SUPLEMENTO

EE.UU.: debates sobre abolición de la policía, autodefensa y autoorganización

Jimena Vergara

James Dennis Hoff

#BLACKLIVESMATTERS
Grupo de manifestantes en la ocupación del Capitol Hill de Seattle. Foto de Ruth Fremson

EE.UU.: debates sobre abolición de la policía, autodefensa y autoorganización

Jimena Vergara

James Dennis Hoff

Ahora que el movimiento Black Lives Matter ha puesto sobre la mesa la existencia misma de la policía, los socialistas de todo el mundo deben empezar a pensar en las formas de autoorganización necesarias para seguir desarrollando y fortaleciendo la lucha con el fin de construir finalmente una confrontación más amplia con el capital y el Estado.

En ningún momento desde la creación formal de los departamentos de policía en los Estados Unidos, la idea de su eliminación ha sido tan pronunciada y tan popular. Aunque la policía siempre ha sido profundamente odiada por las comunidades que más oprimen (en particular los más pobres y la gente de color), no obstante ha tenido históricamente altos índices de aprobación bipartidista en todo el país. Sin embargo, este apoyo parece estar desapareciendo. De hecho, el asesinato de George Floyd y la dura represión de los levantamientos que siguieron han obligado a muchos a cuestionar la integridad e incluso la propia existencia de la policía. Según una encuesta del Wall Street Journal/NBC News realizada entre el 29 de mayo y el 2 de junio, durante el punto álgido de los levantamientos, el 59% de los estadounidenses encuestados dijeron estar más preocupados por el asesinato de George Floyd y las acciones de la policía que por las acciones de los manifestantes. Mientras tanto, una encuesta de la Universidad de Monmouth realizada durante el mismo período mostró un 78% de aprobación de las protestas.

Este cambio de actitud –desde el apoyo a la policía hasta el cuestionamiento activo de su propia existencia– es en gran parte el producto de una vanguardia militante de jóvenes multirraciales y trabajadores que salieron a las calles inmediatamente después del asesinato de George Floyd y desde entonces han seguido marchando y protestando. Los numerosos intentos de los gobiernos locales y estatales de sofocar los levantamientos iniciales –primero por la fuerza y luego con la promesa de reformas menores a corto plazo– han fracasado en gran medida. En todo el mundo, millones de personas han tomado las calles en solidaridad y contra sus propias fuerzas policiales. Mientras tanto, en los Estados Unidos, se están llevando a cabo protestas diarias en varias ciudades, se han derribado docenas de estatuas racistas y los manifestantes han establecido asambleas generales u ocupaciones de las calles en al menos dos ciudades, y potencialmente hay más en camino. Estos manifestantes han ganado legitimidad y apoyo de amplios sectores de la clase obrera estadounidense, no solo porque la gente está enfadada por la violencia policial, sino porque están hartos de todo el sistema. La respuesta cruel e incompetente del gobierno a la pandemia del coronavirus, que ya ha provocado más de 100.000 muertes evitables, y la crisis económica resultante, ha revelado cuán profundamente defectuoso e insostenible es el capitalismo. Es natural que la ira y la frustración acumuladas con el Estado capitalista, y las crisis que ha generado, acaben provocando un conflicto directo con una de las instituciones que defienden y aplican a diario ese sistema de opresión.

Como señaló León Trotsky en 1939, incluso antes de la militarización masiva de los departamentos de policía locales:

Todo estado es una organización coercitiva de la clase dominante. El régimen social permanece estable en tanto que la clase dominante es capaz, por medio del Estado, de imponer su voluntad sobre las clases explotadas. La policía y el ejército son los instrumentos más importan¬tes del estado. Los capitalistas renuncian (aunque si bien no totalmente, lo hacen en gran medida) a mantener sus propios ejércitos privados en favor del Estado para evitar que la clase obrera cree sus propias fuerzas armadas.

En otras palabras, la creencia ampliamente aceptada, pero totalmente falsa, de que la policía es un servidor público y un árbitro neutral de la paz y el orden, distorsiona la realidad de la lucha de clases, pero también distorsiona el hecho de que la clase obrera necesita sus propias fuerzas de autodefensa si queremos estar libres de la opresión de la policía.

Ahora que el movimiento ha puesto sobre la mesa la existencia misma de la policía, es necesario empezar a pensar en qué tipo de estrategia y qué tipos de organizaciones se necesitarán para lograr realmente ese objetivo, y cuál es la mejor manera de evitar que el régimen actual coopte las demandas del movimiento.

El yugo del reformismo

Desde que comenzaron los levantamientos a finales de mayo, las ciudades y estados de todo el país han adoptado dos enfoques contradictorios para sofocar los disturbios. Por un lado, los estados y municipios han tratado de aplastar las protestas mediante el uso de la violencia y la represión diseñadas para asustar a los manifestantes hasta la sumisión. Gas lacrimógeno, balas de goma, palizas brutales y decenas de policías antidisturbios se desataron sobre los manifestantes en cientos de ciudades. En solo la primera semana, más de 10.000 manifestantes fueron arrestados, y muchos de ellos siguen detenidos con cargos falsos. Al mismo tiempo, los alcaldes y algunos gobernadores han tratado de poner fin a las protestas con promesas de reforma. Poco después de los levantamientos iniciales en Minneapolis, por ejemplo, el Consejo de la Ciudad de Minneapolis votó sobre la posibilidad de eventualmente disolver la policía, mientras que otras ciudades, como Los Ángeles, se apresuraron a aprobar una legislación para reducir los presupuestos de la policía.

Pero las reformas en este punto son realmente solo promesas y no conducen a cambio sustancial en la forma en que la policía se comporta. La clase dominante no tiene ningún interés real en acabar con la represión policial, especialmente contra los negros norteamericanos, precisamente porque dicha represión es uno de los pilares sobre los que descansa su propio poder. Claro que la burguesía preferiría una fuerza policial menos despiadada, violenta y controvertida si eso fuera posible, y puede estar dispuesta a algunos cambios en esa dirección, pero independientemente de lo que diga tal o cual representante burgués, la naturaleza fundamental de la policía no cambiará hasta que sea abolida, y la abolición de la policía no es algo que se pueda lograr con la legislación.

Si bien los intentos iniciales de reprimir aún más las protestas solo dieron lugar a multitudes más grandes y enojadas, el esfuerzo de cooptar el movimiento con reformas, dirigido en gran parte por el Partido Demócrata, ha tenido algo más de éxito, al menos para sofocar los levantamientos iniciales. De hecho, aunque las protestas siguen creciendo y adaptándose a todo tipo de nuevas formas, la cooptación liberal y reformista sigue siendo una amenaza muy real para la futura militancia del movimiento. Las reducciones de los presupuestos de la policía, el aumento del gasto social y la mayor supervisión de la comunidad y la represión policial, son respuestas enormemente insuficientes al sistema profundamente arraigado durante siglos de represión estatal racista. Por eso los socialistas tienen que recordar que, aunque apoyamos cualquier cambio que beneficie a la clase obrera y aumente su poder, nuestra estrategia no es de reforma, sino de derrocamiento. Así pues, la pregunta es: ¿cómo pueden los socialistas y activistas evitar esa cooptación mientras siguen impulsando el movimiento hacia conclusiones más radicales y formas de organización más radicales capaces de desafiar realmente al Estado capitalista?

Tal y como está, el movimiento corre el riesgo de ser cooptado por dos expresiones claramente diferentes de reformismo.

Para los demócratas de la corriente principal, el movimiento ha sido acogido como una nueva oportunidad para ganar votos, avergonzar a Trump y encubrir su propia historia racista. Tal vez no haya mejor ejemplo de esto que las embarazosas fotografías de los líderes legislativos blancos del Partido Demócrata –incluyendo a Nancy Pelosi y Charles Schumer– arrodillados en tela kente en los pasillos del Congreso donde, junto con los republicanos, su partido ha supervisado la opresión de la Norteamérica negra durante siglos. Aunque los líderes demócratas nacionales y locales han propuesto algunas reformas legislativas suaves para que reine la policía fuera de control, esos paliativos solo distraen del hecho de que el asesinato de George Floyd tuvo lugar bajo la vigilancia de un alcalde y un gobernador demócratas. Asimismo, la ciudad y el estado donde Breonna Taylor fue asesinada por la policía en su propia casa también son gobernados por los demócratas. De hecho, los demócratas tienen una larga y terrible historia de apoyo a la violencia policial. Después de todo, fue el proyecto de ley contra el crimen de 1994 del presidente demócrata Bill Clinton el que lanzó la explosión de la población carcelaria de los EE. UU., aumentó el número de agentes de patrulla en las calles y dio lugar a los exorbitantes presupuestos policiales que vemos hoy en día en todo el país. Mientras tanto, el propio candidato presidencial de los demócratas ha argumentado extrañamente que la policía debería disparar a la gente “en la pierna en vez de en el corazón”.

Mientras tanto, la dirección de los Socialistas Democráticos de Estados Unidos (DSA, por su sigla en inglés), que ha utilizado el Partido Demócrata como plataforma para sus candidatos durante décadas, lamentablemente ha dado en gran medida la espalda a la idea de convertir el movimiento en una lucha abierta contra el sistema bipartidista explotador y racista. Si bien es cierto que muchos miembros de base de la DSA han estado en la calle organizando protestas, el sector de la organización agrupado en torno a la publicación Jacobin sigue aplicando una estrategia según la cual el socialismo se conquistaría mediante elecciones . Como tal, los DSA han gastado la gran mayoría de sus recursos en promover los candidatos de la lista del Partido Demócrata en todo el país en lugar de utilizar la energía de sus 70.000 miembros para desarrollar la lucha y promover candidatos socialistas independientes para romper con los demócratas.

Aunque las primarias demócratas del 23 de junio demostraron que una parte importante del electorado está dispuesta a votar por candidatos negros, morenos, latinos, progresistas e incluso socialistas como Jibari Brisport, el problema es que la política electoral de los DSA se basa en el apoyo de los candidatos demócratas, y toda la energía que se podría haber puesto en las calles se ha puesto de hecho al servicio de la reconstrucción de uno de los pilares del régimen. Por ejemplo, hace solo dos semanas, en medio de los levantamientos, el Comité Directivo de los DSA de la ciudad de Nueva York decía a los miembros que la mejor manera de mantener el movimiento era salir a votar en las primarias demócratas. Ese electoralismo simplista no ayudará a mantener el movimiento en marcha. Al contrario, porque se alimenta de la misma lógica que los demócratas están usando para cooptar el movimiento, es una receta para la desmovilización.

El papel de los socialistas debería ser, en cambio, promover la radicalización del movimiento y fomentar y desarrollar toda tendencia a la autoorganización, los métodos de la clase obrera y la independencia de clase que surjan. Sin embargo, sería un error intervenir en el movimiento sin proponer que surja de él una nueva organización política. No podemos luchar en las calles mientras los demócratas hacen toda la política. Nosotros, los trabajadores y los jóvenes estudiantes que somos el corazón del movimiento, tenemos que construir nuestra propia organización política, rompiendo con los partidos capitalistas, para intervenir con una perspectiva revolucionaria y promover candidatos verdaderamente socialistas e independientes que denuncien a ambos partidos y pongan sus candidaturas al servicio de la lucha.

A pesar de la presión política para centrarse en las reformas a corto plazo y el electoralismo, hay señales de que el movimiento puede y quiere ir más allá de esas tácticas estrechas. En Detroit, por ejemplo, los manifestantes han estado celebrando asambleas públicas regulares para discutir la estrategia y a principios de este mes hicieron un “juicio” simbólico al alcalde y el jefe de policía. En Seattle, los manifestantes ocuparon brevemente el Ayuntamiento y han tomado permanentemente una sección de seis manzanas de la ciudad conocida como Capitol Hill Occupied Protest (CHOP). Mientras tanto, solo esta semana, miles de manifestantes han convergido en una ocupación del parque adyacente al Ayuntamiento de Nueva York y han comenzado a discutir y debatir abierta y colectivamente sus demandas, que incluyen, entre otras cosas, una reducción de 1.000 millones de dólares del presupuesto del Departamento de Policía de Nueva York. Esas acciones demuestran que muchos en el movimiento están dispuestos a hacer algo más que atender espontáneamente el llamamiento a la marcha de tal o cual grupo de activistas y están dispuestos a crear formas de organización más militantes.

Democracia obrera y autodefensa

Por muy prometedores que sean estos desarrollos, deben extenderse y profundizarse si queremos evitar el tipo de cooptación, fatiga o desmoralización que tantos otros movimientos han experimentado. Y es el papel de todos los socialistas imaginar los pasos necesarios para que el movimiento se radicalice, se extienda y adopte una perspectiva revolucionaria. Si vamos a tomarnos en serio la exigencia de abolir la policía, debemos ser capaces de crear el tipo de organizaciones necesarias para echar a la policía de nuestras comunidades para siempre. Una forma de empezar a construir tales organizaciones es crear asambleas locales en todo el país en los centros de las ciudades, plazas, escuelas y lugares de trabajo. Las formas embrionarias de tales organizaciones ya están tomando forma en Seattle y Nueva York, pero si queremos realmente conquistar “territorios autónomos” por cualquier período de tiempo, es necesario forjar una alianza que atraviese toda la clase obrera para obtener un control real sobre el transporte, la distribución de bienes y alimentos, la producción y, por supuesto, la autodefensa.

Para forjar una poderosa alianza entre los trabajadores y los oprimidos, es imperativo que el movimiento adopte, además de la lucha por la eliminación de la policía, un enfrentamiento sostenido con el capitalismo. La primera tarea del movimiento obrero es expulsar a los sindicatos de la policía de sus organizaciones. Para forjar una alianza poderosa entre los trabajadores y los oprimidos, el movimiento debe adoptar una plataforma que incluya la confrontación con el racismo y la eliminación de la policía, así como la lucha por las demandas más inmediatas de la clase obrera que han sido generadas por la pandemia: la lucha contra el desempleo y por la salud, la educación y la vivienda. La lucha de la clase obrera que estalló cuando comenzó la pandemia está intrínsecamente ligada a la lucha contra el racismo. Dado que el capitalismo se basa en el racismo y que son las personas de color las más afectadas por la crisis sanitaria y la consiguiente crisis de desempleo, no hay forma de vencer a una sin vencer a la otra. La combinación de crisis sanitaria, económica y social que estamos presenciando, y los levantamientos de masas en respuesta al terror policial, han puesto una vez más sobre la mesa la cuestión de la autoorganización de la clase obrera y muestran la necesidad muy real de organizaciones de poder y autodefensa de la clase obrera.

Un ejemplo de organización obrera exitosa son los consejos de trabajadores de Alabama de los años 1930 y 1940, que son una parte importante de la historia de la lucha de los negros en los Estados Unidos. A pesar de la orientación cada vez más derechista del Partido Comunista de los Estados Unidos (CPUSA) –impulsada por su fracción estalinista que terminó en la desastrosa política de frente popular con Roosevelt– fueron los comunistas quienes desafiaron al represivo y racista estado policial de Alabama para luchar por la justicia económica, la igualdad racial y los derechos civiles y políticos de los negros y los blancos. Lo hicieron organizando a trabajadores y aparceros negros, y a un puñado de blancos, incluyendo trabajadores industriales desempleados, amas de casa, jóvenes y liberales renegados, en consejos que funcionaban democráticamente.

En 1930, la ciudad de Birmingham, Alabama, fue uno de los epicentros de la crisis económica y el desempleo. Los más afectados fueron los trabajadores negros que tuvieron que volver en masa a una economía agraria de autoconsumo para sobrevivir. Las masas negras sufrieron la falta de vivienda, educación, trabajo y bienestar social. Como Robin D.G. Kelley, autor de Hammer and Hoe: Alabama Communists During the Great Depression. dice: “La demanda de empleos fue tan grande que los industriales y las organizaciones de clase media lanzaron numerosos esfuerzos independientes para aliviar la situación”. Pero no eran solo demandas económicas. La clase obrera negra de Alabama tenía que luchar contra la violencia racista del Ku Klux Klan y la policía. Por iniciativa de los militantes comunistas, surgieron consejos vecinales en toda la ciudad, muchos de ellos dirigidos por mujeres trabajadoras que rápidamente incluyeron aparceros, trabajadores industriales desempleados y mujeres a cargo de la ayuda familiar. Estos consejos, formados para luchar contra los efectos más adversos de la crisis, retomaron luego la lucha contra el racismo que asolaba a las comunidades negras.

También es vital para el movimiento obrero el ejemplo de los consejos de desempleados que se extendieron a varias regiones del país en respuesta al desempleo masivo creado por la Gran Depresión. En muchos estados, los comunistas organizaron docenas de consejos de desempleados en todo el país a través de la Trade Union Unity League.

En 1929, cuando la Gran Depresión dejó a millones de trabajadores en las calles, los comunistas y los trotskistas desempeñaron un papel clave en la organización de consejos de desempleados en varias ciudades del país. Esto fue frente a la negativa de las grandes centrales sindicales emergentes de luchar contra el desempleo y organizar a los trabajadores no sindicalizados. Estos consejos no solo se movilizaron para el seguro de desempleo, sino que también organizaron a la clase obrera para luchar contra todos los efectos de la crisis, por ejemplo, la falta de vivienda y los desalojos. Como Christine Ellis. cuenta de una sesión del consejo de desempleo en Chicago:

Hablamos con sencillez, explicamos la plataforma, las demandas y actividades del consejo de desempleados. Y luego dijimos: “¿Hay alguna pregunta?” … Finalmente, un anciano negro se levantó y dijo: “¿Qué piensan hacer sobre la familia de color que fue expulsada de su casa hoy? ... Todavía están ahí afuera con sus muebles en la acera”. Entonces el hombre que estaba conmigo dijo: “Muy simple. Terminaremos la reunión, iremos allí y volveremos a colocar los muebles en la casa. Después de eso, cualquiera que desee unirse al consejo de desempleados y construir una organización para luchar contra los desalojos, regresa a esta sala y hablaremos de eso un poco más”. Eso fue lo que hicimos ... todos los demás contribuyeron, comenzaron a cargar hasta el último mueble, arreglar las camas ... y cuando todo estuvo listo, volvieron al salón. ¡El salón estaba abarrotado!

Seattle 1919

Sin embargo, un ejemplo menos conocido y muy significativo de autoorganización y autodefensa en todo su potencial radical es el del llamado “Soviet de Washington” de 1919, que tuvo su epicentro nada menos que en la ciudad de Seattle. El 6 de febrero de 1919, al menos 65.000 trabajadores de Seattle se declararon en huelga general. Los trabajadores también tomaron el control de toda la ciudad durante 6 días. La huelga fue en apoyo de 35.000 trabajadores de los astilleros, “entonces en conflicto con los propietarios de los astilleros de la ciudad y la Junta de Navegación del gobierno federal, que todavía estaba haciendo cumplir los acuerdos salariales de tiempos de guerra”. El Consejo Central Laboral de Seattle, que representa a 110 sindicatos afiliados a la Federación Americana del Trabajo (AFL), convocó la huelga. Según el historiador Cal Winslow, los trabajadores de Seattle:

...crearon una cultura propia, con sindicatos “limpios” no dirigidos por gángsters; con un periódico de masas propiedad de los trabajadores, (el Seattle Union Record), que se convirtió en el único periódico de su clase en 1918, con escuelas socialistas donde las clases se impartían tanto en sus aulas como al aire libre; había coros de la IWW, bailes comunitarios y picnics.

El Consejo Central del Trabajo creó un Comité de Huelga General en el que participaron los delegados de base de todos los sindicatos, un verdadero cuerpo de autoorganización. Mientras duró, el Comité de Huelga General se encargó de dirigir toda la ciudad y los servicios esenciales, sin patrones, sin los políticos capitalistas y sin la policía.

En su clásico libro La otra historia de los Estados Unidos Howard Zinn describe cómo se vivieron esos seis gloriosos días mientras la clase obrera hacía enormes progresos revolucionarios:

Entonces la ciudad dejó de funcionar, a excepción de los servicios organizados por los huelguistas para garantizar las necesidades esenciales. Los bomberos acordaron permanecer en su trabajo. Los trabajadores de las lavanderías solo limpiaban ropa de hospital. Los vehículos autorizados para circular llevaban carteles en los que se leía “dispensado por el Comité General de Huelga”. Montaron treinta y cinco lecherías vecinales. Organizaron una Guardia Laborista de Veteranos de Guerra para mantener la paz . En la pizarra de una de sus sedes ponía. “El propósito de esta organización es preservar la ley y el orden sin el uso de la fuerza. Ningún voluntario tendrá poder policial ni se le permitirá llevar ningún tipo de armas solo se le permitirá usar la persuasión”. Durante la huelga, decreció el número de delitos ocurridos en la ciudad.

En otras palabras, durante seis días, la clase obrera de Seattle mantuvo el control territorial en sus manos mediante la huelga, la reorganización de la ciudad y la creación de una milicia obrera veterana. Se organizaron como una alternativa al poder burgués, dejando de lado a la policía y manteniendo al ejército a raya. Imagine esta experiencia ahora, uniendo los barrios negros y latinos con los trabajadores que controlan la producción, la distribución y los servicios. Imaginen este poder que ahora se apoya en las milicias obreras para enfrentar la represión y defenderse de los ataques de los vigilantes blancos. Pero necesitamos poder de fuego, y ese poder de fuego está en manos de la clase obrera y los oprimidos. Esta es la única manera de convertir estos levantamientos en una lucha contra todo el sistema de la represión racista y la explotación capitalista.

