Internacional

ISLAMOFOBIA FRANCIA

Dos mujeres con velo son expulsadas de un restaurante en Francia

Este sábado 27 de agosto, el dueño de un restaurante de la localidad Tremblay-en-France se ha negado a servir y posteriormente ha echado del local a dos mujeres musulmanas por llevar velo.

Martes 30 de agosto de 2016 | 18:45

Los hechos ocurrieron en el departamento de Seine Saint Denis, tras un intercambio virulento. La discusión que fue filmada por una de las clientas, muestra como estas dos mujeres son acusadas de ‘terroristas’. El video ha provocado numerosas reacciones en las redes sociales habiendo llegado incluso al gobierno.

Desde hace varias semanas Francia ha entrado en una espiral de islamofobia y racismo que no parece tenga la intención de parar. La polémica alrededor de las detenciones anti-burkini, recientemente anuladas por el Consejo de Estado, encanta a nuestros políticos tanto de derecha como de “izquierda” que tienen como prioridad en su agenda llevar a cabo una incansable “guerra” contra “el islamismo mortífero”. Son las mujeres musulmanas o asimiladas como tales, las que llevan el velo, las que se encuentran en la primera línea de una larga serie de ataques y discursos islamófobos.

El mensaje estaba “claro” en la tarde noche del sábado en el restaurante Cénacle de la localidad de Tremblay-en-France, cuando el patrón no sirvió a los “musulmanes”, ni a las mujeres con velo, porque “los terroristas son musulmanes y todos los musulmanes son terroristas. (…) Las personas como vosotros, yo no las quiero en mi casa. (…) Ahora, lo sabéis; ¡así que marcharos!”

Las dos mujeres obligadas a salir del restaurante le replican con fuerza e ironía: “Hace falta precisar señor, si lo hubiéramos sabido, no hubiéramos venido”. Estas declaraciones han sido filmadas por los dos clientes del restaurante que a continuación abandonaron el lugar habiendo llamado antes a la policía. Las dos mujeres fueron víctimas de las palabras islamófobas de este dueño de restaurante, una agresión alimentada por el clima de odio racial e islamófobo instaurado por nuestros políticos y nuestro gobierno.

A raíz de la indignación que ha provocado el video, el ministerio de Bobigny ha abierto el domingo una encuesta sobre “la discriminación de carácter racial”. Las dos mujeres igualmente se pusieron en contacto con el CCIF (Colectivo contra la Islamofobia), cuyo portavoz Marwan Muhammad ha hecho saber que las mujeres pensaban denunciar los hechos el lunes por la mañana.

La ministra de la Familia, de la Infancia y de los Derechos de las mujeres, Laurence Rossignol, se ha mostrado indignada por el “comportamiento intolerable del patrón de este restaurante” y ha tomado supuestamente la lucha contra el racismo y el antisemitismo (Dilcra) “con el fin de incitar investigaciones y sanciones” en contra de la práctica de los mismos. La respuesta de la ministra de los derechos de las mujeres, nos deja de piedra en cuanto a su “intransigencia” y las sanciones que se han producido contra esta agresión islamófoba. Y es que ella, hace tan solo unos días; si bien poco inclinada a defender las detenciones por la prohibición del burkini en las playas, afirmaba ver en la utilización del burkini un “proyecto político arcaico”. Añadiendo que según ella lo que está en tela de juicio con la prohibición del burkini es solo y simplemente… “la emancipación de las mujeres”.

Mientras que hace poco Laurence Rossignol comparaba a las mujeres que escogían llevar el velo con los “negros americanos que estaban a favor de la esclavitud”, después la vemos defender la prohibición del burkini para “emancipar a las mujeres” y la encontramos hoy como firme defensora de las mujeres musulmanas con velo que son víctimas de agresiones racistas… Por eso dudamos seriamente del “antirracismo” de nuestra ministra, del gobierno de “izquierda”, del Estado y de su justicia, así como de su capacidad y de su voluntad de luchar contra la estigmatización de las personas que sufren racismo e islamofobia.

Al día siguiente, el 28 de agosto, el dueño del restaurante pidió perdón a los jóvenes de Tremblay-en-France que indignados habían ido a su encuentro para pedirle explicaciones. El patrón del restaurante se justificó por el contexto actual de tensiones y de bombardeo mediático alrededor de la cuestión del burkini.

De este modo vemos como el discurso islamófobo y racista alimentado por nuestros políticos y los medios de comunicación dominantes tiene como consecuencia la incitación al desarrollo de ataques y agresiones racistas.






Temas relacionados

Burkini   /   Islamofobia   /   Racismo   /   Francia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO