Juventud

REPRESIÓN

Brutalidad policial en el desalojo del Gaztetxe Errotxapea en Iruña

El desalojo del Gaztetxe Errotxapea en la capital navarra se ha saldado con al menos 7 personas detenidas y 40 identificadas entre cargas policiales a las movilizaciones contra el derribo de este espacio autogestionado.

Jueves 2 de septiembre | 08:02

La nave, convertida en un punto de encuentro y organización juvenil desde septiembre de 2016, llevaba varios años sin actividad. La presión del negocio urbanístico sobre el barrio se concretó en la ’Modificación del Plan Parcial Rochapea de Pamplona. Unidad A5’, que planea nuevos bloques de pisos en la zona.

El desalojo y derribo quedaba planeado para el 2 de septiembre, por lo que a las 08.30 se reunió una concentración de varios cientos de jóvenes en la calle Artika contra el desalojo y derribo del gaztetxe, contra la que ha cargado la Policía Nacional a porrazos, botes de humo y balas de goma a corta distancia, dejando además al menos 7 personas detenidas y 40 identificadas. Así, se ha convocado una acción de protesta por las detenciones en la comisaria de la Policía Nacional en la calle General Chinchilla. Mientras, las excavadoras se van colocando junto a las naves.

Estos espacios se convierten en puntos de encuentro y en ocasiones articuladores de movimientos sociales y vecinales, por donde pasan la reivindicación del derecho a la vivienda, el derecho a un ocio no basado en generar beneficios a la patronal hostelera y la construcción de espacios comunitarios. En los últimos años muchos de estos CSOA han sufrido desalojos, y un fuerte hostigamiento y represión por parte de las administraciones locales y de los cuerpos policiales.

Este tipo de desalojos son un procedimiento habitual en la expulsión de la juventud de sus centros autogestionados en los barrios, como hemos podido ver en casos con amplio eco mediático, como los de Can Vies en Barcelona o Kukutza en Bilbo. Ya en 2019 también en Iruña el desalojo del Gaztetxe Maravillas se dio entre movilizaciones de solidaridad, cargas en las manifestaciones, identificaciones, hostigamiento y restricciones para transitar por la calle.

El problema de la vivienda digna, los millonarios planes urbanos corruptos, la falta de espacios de encuentro para vecinas y organizaciones, la represión en los barrios más pobres, y, en definitiva, las grandes mutaciones urbanas al servicio del capital que en pro del negocio expulsan, aíslan y despojan de servicios y espacios propios a ciertos sectores en favor del negocio inmobiliario han llevado a que se genere esta respuesta.






Temas relacionados

Iruñea-Pamplona   /   Ocupación   /   Brutalidad policial   /   Policía   /   Libertades Democráticas   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO