Política Estado Español

SUBIDA LUZ

CCOO y UGT rechazan convocar movilizaciones a pesar de la subida histórica de la luz

Los dirigentes de los grandes sindicatos llevan meses callados y mirando para otro lado ante una de las cuestiones que más afecta al nivel de vida de la clase trabajadora, la subida histórica del precio de la luz. Apenas este martes, el líder de CCOO, Unai Sordo, se pronunciaba tímidamente como una manera de presionar para la actual negociación de la subida del SMI.

Jueves 2 de septiembre | 07:54

Terminamos el mes de agosto con un nuevo record histórico en el precio de la luz. Han sido semanas en donde el mercado de la electricidad ha acumulado picos nunca antes vistos, lo que ha hecho que la factura vaya a ser un 46 por ciento más cara que otros años.

Se trata de la consecuencia directa de los privilegios y margen de maniobra que ha ido acumulando la patronal de este sector. Privilegios que han sido otorgados por todos y cada uno de uno de los gobiernos que han ido pasando durante todos estos años. A cambio las empresas eléctricas han recompensado con puestos en los consejos de administración a numerosos ex presidentes, ex ministros y líderes políticos. Es el caso de Aznar, Felipe González, Ángel Acebes, Elena Salgado etc.

Esta relación intima entre uno de los sectores más importantes de la patronal española con los partidos del Régimen es la explicación profunda de porque el actual gobierno, mas allá de alguna crítica superficial, no toma ninguna medida ante el escandaloso aumento de uno de los servicios básicos que afecta de manera directa al nivel de vida de las clases populares.

Pero no son solo los políticos quienes han disfrutado de los sueldos millonarios de estas empresas, sino también dirigentes sindicales de CCOO y UGT como Joan Coscubiella o Jose María Álvarez. El exsecretario general de CCOO en Catalunya y el actual secretario general de la UGT han pasado y cobrado por su participación del Consejo Asesor de Endesa.

Es por esto que ante una de las cuestiones que más daño hace a la clase trabajadora las direcciones burocráticas de los grandes sindicatos no han movido un dedo para defender los intereses de las y los trabajadores ante la voracidad empresarial de las eléctricas.

En un agosto en el que se han batido récord tras récord del precio de la luz, apenas este martes se pronunciaba el secretario general de CCOO, Unai Sordo, para decir que aunque preocupados no están dispuestos a movilizarse aún.

Pero no son solo los vínculos inconfesables entre las direcciones de CCOO y UGT y la patronal eléctrica lo que explica la parálisis de estos sindicatos. Sino también los lazos que le une con el actual gobierno. A pesar de que se trata de un ejecutivo que durante toda la pandemia se ha arrodillado continuamente ante los intereses del IBEX35, la burocracia sindical se siente muy cercana al Gobierno, con ministras como Yolanda Díaz que formó parte de sus filas.

Todo esto los dirigentes de CCOO y UGT lo tratan de justificar aludiendo a las miserables concesiones que cada cierto tiempo le hace el Gobierno. Este 1 de septiembre ha sido un ejemplo claro de esto. Gobierno, sindicatos y patronal han celebrado una reunión para determinar la cuantía de la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Finalmente el acuerdo ha sido de 15 euros, con lo cual no da para ni siquiera pagar el aumento de la factura de este mes en la mayoría de hogares de familias trabajadoras.

En esta reunión el otro de los temas que sobrevolaba era precisamente la cuestión de los precios disparatados de la luz. Los burócratas de CCOO y UGT tendrían que dar explicaciones de si esa miserable subida del SMI que apenas afecta al conjunto de la clase trabajadora ha sido a cambio de continuar sin convocar ninguna movilización en contra de la subida de la factura eléctrica o por la derogación completa de las reformas laborales de 2010 y 2012.

Organizaciones sindicales como la CGT y el resto de la llamada izquierda sindical tienen la obligación de disponerse a articular un plan de movilizaciones que trate de combatir esta situación lacerante para los intereses de las y los trabajadores.

Exigiendo que se nacionalice las eléctricas y se pongan disposición de la mayoría social y no de intereses de un puñado de capitalistas. Al mismo tiempo es necesario denunciar el papel cómplice de los dirigentes de CCOO y UGT y exigirles que llamen a movilizarse ampliamente y rompan definitivamente con un Gobierno que no está dispuesto a defender los intereses de la clase trabajadora.






Temas relacionados

Gobierno de coalición PSOE-UP   /   Unidas Podemos   /   Política Estado Español   /   CCOO   /   UGT   /   Luz   /   Izquierda Unida   /   Podemos   /   PSOE

Comentarios

DEJAR COMENTARIO