Mundo Obrero Estado Español

HUELGAS ESTADO ESPAÑOL

Brigadistas contra incendios forestales mantienen huelga indefinida

La Brigada de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF) sigue en huelga indefinida tras 29 días. El pasado lunes 24 de agosto se realizó una reunión entre representantes de la empresa pública Tragsa y los trabajadores, que terminó sin acuerdo.

Ivan Ubico

Delegado de CGT Telepizza, Zaragoza

Jueves 27 de agosto de 2015

“TRAGSA nos roba, el Ministerio lo permite, SEPI nos condena”

Los trabajadores vienen reclamando un aumento salarial del 30% y 3 euros de plus de peligrosidad por jugarse la vida en los incendios, reconocimiento de la categoría profesional de bomberos forestales, y reconocimiento de la segunda actividad, para cuando el cuerpo ya no les aguante físicamente para un trabajo tan exigente.
Tragsa, que presta servicios al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), mantiene su oposición a las legítimas reivindicaciones de los trabajadores.

Uno de los puntos con mayor desacuerdo es en relación a la categoría profesional. La empresa les ofrece la denominación de “brigadistas” cuando los trabajadores reclaman la de “bomberos forestales” y denuncian que “no existe categoría profesional como tal, al contrario que como bomberos forestales”.

Otro de los puntos con desacuerdo es sobre el monto salarial, los trabajadores vienen luchando por un aumento del 30% ya que tienen que vivir con unos sueldos entre 800 y 900 euros. La empresa por su parte sólo ofrece la ridícula cifra del 10%. A pesar de que las negociaciones están estancadas, los trabajadores van a seguir en pie de lucha.

“No nos queda otra que repetirlo más alto, pero no más claro”

“TRAGSA nos roba, Ministerio permite, SEPI nos condena”, esta es una de las pancartas que los trabajadores portan allá donde van. Los trabajadores denuncian que Trasga, la empresa pública, se niega aceptar sus reivindicaciones y que a su vez el ministerio permite que este sector siga en condiciones precarias.
Además los trabajadores han hecho público un comunicado donde denuncian las declaraciones del presidente, Ramón Aguirre, de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) –organismo por el cual el Estado tiene participaciones en determinadas empresas, como en éste caso-.
En su comparecencia para presentar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016 dijo que no veía “muy de recibo” el aumento salarial que piden los trabajadores.

Estas escandalosas declaraciones contrastan con el anuncio de que el Grupo SEPI logrará un beneficio neto de 171 millones de euros. Más aún cuando Ramón Aguirre recibe 200.000 euros brutos anuales y los trabajadores 16.600 euros anuales.
Los trabajadores denuncian en su comunicado que “las elites no quieren ni desean hablar nuestro idioma, y lo peor, que no quieren hacer por entenderlo. No nos queda otra que repetirlo más alto, pero no más claro. No somos mercancía ni un número”.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO