Cultura

MEDIOS ALTERNATIVOS

Contra la censura mediática sobre las manifestaciones por la libertad de expresión: tú también eres Izquierda Diario

Estos días en varias ciudades del Estado Español se están viviendo abusos policiales de todo tipo y de forma indiscriminada ante la defensa de derechos fundamentales. Sin embargo, los medios generalistas falsifican un escenario complejo reduciéndolo al vandalismo de algunos fans de un rapero.

Lunes 22 de febrero | 10:00

La juventud está empezando a decir basta y en varias ciudades las movilizaciones contra el encarcelamiento de Pablo Hasél se vienen sucediendo noche tras noche. Los disturbios escalan a medida que la brutalidad policial también lo hace.

El encarcelamiento de Pablo Hasél ha sido la chispa que ha encendido la mecha, estas movilizaciones no están llevadas a cabo por los fans del rapero, sino sectores de jóvenes profundamente insatisfechos con un sistema que les prometió un porvenir que no existe. La tasa de paro juvenil supera el 40% y, ante estas condiciones objetivas de miseria, la juventud se topa de frente con un Régimen del 78 con un poder legislativo censor mediante la creación de la Ley Mordaza, un poder judicial que ejerce la represión más dura mediante una Audiencia Nacional heredera del franquismo y un poder ejecutivo conformado por unas fuerzas represoras del Estado que dan rienda suelta a la brutalidad policial con todas las garantías de impunidad.

“Los poderes legislativo, judicial y ejecutivo del Régimen del 78, en contra de la juventud y de la clase trabajadora”

El encarcelamiento de Pablo Hasél no ha hecho sino desnudar nuevamente las vergüenzas del Régimen del 78 en el que nada que lo sustente es progresivo, ni la monarquía ni tampoco el poder judicial del régimen, ampliamente cuestionado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

Ante esto, la chispa se enciende y el conflicto se hace visible, también mediáticamente. Sin embargo, la cobertura periodística que se hace desde los medios generalistas reduce la complejidad de la situación a un supuesto vandalismo llevado a cabo por los fans de un rapero y por otros espontáneos que aprovecharían para robar zapatillas deportivas. Y este reduccionismo y falsificaciones deberían, también, hacernos saltar las alarmas.

Los medios generalistas responden a los intereses del Régimen del 78 y es innegable que las presiones políticas y también económicas (por parte de sus anunciantes) condicionan unas líneas editoriales complacientes con el poder y punitivas contra los más vulnerables. Estos días vemos cómo se le da tanta o más importancia a contenedores dañados que a personas heridas, en ocasiones menores de edad.

El papel de los medios,está determinado en primer lugar por esto, enormemente condicionado de manera estructural por estas presiones políticas y económicas. Pero cuando nos situamos ya en el terreno de una cobertura periodística concreta, vemos que también aparece el legítimo miedo individual de muchos fotoperiodistas que están a pie de calle. Temer por su integridad física, ante la brutalidad policial, los hace tomar decisiones sobre cómo llevar a cabo tu trabajo y algunas de estas decisiones determinan el enfoque periodístico, e incluso llegan a ser un autosabotaje que impide trabajar. Lo sucedido en estos días en Barcelona es una muestra clara de cómo el periodismo a pie de calle muchas veces es incapaz de cubrir unos sucesos tan graves como el encapsulamiento de los Mossos d’Esquadra a una masa de manifestantes para su ensañamiento.
Ver hilo: carga policial en Barcelona cubierta desde diferentes ángulos y grabada por los propios vecinos.

Así, ante situaciones tan tensas, la reacción natural de muchos fotoperiodistas es mantenerse tras la línea policial, en el lado opuesto a los manifestantes. Demasiadas veces es una forma de protegerse de la policía, ponerse en el lado opuesto a los manifestantes significa estar fuera del objetivo de la policía y, de hecho, evitar ser un objetivo por estar informando desde ese lado. Sin embargo, al final, el hecho de cubrir un conflicto desde un lado u otro es determinante para el ejercicio del periodismo.

“Cuando a la policía les sobran los periodistas, simplemente bloquean su visión e incluso los expulsan de la zona por el lado contrario al de los manifestantes”

El periodismo que se hace desde detrás de la línea policial acaba grabando desde la perspectiva de la policía, lo que invita al espectador a ponerse en la situación de ver a los manifestantes como claros enemigos. Desde la perspectiva de los manifestantes, por contra, el espectador lo que ve es a la policía armada avanzando con decisión y arrasando con todo el que está presente; siente y percibe de forma clara los nervios y el miedo que se respira en la manifestación. Algunos periodistas tratan de cubrir este punto de vista, pero son minoritarios.

Así, cuando un periodista se coloca detrás de la línea policial de los Mossos, cubre de forma sesgada el conflicto, pero es importante señalar que a su vez el periodista se hace autosabotaje porque queda en el poder de los Mossos que pueda seguir informando o no: cuando a la policía les sobran los periodistas, simplemente bloquean su visión e incluso los expulsan de la zona por el lado contrario al de los manifestantes.

El vídeo de los medios a pie de calle no alcanza para informar sobre ningún aspecto de la carga policial:

Es por esto que los vídeos de los vecinos de Gran de Gràcia, por ejemplo, fueron decisivos para conocer y entender la orden que estaban ejecutando los Mossos: encapsular a los manifestantes por ambos lados y derivarlos hacia un callejón adyacente mediante golpes y todo tipo de agresiones, generando deliberadamente un tapón en el que hubo numerosos heridos, también por avalancha.

Por todo ello, porque desde Izquierda Diario apostamos por una línea editorial que responda a los intereses de la propia juventud y de las y los trabajadores, agradecemos enormemente a las vecinas que anoche grabaron las cargas policiales desde sus balcones y cubriendo todos los ángulos. Porque en un conflicto que emana de los pilares del Régimen del 78 los esfuerzos del poder ejecutivo por reprimir policialmente a manifestantes y prensa son enormes, las vecinas y activistas que tratan de registrar los hechos son más imprescindibles que nunca.

Desde Izquierda Diario tenemos el firme compromiso de ser el altavoz de todo aquello que los medios generalistas invisibilizan, por eso hacemos una invitación abierta a que cualquiera pueda mandarnos su material y adoptamos el firme y profundo compromiso de difundir abiertamente desde nuestra red de diarios este tipo de abusos policiales intolerables. Porque lo transcurrido estos días, ahora, también va de defender el derecho a la información de todas y todos.

No dudes en etiquetarnos en redes sociales para darnos el aviso de vídeos o fotografías como los de anoche, estamos en: Facebook, Twitter e Instagram.






Temas relacionados

Fotoperiodismo    /   Periodismo militante   /   Periodismo   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO