Política Estado Español

CATALUNYA

Diada 2019: La sentencia, la represión y la hegemonía

La Diada de éste año está marcada por la represión al independentismo con la sentencia del Juicio de la vergüenza y las múltiples causas judiciales y por la división entre Junts per Catalunya y Esquerra Republicana.

Guillermo Ferrari

Barcelona | @LLegui1968

Lunes 9 de septiembre | 17:58

El Estado español continúa con su labor represiva hacia el movimiento por la autodeterminación catalana. Estamos a pocas semanas de una sentencia que resultará histórica. Por un lado por los años de cárcel con los cuales serán condenados los líderes procesistas. Por el otro porque el Supremo tendrá que “cuadrar” la violencia necesaria para que haya rebelión y/o sedición con unas manifestaciones claramente pacifistas. Lo cual es una fuerte amenaza contra el derecho de manifestación.

El Gobierno en funciones de Pedro Sánchez que pretende ser gobierno efectivo en los próximos días ha dejado bien claro su postura respecto al juicio: dejar hacer a la “justicia” ya que en el Estado español hay división de poderes. Mientras tanto la Fiscalía y la Abogacía del Estado piden revancha contra Junqueras y los otros líderes catalanes.

El juicio es tan solo la punta del iceberg de la represión judicial y policial contra el movimiento independentista catalán. Está rodeado de múltiples causas contra otros dirigentes (Josep Lluís Trapero, Quim Torra, etc.) y, sobre todo contra el flanco izquierdo del movimiento como son los activistas y militantes de los CDRs (Comités de Defensa de la República) y de la CUP.

La organización juvenil Arran ha denunciado que tienen 67 miembros de su agrupación encausados en los últimos tres años. Diversos miembros de los CDRs han sido identificados y posteriormente multados por cortes de carretera y movilizaciones pacíficas. Por no hablar del caso de Tamara y de Adrià en Viladecans. En la represión participan todas las fuerzas de “seguridad”: Mossos d’Esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil.

La lucha por la hegemonía processista

El Govern de Junts per Catalunya y Esquerra Republicana nunca ha estado tan enfrentado como en estos tiempos. Aún a pesar de la imagen de unidad que dieron Carles Puigdemont y Marta Rovira. La división es tal que incluso está en cuestión la posibilidad de aprobar presupuestos para 2020. De hecho, los presupuestos actuales son los de 2017 que han sufrido diferentes prórrogas hasta la actualidad.

Además de los presupuestos, la dupla que está a la cabeza de la Generalitat, también discrepa en relación a qué hacer ante los intentos de investidura de Pedro Sánchez. Esquerra Republicana ha demostrado que hará todo lo posible para allanar el camino al PSOE para llegar a la Moncloa. ERC ante la posibilidad de un “trifachito” nos “invita” a encumbrar la pata “izquierda” del 155. Mientras que JxCat plantea un voto negativo que solo cambiaría ante un imposible apoyo del PSOE a que Catalunya pueda votar en un referéndum de autodeterminación.

También demuestran diferencias sustanciales alrededor de qué hacer ante una sentencia que será condenatoria a los presos políticos catalanes. Ambas formaciones hacen cálculos en base a encuestas. Por una parte, JxCat ha sufrido el "medio sorpasso" de ERC y se niega a hablar de elecciones anticipadas. Y Esquerra que se ve más fuerte, plantea que ante la sentencia judicial condenatoria hay que convocarlas. Aunque no se entiende qué tiene ver la sentencia con el hecho de convocar elecciones.

La clave de estas diferencias pasa esencialmente por ganar la hegemonía entre las formaciones catalanistas y así disponer del poder de la Comunidad catalana para poder administrar miles de millones de euros y ser el "intermediario" ante el poder centralista del Estado español. Nada que ver con el 1-O, ni las aspiraciones sociales y democráticas del pueblo catalán.

En lo que sí están de acuerdo tanto Esquerra como JxCat es en desmovilizar a las amplias masas lo máximo posible. Como mucho pueden admitir la movilización solo los días de fiesta, pero controlada. Incluso en esto tienen algunas diferencias. Algunos dirigentes de ERC hicieron público recientemente que no participaran en la Diada o han manifestado su incomodidad por no poder ser parte de la “Zona VIP”.

En lo que también están de acuerdo es en golpear a la juventud y los trabajadores con más precariedad y miseria. Muestra de ello es la Ley Aragonès como ya anunciamos en Izquierda Diario. Los estudiantes doctorandos, becarios y PAS recibieron al President Torra con una fuerte protesta en la Universitat Pompeu Fabra. Al fin y al cabo, el Govern de JxCat y Esquerra hacen lo mismo que la antigua Convergència de Pujol.

La Diada será una manifestación masiva más que demostrará que el movimiento de autodeterminación catalán aún está vivo. Vivo a pesar de la represión del Estado español. Vivo a pesar de que los líderes de JxCat y Esquerra lo haya circunscripto a las Diadas. Sin embargo, la dirección procesista lleva casi dos años de desmovilización y mareando la perdiz. Como decíamos en la declaración de la CRT, es necesario retomar la lucha por la autodeterminación desde una perspectiva anticapitalista y de clase, es decir, completamente independiente de Junts per Catalunya y de Esquerra Republicana de Catalunya.






Temas relacionados

Independencia de Catalunya   /   Autodeterminación de Catalunya   /   Política Estado Español   /   Diada   /   Catalunya   /   Libertades Democráticas

Comentarios

DEJAR COMENTARIO