Internacional

ITALIA

Elecciones regionales en Calabria y Emilia-Romaña: se derrumba el M5S, triunfa un "nuevo bipolarismo”

Este domingo, 26 de enero, las regiones italianas de Calabria y Emilia-Romagna fueron a la votación para renovar sus consejos y gobiernos regionales: una prueba muy importante en el escenario político italiano.

Viernes 31 de enero de 2020 | 13:35

El candidato del PD, Stefano Bonaccini. EFE

Esta era una elección particularmente crucial y sentida por el PD porque, con toda la fuerza a su disposición, la Lega di Salvini intentaba una disputa histórica en el corazón político-institucional, económico y cultural de la centroizquierda. De hecho, hasta último momento no se excluía en absoluto un éxito que permitiera a la derecha conquistar una fortaleza que hasta hace un par de años era simplemente inexpugnable.

El resultado real ha sido que el PD y la centroizquierda cantaron victoria por el mantenimiento de su "corazón" Emilia-Romaña, pero el voto devuelve la imagen de una centroizquierda que sigue perdiendo el gobierno de los municipios y regiones y que en su región "fuerte" —que ha gobernado durante cincuenta años—, ha ganado con un ajustado 51,42%, reduciendo la diferencia con la coalición de derecha, históricamente débil, a menos de 8 puntos. La candidata legista Lucia Borgonzoni obtuvo allí el 43,63% de los votos, con una confirmación de la reorganización de la antigua centroderecha, ahora caracterizada por una Liga permanentemente a la cabeza (también en Emilia-Romaña con el 32%) y Fratelli d’Italia, otrora derecha "marginal" de la coalición, permanentemente por encima de Forza Italia, en esta ronda incluso sacando el 8,6%.

La victoria de Salvini en Calabria, en cambio, es otro caso, en el espacio de pocos años, de una región gobernada tradicionalmente por la centroizquierda que se pasa a la derecha. En este caso, aprovechando la influencia institucional y social todavía fuerte de Forza Italia, - un partido en evidente estado de decadencia y ya marginal a nivel electoral a nivel nacional. El nuevo presidente de la región es, de hecho, el abogado Jole Santelli, diputado y exsubsecretario de los gobiernos Berlusconi y Letta. Esta victoria, la de Calabria, aumentó la diferencia - ¡25 puntos! (55,3% contra 30,1%) - con la centroizquierda local.

El colapso de la M5S: ¿hacia el agotamiento del tripolarismo?

Lo más llamativo de esta ronda electoral, sin embargo, es el colapso del Movimiento 5 Estrellas, que sigue bajando en el último año y medio, y que recoge sólo el 4,7% en Emilia-Romaña (¡y el 3,5% del candidato presidencial!) y el 6,3% en Calabria, convirtiéndose en el cuarto partido en ambas elecciones. ¡Qué lejos está ese 2018 en el que el M5S estaba emergiendo en la escena política italiana al recoger un tercio de los votos! Incluso el 17% de las elecciones europeas del año pasado parecían pertenecer a otra era política, en la que el M5S seguía siendo un partido imposible de excluir de la gran política, firmemente anclado a los escaños de gobierno gracias a sus maniobras oportunistas, sucumbiendo a las modas políticas del momento.

Considerando el enfoque ultraelectoralista del M5S, que no ostenta un papel de liderazgo en ningún sector social organizado, habiendo consumido también la influencia directa que ejerció en varios movimientos (como el No Tav y el ambientalista de Puglia), el partido de Casaleggio sigue perdiendo terreno. Además del retroceso de su papel como partido de gobierno, reducido por el continuo éxodo de sus parlamentarios y las fricciones internas que llevaron a la renuncia de Luigi Di Maio como líder del partido.

Por último, es importante considerar el factor de participación en esta ronda electoral: bajo en términos absolutos en Calabria (44,33%) y más alto pero polarizado en Emilia-Romaña (67,7%), una región también caracterizada por una participación históricamente mucho más alta.

Entre mayo y junio se celebrará una segunda ronda de elecciones regionales en Campania, Liguria, Marcas, Puglia, Toscana y Véneto. Esta será una prueba importante para evaluar varias cuestiones. Por un lado, si se confirma la debacle del M5S como actor de la gran política nacional. Por el otro, medir la dinámica del ascenso de la derecha y sus posibilidades de reconstituir una fuerte coalición de gobierno, capaz de retomar el papel de representante "legítimo" de los intereses de la clase dominante. Por último, sobre el grado de éxito de la operación de reconstrucción de la vieja centroizquierda como frente democrático con total hegemonía del PD y en detrimento de la izquierda "radical".

El PD defiende un feudo débil en un nuevo bipolarismo fluido

La coalición que apoyó a Stefano Bonaccini (un ex burócrata profesional del partido que también pasó por el proceso PCI-PDS-DS-PD y se distinguió como intérprete de la línea neoliberal) ha visto una contribución marginal de los partidos que se han presentado abiertamente con sus símbolos, y que de hecho ahora son fantasmas en la escena política nacional -los Verdes, el PSI, + Europa y el Partido Republicano-, mientras que ningún partido de centro-izquierda o de izquierda se ha presentado abiertamente, ni fuera ni dentro de la coalición liderada por el PD.

Esto es una vistosa aceleración del proceso de decadencia de la izquierda reformista italiana en el sentido más amplio del término, y al mismo tiempo una confirmación del éxito de la operación del PD y su secretario general Zingaretti para reciclar un discurso político menos abiertamente neoliberal, alternado con una perfecta continuidad con las políticas de recortes y represión del PD lideradas por Renzi, que permita reconstruir la conexión sentimental entre el partido y un "pueblo de la izquierda" lo más amplio posible, logrando imponer la idea de que no puede haber alternativas electorales, y mucho menos movilización social, fuera del PD y su frente democrático.

En este sentido, las dos listas cívicas "democráticas", "Presidente Bonaccini" (5,8%) y "Emilia-Romaña ecologista progresista valiente" (3,8%) han tenido un éxito considerable. Han reunido a exponentes de un sector político que hoy en día está bastante fragmentado a nivel formal-organizativo, pero que en la temporada política anterior estaba todo incluido en el PD y, en menor medida, en Izquierda Ecología Libertad.

Una caída en línea con la crisis de más de diez años de la izquierda reformista fue el resultado de las tres listas presentadas fuera de la coalición liderada por el PD, es decir, el PC, Potere al Popolo y Otra Emilia-Romaña que, en conjunto, reunieron el 1,2%, sufriendo también el fenómeno del voto desarticulado a favor del candidato presidencial Bonaccini.

Un resultado, considerando el pequeño tamaño y el poco peso social de las organizaciones que animaron estas listas, que tiene también mucho que ver con el nuevo clima de cruzada del “pueblo de izquierda” contra la derecha y la “amenaza del fascismo”. Sin embargo, su principal límite es repetición rutinaria de programas de reforma, algunos un poco más elaborados y muchos un poco más insípidos (como las propuestas de salario mínimo... ¡idénticas a las del M5S!).

De conjunto, no rompen con el imaginario post-PCI de Togliatti y Berlinguer del electorado progresista y no han planteado un discurso centrado en la necesidad de una lucha y un programa de ruptura con el capitalismo a todos los niveles, manteniendo una política subordinada a los dictados de los grandes capitalistas italianos y extranjeros, los banqueros y la burocracia de la UE. Otro límite de las listas de la izquierda reformista es que no expresan la actividad política de sectores de la vanguardia de clase.

La marginalidad de la izquierda reformista ante el frente democrático del PD no quita que, como señala el Instituto Cattaneo en dos estudios recientes, Emilia-Romaña ya es oficialmente un feudo débil, una región disputada donde la mayoría de los territorios fuera de los centros urbanos medio-grandes y lejos de la Vía Emilia tienen incluso mayorías muy firmes del centro-derecha, reduciendo el "corazón rojo" de la región a la zona de la Vía Emilia entre Parma y Rímini, y a las amplias zonas interiores de la llanura entre Módena, Reggio Emilia, Bolonia y Ravena.

El partido del "progreso neoliberal”, de las ciudades-comerciales y del imperialismo humanitario, representa también las medidas más antiobreras. Esto genera un fenómeno de polarización electoral que tiene expresión internacional, en los países europeos "ricos" y en EEUU. Mientras más lejos de los grandes centros urbanos y entrando en las zonas más pobres y marginales del país, especialmente en las colinas y montañas, más se percibe un avance de la "nueva" derecha salviniana-trumpista.

El carácter fluido y tembloroso de la reconversión de la política oficial italiana al bipolarismo post-crack de 2008 y post-onda trumpiana a nivel mundial nos dice que, a pesar de la crisis de las corrientes políticas que han guarnecido el espacio "a la izquierda del PD" durante las dos últimas décadas, la clase dominante y sus partidos son incapaces de aplastar por completo los movimientos sociales de oposición existentes hoy en día, y menos aún posponer por décadas la expresión concreta, a través de la conflictividad social, de la rabia, por ahora impotente, que acumulan sectores cada vez más amplios de la sociedad, y que no encuentra ni encontrará ninguna solución satisfactoria en el "nuevo" centro-liberal de la izquierda, en el tardío populismo cristiano-demócrata del M5S o en el perfil identitario, xenófobo, proteccionista de la derecha de Salvini.

El movimiento de las sardinas: vencer las elecciones con el PD… ¿y qué más?

Una novedad que ha permitido a la centroizquierda liderada por el PD volver a proponerse como representante político de un amplio sector de la población, y no de una pequeña minoría, ha sido el fenómeno de las sardinas. Fundado en noviembre pasado por iniciativa de algunos jóvenes pertenecientes al milieu intelectual del centro-izquierda, pero ajenos a los roles formales del partido, su objetivo era llenar las plazas de Emilia-Romaña, y luego incluso más allá de la propia región, para evitar la victoria de la Liga en las elecciones regionales.

Después de años y años de rechazo categórico a la movilización de masas de su base social por parte de los grandes sindicatos y partidos de centroizquierda, este fenómeno ha visto participar sobre todo a un sector "alto" de trabajadores, capas medias urbanas y sectores juveniles, preocupados por los efectos catastróficos del triunfo de la derecha en las elecciones. Una concepción que recuerda mu-cho al terror infundado del "retorno del fascismo" que animó las cruzadas ideológicas y los frentes "populares" de la centroizquierda clásica entre los años 90 y 2000 en contra de la coalición de Berlusconi.

La movilización de las sardinas, por ahora, no ha ido más allá de estos contra mítines electorales, alineados abiertamente del lado del "buen gobierno" y del PD, y que ya han visto algunas tensiones y contradicciones entre los seguidores: fenómenos que todavía no tienen consecuencias significativas, también por el carácter más bien vertical del "movimiento" y su ausencia de cualquier otro fenómeno y conflicto social. Salvo algunas excepciones, como la de la demostración de Prato en solidaridad con los trabajadores del sindicato Si Cobas golpeados por las multas por hacer huelga y lanzar piquetes (como lo establecen las leyes de seguridad aprobadas por el primer gobierno de Conte y dejadas intactas por el actual gobierno, que ahora ve al PD como el partido "fuerte").

Las sardinas han dado un cierto empuje a la polarización electoral en Emilia-Romagna, sin embargo, no han desencadenado un gran "movimiento popular" como muchos medios de comunicación italianos e internacionales hacen creer, así como tampoco están todavía catalizando un debate sobre las propuestas de movilización, lucha y programa para oponerse a la derecha en general y no sólo en estas elecciones.

Los probables nuevos éxitos de la derecha en las próximas elecciones en 6 regiones plantearán cada vez más la cuestión, especialmente para los jóvenes y los trabajadores influenciados por el fenómeno de las sardinas, de qué agenda política corresponde realmente a sus problemas y aspiraciones, y qué distancia hay entre ellos y la agenda del PD, Mattia Santori y los demás "líderes" de las sardinas.

Del mismo modo, la batalla política y la lucha también sobre cuestiones no estrictamente económicas o relacionadas con la clase obrera, será un gran desafío para el movimiento obrero italiano, para recuperarse como centro de gravedad de la oposición social, para socavar la creciente influencia del PD y la Lega, para crear formas iniciales pero tangibles de hegemonía obrera en la más amplia indignación y movilización contra la xenofobia y el autoritarismo galopante en el país.

* Publicado con modificaciones del original en La Voce Della Lotte






Temas relacionados

Movimiento Sardinas   /   Movimiento 5 Estrellas   /   Matteo Salvini   /   Extrema derecha   /   Italia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO