×
logo red internacional
Facebook Instagram Twitter Telegram YouTube

Declaración del MTS en solidaridad con las obreras de Sandak en resistencia

El Movimiento de los Trabajadores Socialistas junto con la agrupación de mujeres Pan y Rosas, expresan solidaridad efectiva con la lucha de Sandak, es fundamental conquistar la más amplia solidaridad para enfrentar y derrotar los planes de la empresa trasnacional y sus cómplices en el gobierno.

Movimiento de las y los Trabajadores Socialistas

Viernes 11 de diciembre de 2015
Facebook Twitter

Las trabajadoras de la fábrica de calzado Sandak de Calpulalpan Tlaxcala, perteneciente a la trasnacional Bata International, llevan ya más de 4 años en lucha por recuperar su fuente de trabajo, debido a que fueron despedidas por la empresa, luego de que ésta anunciara el cierre de la planta. Buscaba así que el trabajo fuera realizado como maquila desde los hogares de las trabajadoras y pagado a destajo; deshaciéndose de una amplia parte de la plantilla laboral, así como de la obligación de respetar los derechos y prestaciones de las y los trabajadores, su contrato colectivo, así como de un sindicato independiente de las centrales charras

A partir de entonces, las obreras y obreros de la fábrica luchan contra el cierre de la planta y los despidos, por recuperar su fuente de trabajo, por el reconocimiento de su huelga, su sindicato, el Sindicato de Trabajadores Unidos de Calzado Sandak-STUCS y de su Contrato Colectivo de Trabajo.

Como parte de la lucha, han levantado y sostenido durante todo este tiempo un plantón fuera de la planta para evitar que la maquinaria sea desalojada y la patronal pueda consumar el desmantelamiento de la fábrica, con ello su cierre y los despidos.

A lo largo de estos años de lucha por defender su derecho al trabajo, las obreras han sufrido amenazas, hostigamiento y dura represión de la patronal apoyada por la policía y el gobierno del estado de Tlaxcala que hoy tiene a la cabeza al priista Mariano González Sarur.

Esta represión ha cobrado ya la vida en el 2012 de la compañera María Luisa Hernández Moreno, de 55 años, tras la brutal represión sufrida por las obreras al defender la maquinaria que la patronal intentaba sacar de la fábrica. Actualmente la represión ha llevado al encarcelamiento del secretario General del STUCS Gustavo Labastida Andriano, quien fue detenido el 17 de Agosto y que está cerca de cumplir 4 meses preso en el penal de Apizaquito en Tlaxcala, bajo la falsa acusación de cometer el delito de despojo.

Desde el Movimiento de los Trabajadores Socialistas y junto a las compañeras de la agrupación de mujeres Pan y Rosas, hemos expresado nuestra solidaridad efectiva con la lucha de las compañeras y compañeros de Sandak, y hemos impulsado y sido parte del Comité de Solidaridad con la Huelga de Sandak formado el 2 de septiembre de este año, del que han participado diversas organizaciones, sindicatos y trabajadores, como la AGT,el STUNAM, SITUAM, SUTIEMS, FEDEF, CUT, Bomberos en Resistencia, NCT, POS, etc.

Construyamos un gran movimiento de solidaridad con Sandak

A partir de entonces y a través de la comisión de enlace de la asamblea de los trabajadores de Sandak en resistencia, las valerosas obreras de Sandak han hecho gran labor de difusión de su lucha y han conquistado diversas expresiones de solidaridad, mismas que consiguieron con su intensa labor participando en congresos y asambleas generales o de representantes en sindicatos como el SITUAM y el SUTIEMS, en conferencias de prensa de la CNTE, en foros obreros, en la movilización del primer aniversario de lucha por la aparición de los 43 normalistas Ayotzinapa y en el primer Encuentro Nacional de Mujeres “Pan y Rosas”, donde pudieron discutir con un gran número de jóvenes y trabajadoras de diversos sectores –sobre todo maestras– y tuvieron una participación destacada, ovacionada por las asistentes.

Esta labor significó un muy importante avance para su lucha, las sacó del aislamiento luego de 4 años rodeándolas de solidaridad, le imprimió nueva fortaleza a su lucha y consiguió, en un momento, aportes económicos para el fondo de lucha.

A partir de esta experiencia, hicieron suya la lección de que es fundamental para el movimiento obrero en general y para su lucha en particular, conquistar la más amplia solidaridad para enfrentar y derrotar los planes de la empresa trasnacional y sus cómplices en el gobierno.

Esta ruptura con el aislamiento al que las llevó la visión de los asesores legales y políticos, permitió que las obreras y obreros comenzaran a plantearse también la necesidad de romper con la pasividad de la lucha y su confianza en la vía estrictamente legal, y a pensar en la necesidad de dotarse de una política combativa, basada en la solidaridad, la movilización; así como apostar a su organización democrática basada en las decisiones de asamblea y, como consecuencia adoptar una total desconfianza de las autoridades del trabajo, los jueces y la legislación vigente que favorece a los intereses de los patrones como se demuestra con la detención de Gustavo Labastida y el no reconocimiento de su huelga por parte de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje –que al mismo tiempo les sugiere aceptar liquidarse para terminar el conflicto obrero que “impide más inversiones industriales”.

