Política Internacional

BRASIL

El Supremo Tribunal de Brasil dejó en suspenso la votación contra Sergio Moro

El máximo tribunal postergó el juzgamiento por parcialidad contra el ex juez. Kassio Nunes, un juez designado por Bolsonaro pidió más tiempo para evaluar el caso.

Diego Sacchi

@sac_diego

Martes 9 de marzo | 20:20

La Sala Segunda del Supremo Tribunal Federal de Brasil decidió posponer la votación sobre la parcialidad que tuvo el ex juez del Lava Jato, Sergio Moro, en los procesos judiciales contra el expresidente Lula.

Al momento de la suspensión la votación estaba 2 a 2, el voto del juez Kassio Nunes, designado por Bolsonaro y apoyado por un sector de los partidos del “centrao” que se opusieron al Lava Jato, hizo uso del recurso de "vista indeterminada" para analizar en profundidad las acusaciones.

Kassio es un juez al que denominan como garantista por haber impulsado la reforma de la ley de “Ficha Limpia” que favorecería a muchos de los dirigentes políticos apuntados por la Operación Lava Jato.

Se especula con que el motivo del juez para pedir tiempo es esperar un gesto del gobierno de Bolsonaro y sus aliados para terminar de derrumbar las causas que catapultaron a Moro como una de las figuras más importantes del país.

Los jueces que votaron contra el exministro de Justicia de Bolsonaro fueron Gilmar Mendes y Ricardo Lewandowski quien planteó que los chats revelados por la investigación del sitio The Intercept, en el que se prueba la coordinación entre Moro y sus fiscales de Curitiba para impedir que Lula intervenga en las elecciones de 2018 y forzar su inhabilitación, sean entregados a la defensa del ex mandatario.

El habeas corpus que plantea la parcialidad del exjuez Sergio Moro fue presentado por la defensa de Lula en 2018, en ese momento con el voto contrario de Fachin y Carmen Lucía y el pedido de vista de Gilmar Mendes.

Este "empate" no cambia la decisión del juez Fachin de anular las causas y mantener los derechos políticos de Lula, que comienza a aparecer como principal adversario de Bolsonaro.

Te puede interesar:Lula y el ajedrez golpista detrás de la anulación de sus condenas

En este último sentido, Lula aparece como el mayor dispositivo con el que cuenta la burguesía brasileña para contener la lucha de clases. Los cálculos sobre la rehabilitación de Lula como único candidato capaz de derrotar a Bolsonaro en las elecciones de 2022 ya se venían haciendo desde hace tiempo. Merval Pereira, voz de O Globo y notorio defensor de la proscripción de Lula en 2018, ya planteó con simpatía la hipótesis de la restitución de los derechos políticos del líder petista por parte del Tribunal Supremo.

El propio STF asentía en esta dirección: Gilmar Mendes preparaba la votación sobre la investigación de Moro, e incluso el propio golpista “reconvertido”, Edson Fachin, afirmó que la candidatura de Lula en 2018 habría "hecho un bien a la democracia y fortalecido el estado de derecho". La operación fue compleja, pero está determinada por algunas condiciones: la restitución de los derechos políticos se harían con Lula actuando como válvula de escape del descontento social dentro de las fronteras del régimen golpista. Naturalmente, todo depende de que Lula y el PT asuman la protección de la obra económica del golpe, sus ajustes ultraliberales y antiobreros, como viene haciendo en los estados del Nordeste donde gobierna.

Con la votación suspendida, se mantiene el suspenso sobre qué pasará con la causa Lava Jato. La decisión de Edson Fachin favorable a Lula, también permitía mantener resguardado al Lava Jato, algo que está por definirse en estos cambios bruscos por parte de uno de los pilares del golpismo en brasil, el Supremo Tribunal Federal.






Temas relacionados

Jair Bolsonaro   /   Política Internacional   /   Sergio Moro   /   Lava Jato   /   Supremo Tribunal Federal   /   Lula da Silva   /   Brasil   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO