×
logo red internacional
Facebook Instagram Twitter Telegram YouTube

El Ejército español deporta violentamente a miles de migrantes en Ceuta

La llegada masiva de migrantes desde Marruecos se produce en el marco del conflicto entre el Frente Polisario y la Monarquía marroquí por el territorio del Sahara. El Gobierno español ha desplegado el Ejército y ya hay más de 1.500 deportaciones de migrantes.

Jaime Castán

Martes 18 de mayo de 2021
Facebook Twitter

En las últimas horas han llegado unas 6.000 personas migrantes a Ceuta desde la ciudad marroquí de Fnideq. Al menos 1.500 de ellas son niñas o niños. Ha sido la mayor llegada de migrantes en un solo día en el último tiempo, dentro de lo que es una constante crisis migratoria y humanitaria.

Sin embargo, esta situación se da en el marco del conflicto en el Sahara Occidental, entre el Frente Polisario saharaui y la Monarquía marroquí que ocupa la región sin ninguna legitimidad y con puño de hierro.

La llegada de Brahim Gali, líder del Frente Polisario que se encuentra enfermo de Covid, a un hospital de Logroño por mediación del Gobierno de Argelia, ha generado el rechazo diplomático de la Monarquía marroquí. Así, Rabat está levantando el control de las personas migrantes que quieren alcanzar el Estado español, como forma de presionar al Gobierno español por recibir a Gali.

El Ministerio de Asuntos Exteriores español justificó la acogida del dirigente saharaui “por razones estrictamente humanitarias” y a petición de Argelia, pero Marruecos consideró el gesto como una decisión “premeditada” y tomada “a espaldas de un socio y vecino”.

El Gobierno “más progresista de la historia”, continuando con la política de Estado que han tenido todos los gobiernos anteriores, mantiene una relación privilegiada con Mohammed VI, el tiránico monarca marroquí que hace de “gendarme” para controlar a las personas migrantes que tratan de llegar al Estado español en busca de una vida mejor.

Y cada vez que Marruecos quiere presionar como parte de esos acuerdos, amenaza con levantar el control fronterizo. Por su parte, el Gobierno español ha desplegado al Ejército en Ceuta con el objetivo de apresar y devolver a las personas migrantes. Un trabajo sucio y racista que nos quiere vender como una actuación legítima ante una amenaza a la seguridad de uno de los enclaves del imperialismo español en África.

En estos términos se pronunciaba Pedro Sánchez vía Twitter:

De nuevo, son las personas migrantes las que están pagando las políticas imperialistas y racistas de los gobiernos europeos, empezando por el Gobierno español que las trata como si fueran parte de una invasión, tal como asegura Abascal de VOX.

El Gobierno además mira para otro lado ante el conflicto en el Sahara Occidental, porque sus multinacionales tienen intereses económicos en la región. Igual que miran para otro lado todos los gobiernos europeos ante crisis migratoria africana porque, de nuevo, los intereses de sus multinacionales están detrás de conflictos armados y de la permanente situación de miseria que viven millones de personas en el continente.

De esta forma, el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos es fiel ejecutor de las polícias racistas de la Europa fortaleza: tanques y soldados contra personas migrantes, cientos de ellas niñas y niños.

Lo que Vox viene exigiendo en sus discursos cada vez más racistas, ya lo comienza a llevar adelante la “izquierda progresista” en el Gobierno. Detenciones y devoluciones frente a una crisis migratoria que va a continuar porque hunde sus raíces en el propio capitalismo imperialista.

Debemos rechazar y enfrentar esta política criminal del Gobierno español ante la crisis migratoria, así como denunciar su complicidad con Marruecos en el conflicto del Sahara Occidental. También debemos luchar por terminar con todas las políticas racistas e imperialistas que lleva adelante como parte de la Unión Europea y de la OTAN, aliados del Estado genocida de Israel que está masacrando al pueblo palestino estos días.

Es preciso echar abajo a este Régimen del 78 que no sólo es heredero del franquismo, sino de toda una historia colonial e imperialista en África, de crímenes y explotación sistemática. Ceuta y Melilla son remanentes de esa ocupación, lo mismo que el conflicto en el Sahara Occidental. Enfrentar las leyes de extranjería y luchar por la regularización de las personas en el Estado español, pero también organizar la solidaridad antiimperialista con las luchas como las del pueblo saharaui o el palestino.


Facebook Twitter

Jaime Castán

Nació en Zaragoza. Es historiador, periodista de Izquierda Diario y milita en la Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras (CRT) del Estado Español.

Seguir en Twitter

Prioridad a la represión: el Gobierno francés recluta a 30.000 policías reservistas

Prioridad a la represión: el Gobierno francés recluta a 30.000 policías reservistas

Se viraliza en Reino Unido una campaña para no pagar masivamente la luz y el gas desde el 1 de octubre

Se viraliza en Reino Unido una campaña para no pagar masivamente la luz y el gas desde el 1 de octubre

Marruecos recibirá 500 millones de euros de la UE para reforzar su poder sobre la frontera sur

Marruecos recibirá 500 millones de euros de la UE para reforzar su poder sobre la frontera sur

Plebiscito Constitucional en Chile: frente a un nuevo fraude histórico, por una salida independiente

Plebiscito Constitucional en Chile: frente a un nuevo fraude histórico, por una salida independiente

Abusos y explotación laboral en hoteles del Mundial en Qatar

Abusos y explotación laboral en hoteles del Mundial en Qatar

Mano de obra migrante mas barata y sumisa: el objetivo de la reforma de la Ley de Extranjeria

Mano de obra migrante mas barata y sumisa: el objetivo de la reforma de la Ley de Extranjeria

Descargas eléctricas, golpes hasta la muerte, “devoluciones en caliente”: testimonios de la brutal represión antimigrantes en Melilla

Descargas eléctricas, golpes hasta la muerte, “devoluciones en caliente”: testimonios de la brutal represión antimigrantes en Melilla

De Melilla a Texas, la feroz cara de las medidas antimigrantes

De Melilla a Texas, la feroz cara de las medidas antimigrantes