Dualidad de poderes

En su definitiva Historia de la Revolución Rusa, León Trotsky explica la importancia y necesidad de la dualidad de poderes para cualquier revolución exitosa. “No hay ninguna clase histórica”, dice Trotsky:

que pase de la situación de subordinada a la de dominadora súbitamente, de la noche a la mañana, aunque esta noche sea la de la revolución. Es necesario que ya en la víspera ocupe una situación de extraordinaria independencia con respecto a la clase oficialmente dominante; más aún, es preciso que en ella se concentren las esperanzas de las clases y de las capas intermedias, descontentas con lo existente, pero incapaces de desempeñar un papel propio.

Como aclara Trotsky aquí, las semillas de la revolución casi siempre se desarrollan en la autoorganización y a menudo se plantan con años o, como en el caso de la Revolución Bolchevique, incluso décadas de antelación. Los soviets rusos son solo un ejemplo de cómo pueden desarrollarse tales organizaciones de doble poder.

Los actuales levantamientos contra la violencia policial, aunque no se asemejan a un momento revolucionario o incluso prerrevolucionario, tienen sin embargo el potencial de plantear la cuestión del poder policial, que es fundamental para la existencia del Estado. Si bien las voces que reclaman la abolición siguen siendo minoritarias en comparación con las que siguen creyendo equivocadamente que la policía puede reformarse, y aunque se enfrentan a una feroz campaña de represión y cooptación de todos los bandos del espectro político, la demanda en sí misma es cualitativamente diferente de todo lo que hemos visto en los Estados Unidos desde por lo menos los años 1960.

El que surjan o no nuevas formas de autoorganización y autodefensa de estas protestas depende de la conciencia de clase de los que están actualmente en lucha, de la capacidad de la izquierda para intervenir con un programa revolucionario y de su voluntad y capacidad para vincular la lucha contra la opresión policial con las luchas más amplias que ya están surgiendo debido a la crisis económica y social generada por la pandemia. Desde una perspectiva revolucionaria, esas formas de autoorganización, si tomaran forma, y debido a las condiciones de la crisis actual (incluida la entrada del vigilantismo blanco organizado) son fundamentales. Los reformistas dirán que esto es imposible, que deberíamos contentarnos con manifestaciones callejeras y reformas cosméticas. Para nosotros, más allá de que el movimiento actual se desarrolle de manera revolucionaria o no, es fundamental que un sector del amplio pueblo movilizado llegue a la conclusión de que es necesario y urgente desafiar al sistema y que es una lucha que vale la pena librar. Que la palabra revolución florezca una vez más en las bocas de esta nueva generación.

Aunque tales pronósticos pueden sonar demasiado optimistas considerando dónde estaba Estados Unidos políticamente hace solo uno o dos años –cuando la izquierda estaba dominada por la campaña reformista de Bernie Sander– está claro que algo ha cambiado. Estamos siendo testigos del despertar político de toda una nueva generación de activistas y manifestantes que están mucho más interesados en enfrentarse al capitalismo y al Estado y que tienen mucho menos que perder que casi cualquier generación estadounidense anterior a ellos. Si a esto se suma una pandemia mundial, el desempleo masivo (que ha afectado especialmente a los jóvenes) y una crisis económica que probablemente rivalizará con la Gran Depresión, es fácil ver que el futuro del próximo período de lucha en los Estados Unidos sigue estando abierto. Construir y experimentar nuevas formas de autoorganización y autodefensa, vinculadas a la lucha de la clase obrera y así como un partido revolucionario de la clase obrera, son las tareas estratégicas más importante para el movimiento.

Traducción: Maximiliano Olivera

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
CATEGORÍAS

[Fuera Policías de los Sindicatos]   /   [abuso policial]   /   [Racismo institucional]   /   [Donald Trump]   /   [#BlackLivesMatter]   /   [Racismo]   /   [Policía]   /   [Estados Unidos]

Jimena Vergara

@JimenaVergaraO
Escribe en Left Voice, vive y trabaja en New York. Es una de las compiladoras del libro México en llamas.

James Dennis Hoff

Escritor, educador y activista, Universidad de Nueva York.
COMENTARIOS