Juventud

MÚSICA Y POLÍTICA

El hip hop como contracultura y su nacimiento de la mano del movimiento negro

Así como otras innovaciones culturales, el hip-hop es producto de momentos de grandes cambios sociales y políticos. En este primer artículo de una serie dedicada a la historia de éste género, queremos repasar brevemente su historia en la década del 1970 como movimiento contracultural.

Nicolás Mansilla

Estudiante Sociología - UBA @nicxmvnsi

Miércoles 10 de junio | 11:57

Durante fines de la década de 1960 y comienzos de la de 1970, el mundo estaba atravesando un momento de tensión producto de la guerra fría y la invasión estadounidense a Vietnam, y posteriormente la crisis del 73. En éste contexto es que aparece una nueva oleada mundial de rebeliones populares y ascensos obreros producto del levantamiento del Mayo Francés, donde la juventud, junto a la clase obrera, entra en escena como un nuevo actor político a escala global. Grandes innovaciones culturales fueron hijas de este proceso. Nuevas vanguardias en el cine, el arte, literatura, la música. Dentro de todas ellas, el Hip-Hop surge como movimiento contracultural a comienzos de los 70 en el Bronx, ciudad de Nueva York.

¿Qué estaba pasando en EE.UU en ese momento?

Entre finales de los años 60 y comienzos de 1970 se vivieron grandes intervenciones callejeras cuyos protagonistas fueron jóvenes y trabajadores: el movimiento anti-guerra encabezado por quienes rechazaban la guerra de Vietnam, la segunda ola del feminismo con la huelga de mujeres de 1970, el levantamiento de Stonewall en el que jóvenes LGBT se enfrentaron el hostigamiento policial, y el movimiento negro que pasaba por uno de sus momentos de mayor actividad.

En cuanto al movimiento negro, vivía uno de sus momentos de ascenso. Durante toda la década del 60 se desplegaron una serie de revueltas y surgieron grandes personalidades como Malcolm X, Martin Luther King o el Partido Panteras Negras que encabezaron la pelea del movimiento por los derechos civiles.
Entre todos los correlatos artísticos y culturales de ésta época, el movimiento negro iba a ser uno de los principales pilares de la fundación del rap, graffiti, DJing, Bboying, y todo lo que hoy conocemos como Hip-Hop.

Te puede interesar: Las revueltas negras en EEUU, el ascenso de la década del 60 y el largo verano caliente

El Bronx, la cuna del Hip-Hop

El “Southern Bronx” era uno de los barrios obreros más pobres con mayoría de población negra y puertorriqueña. Además del problema estructural que implicaba la segregación racial, estaba atravesando una crisis habitacional producto de obras de infraestructura, donde la caída del precio de las propiedades generó que muchos propietarios manden a incendiar los edificios de la ciudad para luego poder cobrar la plata del seguro. La población obrera blanca comenzó a trasladarse a los suburbios. Fueron los migrantes y negros, -los que en peores condiciones estaban para los préstamos hipotecarios-, quienes habitaron el Bronx reconstruyendo una parte de la ciudad que estaba literalmente en ruinas, consolidando así su carácter de ghetto.

Durante uno de los momentos de mayor auge del Partido Panteras Negras, existieron en distintas partes del país, organizaciones y pandillas que tomaron sus ideales, así como también los de Malcolm X y la Nación del Islam. Conformaron originalmente grupos de autodefensa en los ghettos contra la policía, el narcotráfico y la violencia racial, compuestas en su mayoría por hombres y mujeres de las comunidades negras y latinas. En uno de estos grupos, el más importante del Bronx, llamado Black Spades, se encontraba uno de los fundadores del hip-hop: Afrika Bambaataa, uno de los líderes de ésta organización e ideólogos del movimiento.

En la vida cultural de Nueva York, existía una brecha enorme entre el boom de la música disco como fenómeno mainstream de la vida nocturna en el centro de la ciudad, y la vida cultural de los negros en el Bronx que eran segregados de éstos espacios. Para ése entonces, a comienzos de los 70, las pandillas neoyorquinas se disputaban el control de distintos territorios de la ciudad, y además de los enfrentamientos entre ellas, habían engendrado una serie de prácticas culturales que comenzaban a darle identidad a cada uno de estos distintos grupos, como su vestimenta o el uso del Graffiti, uno de los elementos de la cultura hip-hop.

Es entonces cuando el DJ Kool Herc, empieza a organizar fiestas clandestinas en los edificios del Bronx, donde acuden distintos miembros de éstas bandas, fiestas en las que se respiraba un aire totalmente distinto a los de las discotecas mainstream. Herc sorprendería a todos con una nueva técnica para pinchar los vinilos donde retomaría lo que consideró música negra de las décadas pasadas (como el Funk y el Soul) dándole un nuevo toque que se caracterizaría por ser un performance en vivo, loopeando distintas partes instrumentales de clásicas canciones sumando scratching (“rascar” o mover el vinilo) y breakbeat (recortar y sincronizar los momentos de “pausa” de las canciones originales) Además, un M’C (maestro de ceremonias) se encargaría de anunciar al DJ y animar a la fiesta con distintas frases, rimas y efectos de sonido, dando lugar a las primeras performances de rap improvisado o freestyle.

(Volante de las fiestas organizadas por kool herc)

En éste momento es que Afrika Bambaataa, líder de los Black Spades cuyo nombre provenía de Bhambatha, dirigente anticolonialista del pueblo Zulu, incursiona en el DJing, y posteriormente el mítico Grandmaster Flash. Junto con el pionero Kool Herc, son considerados la “santísima trinidad” que perfeccionó y popularizó este arte.

Zulu Nation: La oficialización del Hip Hop como movimiento contracultural

Hasta entonces los cuatro elementos centrales del hip-hop -el rap freestyle, el DJ’ing, Breakdance y Graffiti- no eran vistos más que como pasatiempos. Incluso se tiene muy poco registro de esta época al ser obras enteramente improvisadas.

La guerra de pandillas comienza a escalar en su nivel de violencia. Algunos relatan que fue producto de la intromisión del Estado en estas organizaciones, introduciendo el tráfico de drogas en su seno por parte de la policía. Tengamos en cuenta que durante los años de la presidencia de Nixon en EEUU (1969-1974), comienza la llamada “guerra contra las drogas”, donde el brazo represivo del estado persiguió y estigmatizó a los consumidores, en especial a negros y latinos: en los lugares más vulnerables apareció el crack como droga, con absoluta complicidad policial.

En 1976 el ya DJ y líder pandillero Afrika Bambaataa, luego de un enfrentamiento entre dos pandillas y la policía que causó el asesinato de su amigo Soulski, crea el movimiento “Universal Zulu Nation”, en honor a la lucha del pueblo africano. Llamaba a ponerle fin a la guerra entre pandillas y a que la juventud tome en sus manos el arte callejero que había creado como su vía propia de expresión. La creación de ésta organización bregaba por el fin de los asesinatos entre la comunidad negra a causa de la degeneración de las pandillas. Fue la primera vez que se usó el término Hip-Hop para designar a esta contracultura compuesta por sus cuatro elementos centrales y surgida en los barrios populares neoyorquinos como emblema de la identidad negra.

Aquí el carácter contracultural del hip-hop se profundiza. Una vez disminuída la actividad política del movimiento negro, encontrarían por esta vía, un canal de expresión y de reivindicación de las raíces negras. En el momento de apogeo de la música disco, muchos negros eran expulsados de los clubes por bailar breakdance, vestir sus atuendos pandilleros, o improvisar sobre las bases musicales. Se consolida entonces el carácter de protesta contra el arte mainstream; que según relatan sus protagonistas, proponía negar las raíces africanas de la comunidad negra, con la idea de “americanizarlos”

El apagón de 1977: El hecho que volvió al hip hop un fenómeno de masas

Si bien las fiestas hip-hop eran muy populares, casi nadie tenía acceso a hacerse de modernas consolas, vinilos y equipos de sonido para recrear el arte de los tres creadores del género. Es un 14 de Julio de 1977 durante un apagón de 24 horas en Nueva York, cuando esto da un salto.

Según el documental “Hip-Hop Evolution” de Darby Wheeler y Rodrigo Bascunan, durante esa noche de verano, producto de la pobreza y de una brutal ola de calor, se produjeron motines y saqueos en toda la ciudad. Curiosamente muchos hombres y mujeres fueron directo hacia los negocios de música y artículos electrónicos. Los días siguientes la ciudad se llenó de decenas de nuevas fiestas públicas y habilitó al surgimiento de nuevos grupos y rivalidades que llevarían el hip-hop a otro nivel y cruzarían definitivamente la frontera del Bronx.

En 1979, plagado de controversias por su éxito comercial y por abandonar el formato improvisado, se produce la primer canción grabada por un grupo de hip hop

El comienzo del hip-hop con contenido social y político

Con la llegada de la ofensiva neoliberal del presidente Ronald Reagan, la profundización de la miseria y la descomposición social de la mano del narcotráfico y boom del crack en los barrios, la banda pionera Grandmaster Flash & the furious five en 1981 crea lo que se reconoce como la primer letra de denuncia social en la historia del hip-hop. Hasta entonces las letras del rap estaban asociadas temáticas de fiesta fiel a sus raíces.

Con este hit en el que se gráfica cómo se vive en los barrios populares donde los negros son “ciudadanos de segunda”, el hip-hop comienza a consagrarse como uno de los géneros más populares y abre un nuevo abanico de posibilidades para futuras creaciones y temáticas relacionadas a lo que la gran mayoría de la clase trabajadora negra vivía cotidianamente. Luego de ésto, habría decenas de nuevos y famosos artistas que se harían conocidos durante la llamada “época dorada” de fines de los 80 y principios de los 90, como KRS-One, Wu-Tang Clan, Notorious BIG, NAS, Run DMC, Public Enemy, y en la costa oeste NWA, 2pac, entre otros.

El Hip-Hop nace de la mano del movimiento negro de los años 60 y 70 como fenómeno contra la cultura mainstream, para luego consolidarse en la década de los 80 y 90 como uno de los principales canales de expresión del descontento social. Con el triunfo del neoliberalismo, que aplastó muchas de las conquistas de la clase trabajadora, el pueblo negro conservó esta expresión cultural que se convertiría en un emblema de resistencia buscando fortalecer la solidaridad hacia el interior de su clase, y llegando a ser parte de la cultura de masas de las próximas décadas hasta la actualidad.

En próximas entregas, trataremos la “edad de oro” del rap durante los últimos años de los 80 y principios de los 90.

Te puede interesar:El techno, una herramienta de resistencia contra el racismo






Temas relacionados

Hip Hop   /   Música   /   Racismo   /   Estados Unidos   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO