DEBATE

CUP: ¿fiscalizar? lo que hace falta es la disolución de los cuerpos policiales

Con la presidencia de la CUP de la comisión de estudio sobre el modelo policial en el Parlament de Catalunya, el debate sobre el modelo policial vuelve a estar sobre la mesa. Una "policía democrática" nunca será posible.

Arsen Sabaté

Barcelona | @ArsenSabate

Jueves 21 de octubre | 08:59

La CUP anunciaba este martes que su diputada en el Parlament, Dolors Sabater, presidirá la comisión de estudio sobre el modelo policial acordada en su pacto de investidura con ERC.

Esta fiscalización de la praxis policial, que tan efusivamente reivindica la CUP como si de un gran avance se tratara, no es otra cosa que la misma cantilena de la "reforma policial" que la izquierda institucional ha venido haciendo desde hace tiempo.

Solo hay que retroceder al año 2006, cuando ICV-EUiA se propuso desde el Tripartit reformar el modelo policial y acabó ejerciendo la mayor represión contra los jóvenes que protestaban contra el Plan Bolonia, con Joan Saura al frente de Interior, y cosechando un gran número de denuncias de palizas en los calabozos de las comisarías.

La CUP vuelve ahora sobre los pasos de Iniciativa, aunque por fuera del Govern. Dolors Sabater afirmaba martes que con esta comisión es hará una "revisión profunda para así avanzar hacia un modelo verdaderamente democrático donde los cuerpos policiales pongan en el centro la defensa de los derechos fundamentales".

Pero la "reforma" de los cuerpos policiales para lograr una "policía democrática" nunca será posible en el sistema capitalista. Como ha quedado claro, los Mossos d’Esquadra no son algo diferente a los demás cuerpos represivos. Las fuerzas de seguridad son una de las herramientas fundamentales del poder del Estado y defienden siempre los intereses ante cualquiera que los cuestione.

Tenemos una gran cantidad de ejemplos de la represión ejercida también en los últimos años por parte de los Mossos, como durante protestas contra la sentencia del procés en 2019 o, este mismo año, en las movilizaciones juveniles contra el encarcelamiento de Pablo Hasél.

Depurar responsabilidades o cambiar algunas unidades como los antidisturbios por otras iguales o peores, son como máximo algunos de los "avances" a los que se podría llegar.

En este sentido, Sabater declaró que "este mecanismo independiente para fiscalizar las malas praxis de los cuerpos policiales vendrá a ser la verdadera auditoría que nunca se hizo". Y te razón, como mucho se podrá llegar a una auditoría en el seno de los Mossos d’Esquadra, por después quedar en papel mojado y seguir adelante con la represión a los sectores más desprotegidos, como es hoy la juventud.

Además, una "reforma" policial desde una comisión, por muy independiente del ejecutivo que sea, no deja de ser un "lavado de cara" y otorgarle una función progresiva a un gobierno que no duda en ningún momento a defender sus intereses y los de la burguesía catalana a golpe de porra.

Por otro lado, con pequeñas píldoras como esta comisión y otros que vendrán, el Govern de la Generalitat, el mismo que reprimía con sus antidisturbios las protestas de la juventud por el encarcelamiento de Pablo Hasél mientras ERC y CUP negociaban su acuerdo de investidura, intenta "seducir" a al CUP con esta comisión de manos vacías, para asegurarse los votos favorables de su principal socio para la aprobación de los Presupuestos de la Generalitat para el 2022.

La presidencia de la Comisión de estudio sobre el modelo policial es un paso más de la CUP en su búsqueda de la integración en el régimen de autonomía catalán encabezado por los partidos de la burguesía.

Hay que destacar que la candidatura de la CUP para las elecciones del pasado 14F vino precedida del acuerdo con Guanyem y como cabeza de lista, la misma Dolors Sabater (antigua representante en Badalona de los ’ayuntamientos del cambio’, los cuales desde sus orígenes mantienen una coalición con la propia ICV). Todo un signo del giro a la derecha de la CUP en su curso hacia esta integración y que ha tenido su mayor impulso, precisamente, con el acuerdo de investidura y apoyando parlamentario durante todo este tiempo.

Sin duda, ante este rumbo de la CUP, coge más relevancia que el único modelo policial que puede prevalecer es la disolución de la policía, algo que solo se podrá conseguir poniendo de pie un gran movimiento encabezado por la clase trabajadora, la juventud y los demás sectores populares, tal y como han puesto de manifiesto el movimiento Black Lives Matter en los Estados Unidos enfrente la violencia policial.






Temas relacionados

Disolución de la policía   /   Pressupostos Generalitat   /   Generalitat   /   Mossos d’Esquadra   /   CUP    /   Represión policial   /   Catalunya

Comentarios

DEJAR COMENTARIO