Para insistir en la liquidación laboral y la liquidación del contrato colectivo de trabajo, la patronal se ha valido –en su momento– de agentes patronales como la burocracia internacional de IndustriALL que ha agrupado a dirigentes de la CROC.

La lucha de las compañeras se da ahora, tras las movilizaciones por Ayotzinapa, en el marco de un difícil panorama de ofensiva del gobierno del PRI -en alianza con el resto de los partidos del régimen- contra el magisterio para imponer la reforma educativa y contra la clase trabajadora de conjunto, para imponer las reformas estructurales y arrebatarles conquistas y derechos. Por esto, es muy importante destacar esta lucha heroica de las trabajadoras de Sandak, así como las lecciones que las mismas han extraído a lo largo de la misma, para volverlas patrimonio de los trabajadores que comienzan a luchar o piensan en la necesidad de levantarse y pelear por sus intereses.

Por esta misma razón, es crucial que las compañeras sigan peleando por establecer los más sólidos lazos de solidaridad con sus aliados naturales, que son los trabajadores (como los de la maquila en Ciudad Juárez y el magisterio que también están en lucha), los sindicatos, organizaciones políticas y sociales de la izquierda, el movimiento de mujeres y el movimiento estudiantil, para echar abajo una posible salida represiva, las órdenes de aprehensión, y lograr la liberación del compañero Gustavo Labastida Andriano de las garras del estado de Tlaxcala. De la misma forma que deben hacerlo para lograr conservar su trabajo.

Por una solución combativa a sus demandas

Pero para evitar el canto de sirenas de la “conveniencia” de la liquidación económica, consideramos que la única respuesta real es la lucha por la reapertura de la fábrica, el pago de los salarios caídos, así como el reconocimiento de su sindicato y de su CCT. La liquidación económica y el fin de la relación de trabajo, por el contrario, además de que será miserable (como ya lo comprobaron los trabajadores que acudieron con el gobierno municipal a conocer los términos de la liquidación) significaría la pérdida del empleo para las trabajadoras en lucha, sus prestaciones (seguridad social, antigüedad, prestaciones, etc.), su Sindicato y su CCT.

La liquidación, por otra parte, no implicaría la cancelación de las órdenes de aprehensión, y no desaparecería la amenaza de que fueran detenidos para escarmiento de otros trabajadores. Sólo el reconocimiento de su huelga y su sindicato pueden echar atrás esta amenaza.

Además, la patronal y el gobierno estatal intentarían borrar el gran ejemplo de lucha de estas trabajadoras, enviando un mensaje al resto de los trabajadores: que no es posible enfrentar a los patrones, sus partidos e instituciones y al gobierno que les sirve; que sólo pueden aspirar a ser despedidos con liquidaciones miserables.

Si la respuesta a esta demanda es negativa por parte de las autoridades laborales, y la empresa trasnacional Bata que se ha enriquecido durante años y años con la explotación de las y los obreros de Calzado Sandak, dejándolos a sus suerte cuando ya no les considera útiles, consideramos que es necesario luchar para que la fábrica sea expropiada y puesta a producir bajo control de los obreros, es decir, que sean los propios trabajadores quienes reabran la planta y la pongan a producir bajo su control.

De esa forma se garantizarían los empleos y el sustento de las familias de los trabajadores, una verdadera forma de garantizar el derecho al empleo. Como decía una obrera de Sandak: “los trabajadores no necesitamos a los patrones, somos capaces de organizar y garantizar la producción sin que nuestro trabajo sirva para enriquecer a algunos cuantos, sino para satisfacer las necesidades nuestras y de nuestras familias”.

La propiedad privada no es más que un obstáculo para la satisfacción de los intereses de los trabajadores y el pueblo pobre, la producción bajo control obrero la cuestiona y la desmitifica. Y pone de manifiesto que por el contrario, el desempleo, los bajos salarios y las precarias condiciones de vida y trabajo, son consecuencia de la propiedad privada de los medios de producción. La expropiación de la fábrica podría garantizar mejores condiciones para los trabajadores, además de la incorporación de un número importante de trabajadores desempleados.

¡Solidaridad con los y las trabajadoras de Sandak!
¡Reapertura de la fábrica de Sandak!
¡Libertad a Gustavo Labastida Andriano!
¡Cancelación de las órdenes de aprehensión!

Movimiento de los Trabajadores Socialistas


Facebook Twitter
Nueva caravana migrante busca llegar a Estados Unidos

Nueva caravana migrante busca llegar a Estados Unidos

Este 8 de octubre: paro internacional de repartidores de apps

Este 8 de octubre: paro internacional de repartidores de apps

 Crónica de la batalla de Nochixtlán en voz de una de sus protagonistas

Crónica de la batalla de Nochixtlán en voz de una de sus protagonistas

Menores migrantes: deportaciones ilegales y discriminación ante pandemia

Menores migrantes: deportaciones ilegales y discriminación ante pandemia