SUPLEMENTO

[Dossier] Claves de la semana en EE. UU.: las movilizaciones contra el racismo y la apuesta de Trump a la polarización

EE.UU.
Ilustración: Mar Ned - Enfoque Rojo.

[Dossier] Claves de la semana en EE. UU.: las movilizaciones contra el racismo y la apuesta de Trump a la polarización

A continuación presentamos un dossier con los análisis publicados en La Izquierda Diario y Left Voice sobre los principales acontecimientos de esta semana en EE. UU.

El pasado domingo 23, la policía de Kenosha, Wisconsin, baleó a quemarropa al joven afroamericano Jacob Blake de 29 años, quien recibió siete tiros en la espalda. El brutal ataque, grabado en video, desató una nueva ola de protestas y movilizaciones en todo Estados Unidos. El martes, un supremacista blanco partidario de Donald Trump disparó a tres manifestantes en Kenosha y mató a dos. Como explica Juan Gallardo en esta nota antes del ataque la manifestación había sido reprimida por la Policía y la Guardia Nacional con gases lacrimógenos y balas de goma, y luego pudo verse a la policía local saludando a hombres armados y permitiendo que pasaran despreocupadamente junto a ellos después de que abrir fuego contra los manifestantes. Previamente desde la cuenta de Facebook autodenominada “Kenosha Guard” se había hecho un “llamado a las armas” para atacar a las marchas.

Te puede interesar: “Los movimientos contra el racismo y la Policía en la crisis pandémica” por Fredy Lizarrague

En este marco, el pasado viernes 28 tuvo lugar la multitudinaria marcha en Washington a 57 años del histórico discurso de Luther King. Miles de manifestantes participaron de la acción convocada bajo el lema “Get Your Knee Off Our Necks” (Saquen sus rodillas de nuestros cuellos). En este artículo Juan Gallarlo analiza el impacto de la movilización que se dio a pocos días del brutal ataque contra Jacob Blake y al inicio de la campaña electoral en la que el candidato demócrata, Joe Biden, busca encauzar el movimiento antirracista hacia un voto contra Trump.

Como señala Diego Sacchi en esta video-entrevista, lo más destacado es que las protestas siguen más allá del intento de “encausarlas” en el escenario electoral, es decir, de llevar estos movimientos de rabia contra el racismo y la violencia policial, que en EEUU es estructural, detrás de un “mal menor”. O sea a votar a Biden y Kamala Harris, los candidatos del Partido Demócrata.

Te puede interesar: “Joe Biden y el maleficio del ‘mal menor’” por Claudia Cinatti

La carrera presidencial presenta a los dos partidos capitalistas apostando por el racista bonapartista Donald Trump, por un lado, y el racista neoliberal Joe Biden por el otro. Durante esta semana tuvo lugar la Convención Nacional Republicana, donde se expuso un programa xenófobo, avivando los temores de saqueos, caos y “socialismo”. Como analiza Claudia Cinatti en este artículo, Trump apuesta a la polarización. Su estrategia electoral consiste en presentarse como la alternativa al “caos” y tratar de evitar que la elección del 3 de noviembre se transforme en un referéndum sobre los últimos meses de su presidencia, dominados por los estragos del coronavirus, la recesión económica y las movilizaciones contra el racismo y la violencia policial. Como explica Otto Fors en este artículo, la búsqueda de apoyo entre la derecha cristiana y los republicanos evangélicos tuvo un lugar fundamental en la Convención. Esta incluyó una primera jornada marcada por el discurso anticomunista, como aborda en este artículo Ezra Brain y un cierre en el cual, como analiza Madeleine Freeman, Trump buscó presentarse como el supuesto salvador del “sueño americano”.

En el marco de una profunda crisis política, el bipardisimo republicano-demócrata sigue funcionando casi en espejo: los demócratas agitan el fantasma del fascismo para justificar el voto al neoliberal Biden como mal menor contra Trump. Y los republicanos agitan el fantasma del “socialismo” para consolidar a la base conservadora. Sin embargo, como señala Cinatti en el artículo citado, las elecciones que sirvieron como desvío de la rebelión de masas que estalló luego del asesinato de George Floyd pueden a la vez abrir un escenario de crisis. Si Trump llegara a perder por un margen más estrecho que el que prevén las encuestas no se puede descartar que no acepte reconocer el resultado. Las advertencias sobre fraudes y el intento de impedir el voto por correo alimentan este escenario hipotético lo que pondría en cuestión la legitimidad del próximo gobierno nada menos que en la principal potencia imperialista. Y si ganara, un segundo mandato de Trump tendría el potencial de profundizar las tendencias a la radicalización política.

Seguí la situación en EE.UU. por La Izquierda Diario Internacional y Left Voice

También te puede interesar:

• Jornada internacional de lucha contra la brutalidad policial y el racismo en Estados Unidos

• El Frente de Izquierda se movilizó en Argentina contra violencia policial racista en EE. UU..

• Brasil: la izquierda se moviliza contra la violencia racista del imperialismo norteamericano.

• México: Se realiza mitin en apoyo a la rebelión en Estados Unidos.

• Venezuela: solidaridad con la rebelión en EE. UU. contra la violencia policial racista.

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
CATEGORÍAS

[Pandemia]   /   [Coronavirus]   /   [Left Voice]   /   [#BlackLivesMatter]   /   [Crisis económica mundial]   /   [Estados Unidos]   /   [Internacional]

COMENTARIOS