Géneros y Sexualidades

PARO DE MUJERES

Denuncia la hipocresía de tu patrón "feminista"

"Vamos a respetar a las que quieran participar en el paro del 9, pero..." ¿cuántas trabajadoras mexicanas no tendrán que pagar el día con horas extras o a costa de su día de descanso o sus horas de comida? ¡Evidenciemos la hipocresía patronal!

Lunes 9 de marzo | 12:07

¿Cuántas no escuchamos de nuestros jefes, supervisores o coordinadores que "respetarán la decisión de las que quieran parar este 9 de marzo"? ¿Y cuántas de esas mismas no hemos podido comprobar que, en realidad, tendremos que" reponer" la jornada distribuyendo las horas entre el resto de la semana o, inclusive, a costa de nuestro día de descanso?

¿Es esto justo?

De ninguna manera. A la convocatoria de paro de mujeres para este 9 de marzo se han sumado empresas, gobiernos, universidades, bancos, tiendas y hasta clubes deportivos.

Todos con la hipocresía por delante. No sólo porque su posicionamiento no significará que en el día a día las condiciones de trabajo -precarias, extenuantes- cambien para las mujeres, sino también porque este "permiso" para faltar está muy lejos de tener el peso de un verdadero paro impulsado por el pleno de la plantilla laboral y encabezado por las mujeres trabajadoras.

Se trata de apenas un gesto que puede o no exhibir la fuerza de las mujeres, que en algunas dependencias forman más de la mitad de la plantilla laboral. Esto de la mano de los llamados a quedarse en casa y volver un día de paro en un "día sin mujeres".

¿Qué podemos hacer?

Comencemos por romper el silencio. Evidenciemos a las empresas, instituciones, partidos y gobiernos que salieron a lavarse la cara de sus abusos cotidianos y, en los hechos, aplicarán a sus trabajadoras un "desquite" ilegal.

Puedes enviar tu testimonio sobre este día a la [email protected] o a cualquiera de nuestros perfiles en Facebook, Twitter e Instagram. Su publicación puede ser anónima.

Rompamos el aislamiento

¿Y si nuestros compañeros también pararan? No únicamente por solidaridad con sus compañeras que paren, sino también por comprender que, si las mujeres están en mejores condiciones, el conjunto de su sector se ve beneficiado.

Otra cosa sería, se podría presionar de conjunto para evitar represalias que, aunque no sean de carácter económico, sí implican una adversidad para la trabajadora promedio y un aliciente para temerle al paro como método para mejorar sus condiciones.

La lógica de que es un paro únicamente de mujeres hace que nuestros compañeros, además de que se nieguen a participar, vean como ajena la lucha de las mujeres contra la violencia y la opresión. ¡Sindicatos, centrales que se reclaman democráticas deben parar!

Arranquémosle de las manos a los patrones el derecho al paro laboral.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO