Política Estado Español

CORONAVIRUS

¿Cómo evitar el colapso sanitario y evitar más muertes por Coronavirus?

La estrategia para “combatir” el Covid-19 se ha basado centralmente en evitar el colapso del sistema sanitario. Sin embargo, cada día se ve más claro su fracaso.

Guillermo Ferrari

Barcelona | @LLegui1968

Miércoles 18 de marzo | 12:15

En estos días, en el Estado español están creciendo exponencialmente, tanto el ritmo de los contagios, como el de muertes por el coronavirus. Los números que nos van exponiendo los expertos del Gobierno indican claramente ese fracaso. La estrategia del gobierno se centró exclusivamente en evitar el colapso sanitario de un sistema que ha sido saqueado durante los recortes sociales de Zapatero y Rajoy y en salvaguardar los intereses de las grandes fortunas.

La política de “detección precoz” para evitar la propagación generalizada no se llevó a cabo enérgicamente. Esto es así porque ni hay suficiente personal, ni hay suficiente material, ni voluntad real de resolver estas insuficiencias. Esto es lo que explica que el personal sanitario haya sido tan castigado no solo por jornadas extenuantes, sino también por contagios del mismo virus al cual están combatiendo.

El Gobierno priorizó entonces que se haga la prueba del coronavirus tan solo a aquellas personas que se encuentren con síntomas graves. Esto es, con ahogo y problemas respiratorios. Por ello la gran cantidad de muertos son pacientes que estaban en la UCI. En lugar de una política de prevención y contención del virus solo realizó una política de paliativos a los que están peor y el resto que se busque la vida (salvo que sea un miembro de la casa real, político, empresario o futbolista).

No obstante y a pesar de las restricciones, el sistema sanitario público está colapsado. La epidemia no se ha paralizado, sino que por el contrario se ha extendido mucho. Y, ahora el coste para parar el Covid-19 será mayor a nivel económico, y peor aún, en vidas humanas. Lo mismo está pasando en Italia y algo de eso está empezando a suceder en el país galo.

Donde no hay el mismo problema es en Alemania. Según sus números, hay más de 7.300 contagios y tan solo 17 fallecidos. Una tasa mucho más baja que la nuestra: 10.000 casos con 342 fallecidos. O la de Italia que supera las 2.200 muertes por el coronavirus con una tasa de 7,7%. La diferencia es que Alemania desde el principio hizo tests mucho más generalizados que la práctica en el Estado español e Italia.

Alemania hizo tan solo 35.000 tests semanales. Muy poco, considerando que hay una población de 80 millones. Difícilmente podrá evitar la propagación del virus, aunque sí la está ralentizando de verdad y evitando un reguero de muertes como pasa en Italia y España. Todo esto es así, siempre que confiemos en las estadísticas germanas y de los otros países europeos.

“Más personal, más material”

Hay una sola forma de evitar el colapso y, al mismo tiempo, ralentizar la propagación y frenarla en sus etapas tempranas. Una inversión multimillonaria en sanidad para recuperarla de los recortes y que sea capaz de enfrentar un virus altamente contagiable como el Covid-19. Como gritaba el personal sanitario del Hospital Infanta Elena de Huelva.

La teoría de las “curvas” sobre el desarrollo del virus, que tanto ha explicado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, hubiera sido útil si hubieran tomado medidas drásticas desde el inicio y no las tibias medidas que están tomando ahora que llevamos más de un mes con el virus campando a sus anchas.

Hay que ampliar enormemente la plantilla en hospitales: asegurar el trabajo a todo el personal sanitario, hay que volver a contratar a todos aquellos que durante estos años han sido despedidos del sistema, sumar a todas las plantillas de la sanidad privada, y, hay que incorporar a todos aquellos estudiantes que estén en los últimos años de carreras relacionadas a la sanidad con urgencia y con una formación intensiva para la ocasión.

La falta de material es algo inconcebible. Hay expropiar sin pago todas las empresas que producen mascarillas, guantes y todos aquellos materiales necesarios para enfrentar el virus y ponerlas a producir bajo el control de los trabajadores. De ésta manera, el personal sanitario podrá estar protegido. Y, se podrá iniciar rápidamente la distribución gratuita entre los trabajadores que realicen labores esenciales y el resto de la población. Del mismo modo que hay que poner a producir material sanitario a toda aquella fábrica y empresa que con su material habitual pueda aportar a la fabricación de este material sanitario.

Hay que generalizar ya mismo los test a la mayor cantidad posible de la población y comprobar cuán extendido está el coronavirus. Comenzando por los sectores más castigados por el Covid-19 como mayores, personas con complicaciones de enfermedades previas, etc. Hacer los tests evitará que las muertes aumenten de forma desmesurada como estamos sufriendo..

Era falso lo que decía Fernando Simón sobre qué hacer test “no aporta nueva información”. Pero si esto es así, ¿por qué han hecho tantos tests a políticos, futbolistas, etc. que no presentaban síntomas graves? ¿Y, por qué no se hacen al conjunto de la población? Sencillo: no quieren gastar dinero en nosotros a menos que están completamente obligados a hacerlo.

Es vital expropiar todas las instalaciones sanitarias privadas inmediatamente y sin pago. Y, unirlas al resto del sistema público para conformar un único plan sanitario que esté controlado por comités de los trabajadores de hospitales y de usuarios de los mismos.

El coste multimillonario que provocarán estas iniciales medidas (y otras) debe recaer sobre las ganancias multimillonarias de las empresas privadas de la salud, del Ibex 35, del dinero que se dedica a la familia real y de impuestos a las grandes fortunas.

Precisamente, por ello un plan así no puede ser realizado por ninguna empresa capitalista, ni sus gobiernos. Porque, aunque haya un virus de una magnitud impresionante, ellos siempre anteponen que sus bolsillos estén llenos y su interés de reventar a la competencia de las otras empresas.

Un plan de choque que defienda la vida de los trabajadores y el pueblo debe ser liderado por la movilización de los trabajadores, con los sanitarios a la cabeza y apoyado por comités de usuarios. Sólo así estaremos seguros de las medidas que se tomen. El Gobierno del Ibex35 y la corona muestra cada vez más su verdadera cara.






Temas relacionados

Emergencia sanitaria   /   Coronavirus   /   Gobierno de coalición PSOE-UP   /   Política Estado Español   /   PSOE

Comentarios

DEJAR COMENTARIO