SUPLEMENTO

El XX Congreso del Partido Comunista y la carrera dinástica de Xi Jinping

André Barbieri

CHINA

El XX Congreso del Partido Comunista y la carrera dinástica de Xi Jinping

André Barbieri

El crítico literario Leo Spitzer consideró a Cervantes creador de un universo propio. Xi Jinping no puede aspirar a tal estatura, pero quiere dejar su huella en la construcción de una China propia. A partir del 16 de octubre, las grandes figuras del Partido Comunista Chino se reunirán en el Gran Palacio del Pueblo de Beijing para el XX Congreso Quinquenal. Ni una taza de té estará fuera de lugar; no se oirá ni un susurro de protesta. El Partido Comunista siempre ha estado obsesionado con el control. Pero bajo Xi Jinping, esa obsesión se ha profundizado. La reelección de Xi para un tercer mandato marcará el apogeo de su implacable centralización del poder durante la última década.

Al asumir un tercer mandato como líder del partido, Xi elimina de facto el sistema acreditado por las transiciones de liderazgo ordenadas de 2002 y 2012. En 2002, Hu Jintao sucedió a Jiang Zemin como secretario general del partido. En 2012, Hu dio paso a Xi Jinping. Xi preparó el escenario para su entronización de 2022 ya en el 19º congreso del partido en 2017, cuando no nombró a un sucesor de próxima generación para el Comité Permanente del Politburó. Tanto Jiang como Hu habían hecho esto cinco años antes de renunciar al poder.

Es, por tanto, un Congreso diferente a los demás. De hecho, el resultado sin duda será el fortalecimiento de la posición de Xi Jinping como líder supremo de la enorme maquinaria burocrática del PCCh, seleccionando personalmente al personal de más alto rango para llevar a cabo el “gran rejuvenecimiento de la nación china”.

Esto implica desafiar ciertas posiciones del imperialismo estadounidense en el tablero global, con el fin de mejorar las posiciones de la República Popular en la jerarquía del sistema capitalista. Habiéndose convertido en la segunda economía más grande del mundo, el capitalismo chino (a diferencia del modelo occidental, debido a la influencia del liderazgo estatal del PCCh) se ha convertido oficialmente en un “rival estratégico” de las potencias capitalistas occidentales. Dejando de lado la “estrategia de 24 caracteres” de Deng Xiaoping, que predicaba la circunspección y el bajo perfil de China en asuntos exteriores, siempre ocultando su verdadera fuerza, Xi Jinping quiere mostrar asertividad. El Partido Comunista Chino proyecta poder a nivel internacional, especialmente en la arena asiática, preparándose para la reincorporación de Taiwán y la integración territorial del Mar de China Meridional, buscando desafiar las posiciones atrincheradas de Washington en la región de Asia-Pacífico desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Los rápidos avances tecnológicos y la modernización de las Fuerzas Armadas (China ahora tiene la flota de guerra más grande del mundo) cumplen el propósito del “Sueño chino”.

Todos estos objetivos están subordinados a la centralización de todos los poderes en Xi Jinping, quien será ungido secretario general para un tercer mandato, rodeado de inestabilidades económicas, geopolíticas y de lucha de clases.

Un Congreso de Centralización de Poderes en Xi

El partido tiene más de noventa millones de miembros y está organizado en una estructura piramidal. Cerca de la cima está el Buró Político, o Politburó, que está compuesto por 25 oficiales, incluyendo personal militar, líderes provinciales y funcionarios centrales del partido. De este grupo surge el Comité Permanente del Politburó, compuesto por 7 miembros, que toma las decisiones más cruciales. El jefe del Comité Permanente es el secretario general del partido, Xi Jinping. En cada congreso, algunos miembros del Politburó y del Comité Permanente del Politburó se retiran o son destituidos. Algunos se van porque han sobrepasado los límites de edad informales del partido; la mayoría se jubila a los 68 años. Otros se van por razones más opacas, sobre todo porque no forman parte de la corte más cercana al secretario general. Aparte de ciertos ejercicios de adulación por parte de aficionados al gobierno en Pekín como Elias Jabbour, está claro que la organización burocrática del Congreso se impone desde arriba, y la última palabra la tiene Xi, que centraliza los poderes de manera imperial.

Esta centralización de poderes va más allá de la renovación de los títulos de secretario general, jefe de la Comisión Militar Central y eventualmente presidente del país. En noviembre de 2021, en la cumbre más importante del PCCh antes del XX Congreso, el Partido Comunista Chino aprobó su primera “resolución histórica” en 40 años, lo que efectivamente allanó el camino para que Xi Jinping permanezca en el cargo hasta al menos 2028; o de por vida. La resolución, la tercera adoptada desde 1945, declaró que el liderazgo de Xi era “la clave para el gran rejuvenecimiento de la nación china”, e invitó a “todo el partido, todo el ejército y la gente de todos los grupos étnicos a unirse a la región central. Comité con el camarada Xi Jinping como núcleo, para poner en marcha la nueva era del socialismo con peculiaridades chinas”.

Te puede interesar: La China de Xi Jinping: triunfalismo y nubarrones de tormenta

Mao Zedong y Deng Xiaoping, los dos líderes más reverenciados en la jerarquía burocrática, usaron resoluciones similares para asegurar su control del poder en 1945 y 1981, respectivamente. En 1945, Mao justificó una purga de sus enemigos, culpándolos de los errores del pasado para posicionarse como líder incuestionable. En 1981, la resolución de Deng decía que Mao había cometido graves errores y que la Revolución Cultural de 1966-76 había sido un “grave error” porque había allanado el camino para una situación caótica en el país. Deng había sido exiliado como parte de la Revolución Cultural, que la facción de Mao había lanzado con el objetivo original de recuperar el prestigio tras el fracaso del Gran Salto Adelante. Al criticar a Mao, aunque con cautela, Deng recuperó el apoyo público y procedió a implementar reformas procapitalistas. Jiang Zemin y Hu Jintao presidieron transiciones de poder pacíficas y ordenadas, con sus sucesores identificados con cinco años de anticipación. Ningún sucesor de Xi aparece remotamente a la vista. Parte de la centralización de poderes es la sacralización de su “filosofía” política, conocida oficialmente como “Pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas para una nueva era”. Aunque amplio y vago, se insertó en la constitución, lo que colocó a Xi en una liga más alta que sus predecesores inmediatos, Hu Jintao y Jiang Zemin. Sus filosofías también estaban consagradas en la carta, pero sin sus nombres adjuntos. El nombre de Deng Xiaoping se insertó solo después de su muerte, y su pensamiento se llama simplemente “teoría”. Xi fue el primer líder vivo desde Mao en ser nombrado guía del buen comportamiento chino. Algunos observadores creen que también se abreviará en la constitución como “Pensamiento de Xi Jinping “, evocando la breve fórmula de la filosofía del fundador, “Pensamiento de Mao Zedong”.

La entronización de Xi como un nuevo tipo de “gran timonel” en el régimen bonapartista del PCCh no disminuye la importancia de gestionar los intereses de una generación de nuevos funcionarios que luchan por asegurar sus privilegios. Uno de los aspectos principales del XX Congreso, además de la confirmación del tercer mandato de Xi, será la verificación del nuevo corpus de funcionarios que ascenderán. Es probable que figuras confiables como el vicepresidente Li Keqiang y el “zar” económico del gobierno, Liu He, se jubilen, llegando a la edad de 68 años. Por las características del régimen, las nuevas figuras deben combinar el predominio de la tecnocracia con la más absoluta lealtad a Xi Jinping. Entre bastidores, Liu He ya está siendo reemplazado por He Lifeng, excompañero de Xi Jinping durante los 17 años de carrera en los que estuvo al frente de la provincia de Fujian. El reemplazo de Li Keqiang, quien probablemente se instalará como el nuevo presidente de la Asamblea Popular Nacional en marzo, no está claro, y los dos principales contendientes son Wang Yang (del Comité Permanente del Politburó ) o Hu Chunhua (el funcionario más joven en ser nombrado) elevado al Politburó.

Los lazos personales con Xi son cruciales para definir términos, especialmente aquellos que compartieron tareas partidistas con él en Zhejiang, Fujian o Shanghái. Los protegidos de Zhejiang incluyen a Li Qiang y Chen Min’er, ahora jefes de partido de Shanghai y Chongqing. Timbre Xuexiang, quien encabeza la Oficina General del partido, sirvió a Xi en Shanghái. Los tres ya son miembros del Politburó, y líderes para su posterior promoción.

En todo caso, los nuevos candidatos al ascenso provendrán de la “sexta generación” de líderes del PCCh . Un rasgo llamativo de la sexta generación, en su mayoría nacidos después de 1960, es que fue la primera en llegar a la edad adulta en medio de la restauración capitalista, en un momento de relativa estabilidad tras las turbulencias de la Revolución Cultural, y de acercamiento a los Estados Unidos (ya iniciada con la reunión Nixon-Mao en 1972). Esto afectó especialmente el tipo de educación recibida por estos miembros del partido. Como la mayoría de la “quinta generación”, Xi Jinping fue sacado de la escuela en la década de 1960 y enviado a trabajar en el campo. Los miembros de la sexta generación, por el contrario, no tenían acceso restringido a la universidad y entraron después de que comenzaran las reformas procapitalistas de Deng en 1978. Muchos de estos empleados tenían períodos de educación universitaria en los EE. UU. o Europa. Otra característica de la sexta generación es el predominio de tecnócratas, en su mayoría ingenieros y científicos, varios de los cuales dirigían empresas estatales. Siete u ocho de estas figuras podrían incorporarse al Politburó, que probablemente estará marcado por la jerarquía de la carrera tecnológica con Estados Unidos. Es probable que ningún miembro de la sexta generación sea considerado heredero de Xi en este momento. Ha evitado ungir a un sucesor desde que rompió con la convención para permanecer en el poder solo por dos mandatos. La mayoría de sus favoritos actuales serán demasiado viejos para reemplazarlo si se queda por otra década.

Otra modificación será la disminución del poder tradicionalmente ejercido por los “ancianos” partidistas. Durante más de tres décadas después de la muerte de Mao en 1976, los líderes del partido ejercieron un poder considerable. Entre 1982 y 1992, se reunieron en un cuerpo consultivo formal, teniendo acceso a los documentos secretos más importantes del partido y reuniones periódicas con dignatarios extranjeros. En medio de la inestabilidad política generada por los eventos de Tiananmen y sus repercusiones, se reunieron frecuentemente con los líderes del gobierno en funciones frente a la costa de Beidaihe para discutir las directrices políticas del PCCh. Deng siguió siendo extremadamente influyente hasta su muerte en 1997. Esta vieja capa, que todavía está compuesta por Jiang Zemin y Zhu Rongji, tuvo una gran influencia en la burocracia del gobierno. Sin embargo, desde el ascenso de Xi Jinping en 2012, muchos de los beneficios de esta generación anterior se han reducido. Xi hizo todo lo posible para evitar el destino de su predecesor, Hu Jintao, quien sufrió una interferencia casi constante de su propio predecesor, Jiang Zemin. Jiang (cuyo gobierno había sido eclipsado por el anciano Deng) renunció como líder del partido en 2002, pero permaneció como jefe militar hasta 2004 y continuó dominando tras bambalinas mucho después. Xi dejó en claro que no toleraría ninguna interferencia de este tipo. En una advertencia a Jiang en 2015, el periódico oficial Xinhua aconsejó a los líderes retirados que prestaran atención al dicho “cuando la gente se va, el té se enfría”, y evitar tratar de promover aliados para prolongar su influencia.

Anticorrupción y Dinastía

Con la excepción de Xi Jinping, la posición oficial de un líder del partido chino no es un indicador de su verdadero poder de influencia. Li Keqiang, por ejemplo, ha sido un primer ministro notablemente débil a pesar de su puesto número dos en el partido.

Durante el primer mandato de Xi como líder del partido de 2012 a 2017, el segundo hombre más poderoso de China fue Wang Qishan, quien coordinó la campaña anticorrupción de Xi y ocupa el sexto lugar en la jerarquía del partido. Una posición crítica a tener en cuenta es quién emerge como jefe de la Comisión Central de Asuntos Políticos y Legales del PCCh. Este puesto es responsable de supervisar el vasto aparato de seguridad interna de China. Entre los principales candidatos para el puesto se encuentran dos funcionarios que trabajaron de cerca con Xi hace dos décadas mientras ascendía en las provincias de Fujian y Zhejiang: Chen Yixin y Wang Xiaohong.

La campaña anticorrupción de Xi se ha centrado en varios aliados de Jiang Zemin y Hu Jintao, sobre todo en la caída de Zhou Yongkang, quien en 2015 se convirtió en el primer ex miembro del Comité Permanente del Politburó en ser condenado por corrupción. Desde que asumió la dirección del partido en 2012, tomar medidas enérgicas contra la corrupción ha sido un discurso permanente de Xi, apuntando a “tigres y moscas”, funcionarios civiles y militares de alto y bajo rango, siendo simbólicos los casos de Bo Xilai , Guo Boxiong y Xu Caihou. Una de las claves del nuevo escaneo “anticorrupción” cumple con estos requisitos. En el período previo al 20º Congreso, los tribunales de China organizaron una serie de juicios por corrupción de alto nivel de la policía superior y del aparato de seguridad estatal. La semana pasada se dictaron sentencias de muerte, que pueden conmutarse por cadena perpetua después de dos años, a Fu Zhenghua, exministro de justicia de Xi; Sun Lijun, ex viceministra de seguridad pública; y Wang Like, ex funcionario de alto rango en Jiangsu. También se dictaron sentencias de prisión de más de 10 años para otros tres exjefes de policía y seguridad. Entre ellos se encuentra Liu Yanping, ex jefe anticorrupción, acusado de participar en el grupo de Sun Lijun. Victor Shih, profesor de economía política china en la Universidad de California, dice que la campaña es una advertencia “contra los actos abiertos de faccionalismo y desobediencia a los dictados de Xi Jinping en el período previo al 20º congreso del partido y más allá”. Aunque las sentencias fueron en su mayoría por corrupción, los funcionarios señalaron que todos los casos estaban relacionados con una “banda política” desleal al presidente chino.

Esto tiene consecuencias para la dirección del partido. En su década en el poder, Xi Jinping alteró la composición del Comité Central chino como ningún otro líder lo había hecho desde 1997. Las purgas liberaron espacio para que los fieles seguidores del nuevo mandarín ocuparan puestos vitales de responsabilidad administrativa y política en el PCCh. Según datos de Victor Shih y Junyan Jiang, al menos 36 miembros del Comité Central han sido destituidos en 10 años, puestos ocupados por simpatizantes de Xi que compartían servicios con él en Fujian, Zhejiang y Shanghái. Estas vacantes recogidas por la campaña anticorrupción, sumadas a las derivadas de la jubilación de empleados a los 68 años, dieron a Xi un amplio margen de actuación: el 65 % de los 270 miembros del Comité Central han sido sustituidos desde 2017, y el 66% de los 25 miembros del Comité Permanente del Politburó también fueron. Es incuestionable que la corrupción adorna la estepa como el fuego dentro del PCCh . Pero precisamente porque el fenómeno es tan generalizado, circunscribir los objetivos de Xi a “acabar con la corrupción” no es convincente. La política del nuevo gran timonel es construir una dirección política a su imagen y semejanza.

Lo mismo hizo con el propio Politburó y su Comité Permanente. Los 6 miembros del Comité Permanente del Politburó (Li Keqiang, Li Zhanshu, Wang Yang, Wang Huning, Zhao Leji, Han Zheng) que comparten el organismo con Xi son servidores leales de Xi. De los 15 miembros promovidos al Politburó por Xi en 2017, 5 miembros ascendieron a altos cargos en la jerarquía del PCCh (Cai Qi, Ding Xuexiang, Huang Kunming, Yang Xiaodu y Li Xi), todos con carreras que interactuaron con la del Secretario General. Ding Xuexiang podría, por su edad, servir dos veces como primera ministra (posición actual de Li Keqiang) la segunda más influyente en el PCCh.

Como recuerda François Bougon, en Dentro de la mente de Xi Jinping, Xi argumenta que la historia del Partido debe considerarse como un todo, enfatizando que las eras de implementación del socialismo y de reforma y apertura serían complementarias. No deben estar separadas unas de otras, y mucho menos opuestas entre sí. Xi no quiere una historia llena de errores y contradicciones, ni una que plantee dudas sobre el gobierno unipersonal de China (algo que el PCCh considera que fue fatal para la disolución de la Unión Soviética). Su función es más que un punto de unión. Mao ayudó al pueblo chino a “ponerse de pie” después de un siglo de humillación por parte de las potencias extranjeras. Deng puso a China en el camino de “hacerse rico” después de siglos de pobreza. Ahora, Xi está ayudando a China a “volverse fuerte”. Esta última fase será reafirmada en el XX Congreso. Pero los desafíos son enormes.

Las turbulentas circunstancias del Congreso

El Congreso está sumido en problemas internos y externos para la administración Xi. Primero, la disputa estratégica con Estados Unidos dejó las relaciones bilaterales en el peor estado desde 1979. Días antes de que comenzara el Congreso, Joe Biden dio a conocer el primer documento de estrategia de seguridad nacional de su administración. China se destacó como el principal rival estratégico de Estados Unidos. “China alberga la intención y, cada vez más, la capacidad de remodelar el orden internacional a favor de un orden que incline el campo de juego global en su beneficio”, escribió Biden en una introducción al documento de 48 páginas. Bajo la estrategia de seguridad nacional, EE. UU. enfrenta dos desafíos estratégicos: la competencia posterior a la Guerra Fría entre las grandes potencias y desafíos transnacionales que van desde el cambio climático hasta problemas de salud global. Hablando de estrategia, el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan describió a China como el “desafío geopolítico más importante”: mientras que Rusia representa una amenaza “inmediata y continua”, “carece de las capacidades multifacéticas de la República Popular China”.

Al presentar a China como el desafío más serio, el documento establece que EE. UU. actuaría para garantizar que EE. UU. conserve su supremacía contra China “en los dominios tecnológico, económico, político, militar, de inteligencia y de gobernanza global”. En efecto, Washington ha declarado la guerra abierta contra el avance tecnológico de China. Según los nuevos controles de exportación anunciados en octubre de 2022, los semiconductores fabricados con tecnología estadounidense para su uso en inteligencia artificial, computación de alto rendimiento y supercomputadoras solo pueden venderse a China con una licencia de exportación. El objetivo es aumentar la dificultad de las empresas chinas para obtener o fabricar microchips informáticos avanzados, desarrollar supercomputadoras con aplicaciones militares que van desde el modelado de armas nucleares hasta el desarrollo de armas hipersónicas, y frenar su progreso en el campo de la inteligencia artificial. Empresas yanquis como Lam Investigación, Aplicada Materials y KLA Corporation, junto con ASML holandés, las principales empresas de diseño y fabricación de equipos de fabricación de semiconductores, anunciaron bloqueos de exportación de estas herramientas críticas para empresas chinas líderes como Semiconductor Manufacturing International Corp, el Yangtsé Memory Technologies Co y ChangXin memoria. Las restricciones también prohíben que los ciudadanos y las empresas estadounidenses brinden apoyo directo o indirecto a las empresas chinas involucradas en la fabricación avanzada de chips. Aún más importante que prohibir la importación de dicho equipo es la determinación de que los investigadores y científicos con ciudadanía estadounidense tienen prohibido ayudar al desarrollo tecnológico chino.

Se trata de un revés importante para la aceleración de los planes de Xi sobre el liderazgo tecnológico chino en nichos de vanguardia, como se indica en Made in China 2025. Reflexivamente, podemos decir que la medida no detendrá el desarrollo tecnológico de la República Popular, que gana nuevos estímulos para acceder a capacidades endógenas; tampoco se podría mantener el liderazgo estadounidense con la obsolescencia del aparato técnico chino únicamente, como afirma la investigadora Esther Majerowicz. La desaceleración en la fisura de la frontera tecnológica la sentirá China pero también EE. UU., con miles de millones en pérdidas para sus empresas. Sin embargo, la medida es dura y requerirá que el gobierno adopte políticas drásticas de Beijing para evitar la obstrucción de los suministros.

Este desenlace obstaculiza a China en otro objetivo estratégico, el de reincorporar a Taiwán. El problema de Taiwán es el tema más importante en la agenda inconclusa de reunificación nacional de China. Cierto es que Xi demostró disuasión y presión con la inédita respuesta militar a la visita de Nancy Pelosi a Tsai Ing-wen, en agosto, cuando realizaba un ejercicio militar lanzando misiles reales que sobrevolaban la isla (y también partes de regiones bajo control japonés). Sin embargo, el gobierno de Taiwán ha estado forjando lazos más estrechos con Washington, con una población que ve cada vez más su identidad nacional en oposición a China continental. Bajo la presión del Pentágono, se incrementó el entrenamiento militar del ejército taiwanés para aumentar su capacidad de disuasión de una posible invasión. No es el único en el este de Asia. Fumio Kishida, primer ministro de Japón, está rediseñando la estrategia de seguridad nacional de acuerdo con el crecimiento del poderío militar chino. El gobierno ya planea aumentar su presupuesto de defensa en aproximadamente un 11 % a más de 6 billones de yenes (41 000 millones de dólares estadounidenses) al año para marzo de 2024. Kishida está considerando desarrollar capacidades de contraataque contra bases enemigas y quiere adquirir misiles de crucero con un alcance de más de 1000 km, lo que le permite alcanzar objetivos dentro de Corea del Norte o China. “Necesitamos hacer un examen exhaustivo para determinar si la capacidad de defensa de Japón es adecuada o no. Estaremos completamente preparados para responder a cualquier escenario posible en el este de Asia para proteger las vidas y los medios de subsistencia de nuestra gente”. En 2021, el AUKUS –el plan de rearme nuclear de Australia, con la cooperación de EE. UU. y el Reino Unido– completa los contornos de una situación de defensa más compleja en China, aunque los avances del Ejército Popular de Liberación se dan a grandes pasos.

Otro problema grave es la economía china. China registró un crecimiento del PIB del 0,4 % en el segundo trimestre respecto al año anterior, y continuó desacelerándose en julio, con la actividad manufacturera y minorista reprimida por la política “Covid cero” y una crisis inmobiliaria persistente. La producción industrial de julio creció un 3,8% respecto al año anterior, frente al 3,9% de junio, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS). El FMI predice que la segunda economía más grande del mundo se expandirá un 3,2% en 2022, por debajo de su estimación anterior del 3,3%. Roland Rajah y Alyssa Long de Lowy Institute , reveló un informe pesimista, según el cual el crecimiento general aún se desacelerará a alrededor del 3 % para 2030 y del 2 % para 2040. Con la desaceleración económica, regresan los problemas sociales más acuciantes, como el desempleo y la desigualdad. La tasa de desempleo entre los jóvenes de 18 a 24 años es del 20 %, un récord, aunque el desempleo urbano ha disminuido como promedio general.

Contener la tasa de desempleo y la desigualdad social fue la razón principal de la política de prosperidad común, que nada tiene que ver con una supuesta desviación del contenido social capitalista del Estado chino. Como explicamos aquí, la “prosperidad común” de Xi Jinping pretende evitar estallidos sociales que socaven la estabilidad política en un momento delicado del conflicto entre Pekín y Washington; ampliar la capacidad de consumo de la nueva clase media y el potencial mercado interno chino; dividir las filas de los trabajadores, registrando ciertos salarios y derechos laborales para un sector en detrimento de los demás; disciplinar a ciertos grandes monopolios según los designios políticos del PCCh. Estos objetivos se hacen más difíciles en un escenario de ralentización económica y crisis del sector inmobiliario, que supone casi el 25 % del crecimiento chino.

Esta situación empeora el estado de ánimo de la población sobre políticas impopulares como el Covid-cero. La histeria de la política de contención de la pandemia ha llevado a bloqueos en serie en las ciudades más grandes de China, incluidas Shanghái, Tianjin, Chengdu y Shenzhen , centros económicos, comerciales y tecnológico-industriales. La desesperación toca a sectores que hasta ahora se han beneficiado de las reformas, base social central del régimen que le permite ejercer mayor opresión y silenciar a la clase trabajadora, urbana y migrante. La escasez de alimentos, los insoportables periodos de aislamiento y las enfermedades mentales crearon en las redes sociales chinas asociaciones con el hambre durante el “Gran Salto Adelante” (1958-1962), las mismas redes que se inundaron de noticias sobre miembros de la clase media que decidieron buscar en Google las mejores formas de abandonar el país. Como dice Juan Chingo,

Podríamos decir que el régimen ’oriental’ en China basado en una gran centralización estatal -donde se concentra su carácter represivo- se complementa con una dimensión disciplinaria similar a la de Foucault, es decir, configuraciones de poder y saber que dan forma al sujeto.

La forma de gobernar por campañas administrativas, herencia de la época maoísta, provoca fisuras sociales de difícil reparación –aunque el ejercicio cotidiano de difusión de la ideología nacionalista es un imán para mantener unida a la pequeña burguesía adinerada de los grandes centros–.

Externamente, la guerra en Ucrania y la participación directa de Rusia es un dolor de cabeza para Xi. Por un lado, Estados Unidos ha logrado hasta ahora hegemonizar a Europa a través de la OTAN, como sostiene Wolfgang Streeck , y dejar de lado la pueril noción de la “soberanía estratégica” del Viejo Continente. Este fortalecimiento de las posiciones de Washington en Europa va acompañado de una asociación más estrecha entre Xi y Putin. Pero el estrechamiento no significa que no haya fricción. Más allá de todas las vicisitudes de la guerra, Putin está volviendo a poner sobre la mesa la noción de la intervención de un estado en la soberanía y los intereses nacionales de otro estado. Las potencias imperialistas estadounidenses y europeas son expertas en destruir otras naciones interfiriendo con su soberanía; China está comenzando a aprender cómo manejar el caso de manera más sutil. Sin embargo, no quiere ver los dedos de Washington y Tokio sobre sus intereses, especialmente Taiwán. Desde la década de 1950, la República Popular ha adoptado el lema de “respeto mutuo” y “no injerencia” en los asuntos internos. La fórmula estándar para las amenazas de Beijing al imperialismo estadounidense se basa en este lema. La prolongación de la guerra en Ucrania está haciendo más presente en el léxico geopolítico el tema de la violación y pérdida de territorios, tras una década de Guerra Fría. Además, Biden espera que un revés militar de Putin tenga un impacto negativo en China y debilite esa alianza euroasiática.

Esto hace que la relación entre Xi Jinping y Putin sea más compleja. La cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai en Samarcanda, Uzbekistán , retrató un malestar ineludible entre Xi y Putin, y el presidente ruso reconoció las “preocupaciones” del chino mandarín sobre la guerra. El encuentro tuvo lugar poco después de la contraofensiva ucraniana que había retomado la región de Kharkiv. China necesita un aliado que luche, que no sea aplastado en el campo de batalla. A pesar de lo impredecible del escenario de guerra, Putin tiene ventajas para China. Un partidario estoico de la política china sobre Taiwán, Putin comparte con Beijing el objetivo de controlar los intereses estadounidenses en Europa y Asia. China celebra ejercicios militares y navales conjuntos con Rusia, lo que permite al EPL ponerse en contacto con la moderna tecnología de guerra rusa. Las ganancias comerciales de China, además, son evidentes: adquiere gas y petróleo rusos a precios bajos, lo que incrementó el comercio bilateral en un 31 %. Geopolíticamente, la fragilidad de Rusia la convierte en un socio menor, de manera aún más palpable, en la asociación en la que la República Popular desempeña el papel dominante. Esto ya se expresa en las nuevas relaciones de Pekín con los países de Asia Central (Kazajstán, Uzbekistán , Tayikistán, Turkmenistán y Kirguistán), históricamente sujetos al gobierno ruso.

Sin embargo, China tiene que tener mucho cuidado de no empeorar sus relaciones con Occidente, que ya está bastante deteriorada y lejos de estar libre de la nociva dependencia tecnológica que la debilita frente a Washington. El Gobierno de Xi Jinping trata de mantener un equilibrio entre apoyar a Putin, pero sin apostar públicamente por su suerte al firme apoyo que las potencias occidentales han adoptado con Ucrania. El tema de la defensa de la soberanía territorial y los intereses nacionales de China será un punto polémico del XX Congreso, inmerso en el espinoso tema de la guerra, que solo irá tras bambalinas...

Un mundo con menos margen de maniobra

El curso del Congreso dejará más claro cuáles son las prioridades para el próximo quinquenio. Las preguntas más difíciles para el régimen bonapartista chino vendrán después del tercer mandato de Xi. La desaceleración de la economía china, la crisis demográfica y el enfoque de EE. UU. en interrumpir la carrera tecnológico-militar de China son desafíos importantes. La crisis de Evergrande fue la constatación de que el sector inmobiliario ya no puede ser el principal motor dinámico de China, como lo ha sido en los últimos 40 años. Después de 30 años en los que millones de trabajadores abandonaron sus aldeas rurales para irse a las ciudades, la mayor migración en la historia de la humanidad ahora se ha ralentizado sustancialmente. El encogimiento de las ciudades y la reducción de la población está ligado al cambio en el patrón de crecimiento chino, que a partir de 2008 pasó a centrarse en el mercado interno y la producción de alta tecnología, alejándose de la dependencia de la inversión estatal en iniciativas intensivas en mano de obra industrial, orientadas a la exportación.

Lejos de ser un actor subversivo del orden imperialista, la República Popular de Xi Jinping quiere ganar posiciones privilegiadas en él. China quiere liderar una “reforma de la gobernanza global” y acercarse al centro del escenario. Nunca antes China ha podido reclamar tal posición, y más que nunca surgen dudas sobre si estas condiciones acumuladas son suficientes. Múltiples fuerzas estructurales están trabajando en China en medio de las festividades en la Plaza de Tiananmen. Algo similar sucedió en la China imperial de Qianlong. A fines del siglo XVIII, China dominaba a más de un tercio de la población mundial, tenía la economía más grande del mundo y, por área, era uno de los imperios más grandes de todos los tiempos. Sin embargo, hacia el final de la vida de Qianlong, la economía china comenzó a declinar debido a la corrupción y el despilfarro en su corte y una sociedad civil estancada. Las medidas represivas contra las revueltas campesinas no pudieron cambiar el curso descendente de la dinastía Qing. El mundo es mucho más complejo hoy de lo que era en los días del gobernante manchú .

La guerra en Ucrania, las crisis alimentaria y energética, la alta inflación y el desempleo, proyectan inestabilidades persistentes. La lucha de clases es un factor que volverá con peso en el invierno europeo, como anuncia Francia con la huelga de los petroleros. En China, el creciente desempleo entre la juventud trabajadora, el descontento con la política Covid-cero y la rampante desigualdad social pueden ser el detonante de procesos de lucha de clases ya vistos por Xi Jinping en la última década, como el bienio obrero 2015-16. Las aspiraciones imperiales del burócrata del PCCh se verán arrojadas al torbellino de la crisis mundial.


VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
COMENTARIOS
CATEGORÍAS

[Partido Comunista de China (PCCh)]   /   [Xi Jinping]   /   [China]   /   [Internacional]

André Barbieri

@AcierAndy
Nacido en 1988. Licenciado en Ciencia Política (Unicamp), actualmente cursa una maestría en Ciencias Sociales en la Universidad Federal de Río Grande el Norte. Integrante del Movimiento de Trabajadores Revolucionario de Brasil, escribe sobre problemas de política internacional y teoría marxista.
COMENTARIOS