Internacional

SAHARA OCCIDENTAL

El Gobierno PSOE-UP justifica la condecoración a un torturador del pueblo saharaui

El Gobierno de coalición ha defendido la condecoración con la máxima distinción de la Guardia Civil que se otorgó en septiembre de 2019 a Abdellatif Hammouchi, un oficial de la policía marroquí acusado de torturas y asesinatos en el Sahara Occidental y el Rif.

Jorge Calderón

Historiador y Profesor de Secundaria, Zaragoza

Miércoles 5 de febrero | 18:00

La “Gran Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil”, concedida a este destacado represor marroquí durante el Gobierno en funciones de Pedro Sánchez, no es la única que tiene concedida por parte del gobierno español. El anterior gobierno del Partido Popular de Mariano Rajoy ya le concedió en 2015 la “Cruz al Mérito Policial con distintivo rojo”, la más alta condecoración del Cuerpo Nacional de Policía.

Ambas condecoraciones se otorgan exclusivamente a aquellos oficiales, generales o personal civil que se ha destacado por sus “sobresalientes méritos relacionados con el Cuerpo de la Guardia Civil o la seguridad pública”. Esta concesión debe contar, además, con la ratificación expresa del Consejo de Ministros. ¿En qué han podido consistir los "méritos" de este oficial marroquí, que ha permanecido siempre estrechamente vinculado a los Servicios Secretos y a la Inteligencia militar de su país?

Un siniestro personaje denunciado por Amnistía Internacional

Este torturador marroquí aparece en un informe de Amnistía Internacional de 2015 titulado “La sombra de la impunidad: Tortura en Marruecos y Sahara Occidental", que lo acusaba de estar detrás de más de 173 casos de tortura, asesinato y otras vulneraciones de derechos humanos supuestamente cometidas entre 2010 y 2014, especialmente en el Sahara Occidental y el Rif, sobre todo contra activistas de la causa saharaui.

Anteriormente, en Francia se le había iniciado un procedimiento judicial por torturas al preso político saharaui Naama Asfari. De hecho, en 2014 fue ordenada su detención por la policía judicial francesa para llevarlo a declarar a los Juzgados en relación con las denuncias de tortura contra presos políticos.

Pese a las demandas judiciales, Hammouchi no se presentó ante la Justicia francesa, alegando que se encontraba en una residencia diplomática, hecho que le concedía total inmunidad. Por esa misma razón, el hoy condecorado no pudo ser ni juzgado, ni condenado, y actualmente, sigue actuando en Marruecos con total impunidad, a través del importante cargo de Director General de la Seguridad marroquí.

Justificaciones vergonzosas del gobierno de PSOE-UP

Este pasado 2 de febrero, a preguntas del diputado de Bildu, Jon Iñarritu, el Gobierno justificó su decisión alegando que este personaje “está muy implicado personalmente en la estrecha colaboración con la Guardia Civil, especialmente en materia antiterrorista”.

Resulta que ahora asesinar y torturar a un pueblo, como el saharaui, que a diario sufre la brutal represión marroquí por su lucha por disponer de sus propios recursos y un Estado propio, es colaboración antiterrorista con el gobierno español.

En septiembre de 2019, el Ministerio del Interior dirigido por Marlaska, concedió también la máxima distinción de la Guardia Civil al jefe de la Gendarmería Real de Marruecos, el general Mohamed Haramou.

En su currículum vitae, el general Haramou exhibe con orgullo, enfatiza como un alto valor biográfico, el haber participado en 1975, siendo un niño, en la Marcha Verde, es decir en el inicio de la ocupación por parte de Hasam II del Sáhara Occidental que tan trágicas consecuencias tuvo para el pueblo saharaui.

Posteriormente decidió unir sus destinos al de las Fuerzas Armadas reales marroquíes y a partir de entonces su carrera no paró de ser un rápido ascenso en el escalafón militar marroquí.

Basta de excusas. Apoyo total al pueblo saharaui en su lucha por el fin a la ocupación y por su derecho a la autodeterminación

Lo que pone de manifiesto este tipo de “generosas” condecoraciones a estos integrantes de las áreas más siniestras del Estado marroquí hechas por el Gobierno en funciones del PSOE y ahora justificadas por el Gobierno “progresista” junto a Unidas Podemos, es que su política no variará ni un solo ápice del derrotero que ya escogieron los gobiernos anteriores en relación con su colaboración estrecha con la autocracia marroquí.

El Estado español, da igual el color político del gobierno, tras expoliar y masacrar al pueblo saharaui durante 80 años como colonia, se ha limitado a hacer meras declaraciones formales de apoyo. Pura demagogia, que no puede ocultar su compromiso y acuerdos con el régimen marroquí para el mantenimiento de la ocupación. Esta es la mejor vía que consideran para garantizar hoy los intereses de grandes empresas españolas -que expolian los bancos de pesca, la arena y los fosfatos saharauis - tanto en ese territorio como en el mismo Marruecos.

Incluso partidos, como Unidas Podemos, que siempre habían dicho defender la causa saharaui, la olvidan al entrar al gobierno estatal y callan cuando se condecora a los responsables de la represión marroquí. Otro sapo, u otro "consenso" del 78, asumido por los ministros de Podemos e IU para sentarse en la mesa del consejo de los martes.






Temas relacionados

Gobierno de coalición PSOE-UP   /   Sahara   /   Saharauis   /   Sáhara Occidental   /   Marruecos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO