×
logo red internacional
Facebook Instagram Twitter Telegram YouTube

Carmena a una afectada de Argumosa: “el futuro es colaborar en el pago” para evitar desahucios

Así lo ha dicho la alcaldesa de Madrid y candidata de Más Madrid a la Alcaldía, Manuela Carmena, ante Pepi Santiago, desahuciada de la calle Argumosa, en Lavapiés, en el programa 'Todo es mentira', de Cuatro.

IzquierdaDiario.es

Miércoles 8 de mayo de 2019
Facebook Twitter

“Nunca nos comprometimos a dar una vivienda a todas las personas desahuciadas sino alternativa habitacional”, ha explicado Carmena sobre la situación de las cuatro familias, entre ellas la de Pepi Santiago, vecina de Argumosa 11, que llevan 75 días en pensiones.

Si estas declaraciones de Carmena ya son vergonzosas, la candidata ha dicho también que el Ayuntamiento ha ofrecido alternativas habitacionales que no todas las familias han aceptado “porque no les ha interesado” e incluso por el hecho de que algunas de ellas tienen “alguna vivienda fuera de Lavapiés”.

Pero la afirmación más escandalosa de la alcaldesa y candidata de Ahora Madrid ha sido su adelanto de que si siguen en el Ayuntamiento plantearán una nueva reglamentación de la mano del nuevo decreto del Gobierno nacional con las obligaciones del Ayuntamiento en relación a los desahucios: “El futuro es colaborar en el pago para que no haya desahuciados”, ha terminado.

Ante estas declaraciones, la rabia no ha tardado en estallar en las redes sociales.

Como ya lo demostró con su apoyo al pelotazo urbanístico conocido como la “operación Chamartín”, una vez más, la alcaldesa de Madrid y aliada estratégica del ex número 2 de Podemos, Iñigo Errejón, ha dejado claro de que lado está: de los grandes bancos y especuladores. Y del modo más indigno posible, frente a Pepi, afectada del desahucio masivo de la calle Argumosa, que se ha transformado en un ejemplo de lucha.

Te puede interesar: Argumosa 11: un vivo ejemplo de lucha social contra los desahucios y la política del Ayuntamiento de Madrid

Lejos ha quedado la impostura de “terminar con los desahucios” de la campaña de 2015. Desde entonces, la Empresa Municipal de Vivienda no sólo ha continuado con los desahucios a familias en situación de vulnerabilidad, con menores y sin alternativa habitacional. Ahora la alcaldesa tiene el cinismo de decir que, si se quieren evitar los desahucios, hay que pagar. Y mientras tanto, su aliado Iñigo Errejón anda repartiendo banderolas de Más Madrid para colgar de los balcones… pero obviamente no en los de Argumosa 11. El “cambio” que no cambia nada.

Te puede interesar: Los desahucios de Manuela Carmena

Frente al progresismo neoliberal del Ayuntamiento de Madrid, que gobierna para que la ciudad siga siendo el emporio de los grandes capitalistas, especuladores y fondos de inversión, solo queda una salida: la lucha.

Te puede interesar: “Ellas se quedan”: la movilización logró frenar tres desahucios en un mismo día en Madrid


Facebook Twitter
“Al trabajo no vengo a hacer amigos” Por qué convertir a tus colegas del trabajo en camaradas

“Al trabajo no vengo a hacer amigos” Por qué convertir a tus colegas del trabajo en camaradas

[Dossier] Ecología, marxismo y estrategia socialista

[Dossier] Ecología, marxismo y estrategia socialista

Un demagógico pedido de "perdón" del Papa por los abusos de la Iglesia contra los indígenas en Canadá

Un demagógico pedido de "perdón" del Papa por los abusos de la Iglesia contra los indígenas en Canadá

Asfalto derretido e inmuebles en llamas en el día más caluroso de Reino Unido

Asfalto derretido e inmuebles en llamas en el día más caluroso de Reino Unido

El próximo curso en Madrid: sacrificar docentes para saciar a las privadas

El próximo curso en Madrid: sacrificar docentes para saciar a las privadas

¿Por qué Marx tenía razón?

¿Por qué Marx tenía razón?

¿Por qué Trotsky?: De la revolución Permanente a la fundación de la Cuarta Internacional

¿Por qué Trotsky?: De la revolución Permanente a la fundación de la Cuarta Internacional

La despolitización del orgullo pone a los opresores en primera fila

La despolitización del orgullo pone a los opresores en primera fila