Mundo Obrero Estado Español

CRISIS

El desempleo aumenta en 622.600 personas durante 2020

Se trata de una de las peores cifras en la última década y muestra como es precisamente la clase trabajadora la que está pagando las peores consecuencias de la crisis desatada por el coronavirus.

Jueves 28 de enero | 14:58

El 2020 terminó como uno de los peores años en materia de desempleo. Según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa 622.600 personas han perdido su empleo y el paro escala hasta el 16,1%.

El descalabro se produjo especialmente durante el segundo trimestre del año, que es cuando se produjeron los confinamientos generalizados y la primera ola golpeó especialmente fuerte. En ese trimestre se perdieron alrededor de un millón de empleos y aunque durante el último medio año la cifra de parados logró cambiar la tendencia no consigue recuperar lo perdido en la primavera.

Se trata de la cifra más alta de pérdida de empleo desde 2012. También el 2020 rompe la dinámica de creación de puestos de trabajo durante los últimos siete años y la previsión de una ligera bajada del paro que pronosticaban diversos organismo internacionales.

Esta pérdida abrupta de puestos de trabajo no tiene en cuenta a los trabajadores que se encuentran en situación de ERTE. Actualmente alrededor de 700.000 personas se encuentran en esta situación. En el momento álgido de la pandemia, durante la primera ola, 3,4 millones de trabajadores estuvieron suspendidos temporalmente, a lo que se le suma el ya mencionado dato de un millón de desempleados durante ese trimestre. Se produjo por tanto una parálisis sin precedentes de la economía que dejó desamparados a una enorme proporción de trabajadoras y trabajadores y sus familias.

Entre los inmigrantes y la juventud es donde más golpea el desempleo, agravando la ya deteriorada situación existente antes de la pandemia. Entre los menores de 25 años, por ejemplo, el desempleo subió más de 10 puntos y la tasa de paro se sitúa en el 40,1 %, la más alta de Europa.

Estas cifras muestran como es la clase obrera la que está pagando las consecuencias de la actual crisis. En contra del discurso del gobierno, se dejó en plena pandemia, que la patronal despidiese impunemente a cientos de miles de trabajadoras y trabajadores.

Unidas Podemos y el PSOE, anunciaban a bombo y platillo una serie de decretos para defender el empleo, entre ellos los que generalizaron los ERTEs. El dato de desempleo es la mejor demostración de que esto es falso, y de hecho este año ha sido uno de los más duros para las condiciones de vida de las clases populares, mientras al mismo tiempo la gran patronal seguía manteniendo sus negocios e incluso aumentaba sus fortunas.

La última negociación para ampliar los ERTEs ya mostró a una patronal dispuesta a avanzar para que el gobierno le facilite aun más los despidos. Los grandes capitalistas se preparan nuevamente para un año marcado por la pandemia y las dificultades económicas. Es debido a eso que la clase trabajadora tiene que organizarse y exigir a la burocracia sindical que luche en contra de los despidos en cualquier empresa, y levante un programa que pase por el reparto de horas sin reducción salarial y la expropiación bajo control de sus trabajadores de toda empresa que cierre o despida. Solo uniendo a trabajadores de distintos sectores y mediante el desarrollo de la lucha de clases es como conseguiremos que esta crisis no la paguemos las clases populares.






Temas relacionados

Mundo Obrero Estado Español   /   Crisis    /   Desempleo   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO