Internacional

Afganistán

El discurso de Biden, amenazas para disfrazar la derrota

Luego de los ataques suicidas que dejaron al menos doce muertos, Biden aseguró que no perdonarán al ISIS.

Jueves 26 de agosto | 21:53

EFE/EPA/Stefani Reynolds

Este jueves por la noche el presidente Joe Biden realizó un discurso donde “denunció” dos ataques terroristas en el aeropuerto de Kabul, zona aún controlada por el ejército de EE. UU. El caos reina en la capital afgana desde que la semana pasada el Talibán la tomó casi sin resistencia mientras EE. UU. y sus aliados en la zona comenzaban la evacuación de las tropas.

Biden aseguró que iban a “cazar” a los responsables y “hacerlos pagar”, una amenaza muy fuerte viniendo del jefe del imperialismo pero que tiene pocas posibilidades de éxito. ISIS probó en reiteradas oportunidades que es un enemigo esquivo. Trump lo dio por muerto hace años.

Pareció más bien un grito impotente, una pose para intentar bajar el costo político de la retirada, que no es más que el epilogo de la derrota de la llamada guerra contra el terrorismo, el último gran proyecto hegemónico de EE. UU.

La retirada de las tropas de ocupación tiene fecha de finalización este 31 de agosto y varios analistas indican que es prácticamente imposible que se logre evacuar a todo el personal estadounidense. A esto se suman los ciudadanos que eligen quedarse, principalmente porque tienen familia y EE. UU. se niega a darles una visa.

Biden tuvo precisión quirúrgica para evitar decir si completarán la operación antes de la fecha indicada o si deberían extenderla, algo que, por supuesto, disgusta a los Talibán, que ya dijeron que ese escenario tendría un costo.

También fue muy preciso en atacar a ISIS K, la “filial” en Kabul del Estado Islámico, que asumió la responsabilidad por los ataques. Incluso por momentos pareció defender al Talibán, diciendo que no hay evidencias de complicidad entre ambos grupos en los ataques de hoy y que si hay cierta cooperación entre el ejército imperialista y los Talibán, por ejemplo en el control del perímetro del aeropuerto.

A todas luces su discurso fue una justificación de la retirada, denostada tanto por demócratas como republicanos, y más aún ahora. Pero además de la justificación, Biden intentó deslindar responsabilidades para evitar pagar el costo político del fracaso histórico, o al menos una parte.

Ante la pregunta de un periodista sobre los muertos del ataque dijo claramente “asumo la responsabilidad” pero a renglón seguido invocó la culpa de Trump, quién hizo el acuerdo original con el Talibán para retirar las tropas.

La perla de la noche llegó cuando el presidente aseguró que habían ganado la guerra “en relación a la razón por la que originalmente habían ido ahí” y que por eso no tenía sentido quedarse en Afganistán. Irónicamente la guerra contra el terrorismo termina con un ataque terrorista.

Pero ni siquiera el imperialismo yanqui puede tapar el sol con el dedo.






Temas relacionados

Joe Biden   /   Afganistán   /   Estado Islámico   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO