Ciencias Políticas, es el adn del plan de estudios. Por eso le damos mucha importancia a discutir en clase, en los seminarios... y a organizar también cursos, charlas, grupos de estudio... sobre marxismo, marxismo y género, historia de las revoluciones...

Pero además, el movimiento estudiantil tiene que tomar también las reivindicaciones del resto de la comunidad educativa, de los estudiantes de secundaria o de las trabajadoras docentes y no docentes, que en la UB son en su mayoría asociados precarios y subcontratados. También apoyar las luchas de las y los trabajadores, soldar una unidad obrero-estudiantil que es lo que nos puede dar más fuerza.

Y por su puesto intervenir como movimiento estudiantil en todo lo que pasa fuera, en las luchas por la libertad de expresión, como pasó con lo de Hasel, por la autodeterminación, como hicimos en 2017 o 2019, que nos manifestemos junto a nuestros amigos contra la precariedad laboral y las muertes en el trabajo, como el caso del Xavi el chaval de 19 años de Cornellá que murió hace menos de un mes en una fábrica por falta de medidas de seguridad, o ahora contra las políticas imperialistas y racista del gobierno “progre” en la frontera....

La juventud, sea estudiantil o trabajadora, tenemos que estar en primera línea contra un sistema que nos deja sin futuro y los gobiernos de turno a su servicio, y las facultades son también una trinchera en todo esto.






Temas relacionados

Universidad de Barcelona   /   Contracorrent   /   Contracorriente   /   Barcelona   /   Movimiento estudiantil   /   Catalunya   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO