Mundo Obrero México

CHIHUAHUA

En la frontera norte de México, migrantes expuestos al contagio de Covid-19

La situación para los migrantes bajo el contexto de la pandemia por Covid-19 se agrava, dejando claro que no son prioridad para los gobiernos del mundo que les han dado la espalda.

Jueves 9 de abril | 18:53

Como si no tuvieran derecho a una vida y trato dignos, en Ciudad Juárez 14 albergues para migrantes fueron cerrados por autoridades. Ahí, el gobierno mantiene hacinados a más de 5 mil migrantes como “medida de protección” para evitar contagios y donde ya no permiten la entrada a más, dejando desprotegidas a las personas que salen de sus países huyendo de las crisis económicas que los aquejan.

El desmantelamiento del sector salud en Ciudad Juárez impactará en muertes por Covid-19

Esto se da en el marco de una grave pandemia que ha develado la precarización en el sector salud, producto del desmantelamiento hecho por los partidos políticos y gobiernos anteriores que se han servido con la cuchara grande a costa de los derechos de las personas.

Las y los migrantes apostados en esta frontera esperando poder acceder a los Estados Unidos, han denunciado que en los pocos centros de migrantes que operan, viven hacinados y con pocas medidas de precaución para no contagiarse.

Esta situación ha continuado en el actual sexenio. Además, las acciones limitadas e ineficaces visibles en muchísimos de los centros hospitalarios contrastan con el discurso de las conferencias encaminadas a contrarrestar las graves consecuencias del Covid-19- Estas acciones no han sido efectivas y se niega la funcionalidad de la aplicación de test masivos para ubicar prontamente posibles casos de contagio (aún y cuando ya es recomendación oficial por parte de la OMS); el personal de salud no cuenta con los insumos necesarios para protegerse y atender a sus pacientes, mientras la infraestructura adolece del abandono de más de 30 años de neoliberalismo.

Las y los migrantes apostados en esta frontera esperando poder acceder a los Estados Unidos, han denunciado que en los pocos centros de migrantes que operan, viven hacinados y con pocas medidas de precaución para no contagiarse de Covid-19. Toda precaución resulta impotente, pues en un lugar con capacidad para 60 personas viven ya más de 80.

Aunque no los dejan ya salir al exterior, al interior de los albergues que operan no cuentan con productos básicos para limpieza individual, como papel de baño o jabón.

Además, estas últimas semanas han repatriado de Estados Unidos a miles de migrantes, sin las más mínimas medidas de revisión y de precaución, cuando en El Paso, Tx ya se han confirmado más de 100 casos por contagio comunitario. Apenas se habla de centros transitorios: cuando cruzan a Ciudad Juárez, dejan a los migrantes repatriados en estos centros por 14 días para descartar contagio de Covid-19, si no presentan síntomas, los dejan salir sin tener a donde ir, sin trabajo, sin dinero.

Ante el Covid-19 en el estado de Chihuahua y su frontera, una propuesta necesaria

Ante la actual crisis sanitaria y la profunda crisis económica, se hace necesaria la unión de los pueblos del mundo, que la clase trabajadora asuma el papel fundamental que está llamada a jugar para superar la crisis y evitar que la burguesía transnacional la descargue sobre nuestras espaldas.

La crisis la deben pagar quienes la generaron, los capitalistas. Ante la xenofobia y los nacionalismos rancios, desde La Izquierda Diario México, el Movimiento de los Trabajadores Socialistas y la Agrupación de Mujeres Pan y Rosas sostenemos: Ni delincuentes ni ilegales, somos trabajadores internacionales.

Los trabajadores de Ciudad Juárez podemos producir respiradores artificiales para el país






Temas relacionados

Fronteras abiertas   /   Instituto Nacional de Migración   /   Mundo Obrero México   /   Chihuahua   /   migrantes centroamericanos   /   Ciudad Juárez   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO