Internacional

TRIBUNA ABIERTA

Cómo es el esquema coreano para realizar los testeos de coronavirus

Publicamos a continuación una traducción del artículo publicado por el medio estadounidense NPR con un análisis de cómo funciona el sistema implementado por Corea del Sur y sus principales ventajas sobre los sistemas convencionales. Aunque Corea del Sur es un país capitalista de desarrollo reciente, y ha utilizado métodos autoritarios y represivos, aplicó ante esta crisis un método de detección y testeo del virus mucho más avanzado que muchos países occidentales afectados por la pandemia.

Jueves 19 de marzo | 23:23

Ed Jones/AFP via Getty Images

Si llega a un centro de pruebas drive-through de COVID-19 en Corea del Sur, al mejor estilo de las cadenas de comida rápida que atienden sin que el consumidor se baje de su auto, notará que los procedimientos de seguridad llegan hasta el aire acondicionado de su auto. Se le aconsejará que presione el botón de recirculación para que si está enfermo, pueda mantener los patógenos para usted mismo, en su auto, y evitar infectar al personal médico que realiza las pruebas.

La prueba dura 10 minutos como máximo. Los resultados se envían por mensaje de texto, normalmente al día siguiente. Y es gratis, pagado por el gobierno.

Los centros de auto-servicio o drive-through han ayudado a Corea del Sur a hacer un de las campañas de pruebas más rápida y extensa del mundo. Y aunque nadie afirma que Corea del Sur haya derrotado el brote, los expertos atribuyen la reducción del número de casos y muertes al énfasis de los testeos masivos.

"Creo que nuestro enfoque era correcto", dice el profesor Lee Hyukmin de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yonsei en Seúl. "Seguiremos viendo infecciones esporádicas", predice. "Pero aún así, la situación en Daegu," el epicentro del brote, "se está estabilizando."

Corea del Sur tiene alrededor de 8.000 infectados. Italia e Irán lo superaron esta semana como los países con más casos fuera de China. Los nuevos casos de Corea del Sur han disminuido gradualmente desde finales del mes pasado. Por primera vez desde el 20 de enero, el número de pacientes liberados del tratamiento el viernes 13 de marzo - 510 - superó los 110 nuevos casos.

Una nación de 51 millones de habitantes, Corea del Sur examinó cerca de 250.000 personas desde que comenzó el brote el 20 de enero, con una capacidad diaria de 15.000 tests. Realizó 3.600 pruebas por millón de personas, comparado con las cinco por millón de los EE.UU.

Este agresivo esquema de pruebas puede hacer innecesario imponer el tipo de cuarentenas a los que recurrieron China e Italia, aunque los funcionarios de salud insisten en que todas las opciones se mantengan sobre la mesa para hacer frente a la epidemia.

"Es mucho mejor hacer pruebas y luego poner en cuarentena a una persona específica que hacer un bloqueo en toda una ciudad o provincia, lo que en cierto modo impide que el virus salga de la provincia, pero en realidad no hace que la provincia tenga menos probabilidades de tener altas tasas de infección", dice Eric Feigl-Ding, investigador principal de la Federación de Científicos Americanos en Washington, D.C., y epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública Chan de Harvard.

Señala que la capacidad de realizar pruebas no se limita a la obtención de suficientes equipos. Requiere años de inversión en una compleja infraestructura de atención de la salud, que incluye equipos y técnicos de laboratorio para analizar las muestras, logística para el traslado de bienes y la prestación de servicios y tecnología de la información para mantener los suministros y los datos en movimiento. Cualquier atraso o escasez de estos elementos puede costar tiempo y provocar más infecciones y muertes.

"Para que Corea pueda llevar a cabo todas estas pruebas, hay que tener todos estos patos en fila", dice Feigl-Ding, y por eso concluye: "Creo que Corea ha hecho un gran trabajo". Por el contrario, añade, "los Estados Unidos no lo han hecho".

Corea del Sur, sin embargo, aprendió muchas de sus lecciones de la manera más dura, al no tener suficientes recursos para hacer frente a las epidemias anteriores, en particular el brote de MERS de 2015. En ese momento, los Centros Coreanos para el Control de Enfermedades, o KCDC por sus siglas en inglés, era la única institución autorizada para hacer pruebas epidemiológicas.

El problema, dice Lee Hyukmin de la Universidad de Yonsei, es que "en Corea del Sur, las instituciones privadas representan el 90% del sistema médico, y el 90% de nuestra capacidad de pruebas", especialmente los laboratorios para analizar muestras. "Así que necesitábamos el apoyo del sector privado".

Ahora, dice, los sectores público y privado cooperan más eficientemente, habiéndose unido en colaboración voluntaria. Y el KCDC se reorganizó para responder más eficazmente a las epidemias, incluyendo una rama específicamente a cargo de las pruebas y el diagnóstico de enfermedades infecciosas.

El sector médico presentó innovaciones como las clínicas de autoservicio. Las clínicas simplifican el largo proceso de proteger a los trabajadores médicos de las infecciones.

El Dr. Liu Jaehong, que está en su hora de almuerzo en una tienda de campaña junto a uno de los cuatro centros de pruebas administrados por el gobierno municipal de Seúl, también ha trabajado en instalaciones de pruebas convencionales.

"Lleva al menos 10 minutos desinfectar la sala de espera entre las visitas", explica, pero como esas visitas se quedan en su coche, "no necesitamos ese proceso".

Hacerse la prueba en el propio coche "se siente más conveniente y seguro", dice la automovilista Kim Soo-jeong, mientras sale del centro tras una prueba.

Un centro de pruebas de Seúl consiste en cuatro oficinas montadas en containers con gazebos o carpas abiertas blancas en el frente. Los médicos con trajes de protección total y gafas protectoras toman la temperatura del conductor con un termómetro infrarrojo y entregan un cuestionario para que lo llene. Si tienes fiebre y, en opinión del médico, puedes estar en riesgo por los lugares en los que estuviste o con quién tuviste contacto, se te realiza la prueba. Sólo el conductor se somete a la prueba - los pasajeros no.

Las clínicas de autoservicio están ganando terreno en otros lugares, incluyendo el estado de Washington, Nueva York, Connecticut y Colorado en EEUU. Y es fácil ver por qué. Liu Jaehon dice que en las clínicas de autoservicio, puede hacer pruebas a 10 personas por hora, aproximadamente el doble de lo que podría hacer en una clínica convencional.

* Publicado originalmente en inglés en el sitio NPR






Temas relacionados

Crisis sanitaria   /   Coronavirus   /   Corea del Sur   /   Crisis de la salud pública   /   Epidemia   /   Crisis    /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO