Internacional

PRIMER CASO FUERA DE ÁFRICA

Enfermera española contrajo ébola en hospital de Madrid

Una enfermera que atendió en un hospital de Madrid al misionero Manuel García Viejo, fallecido el pasado 25 de septiembre por ébola, ha dado positivo en el primer análisis.

Lunes 6 de octubre de 2014 | 12:00

Un trabajador de la salud español observa al paciente contagiado con ébola Manuel García Viejo, antes de transportarlo en avión en Freetown. Imagen de archivo, 21 septiembre, 2014.
Foto: REUTERS/Ministry of Defence

Una auxiliar de enfermería, que atendió a un misionero español repatriado desde Sierra Leona enfermo de ébola, ha contraído también esa enfermedad y es el primer caso conocido de contagio del virus fuera de África.

La ministra española de Sanidad, Ana Mato, confirmó en una conferencia de prensa el caso de ébola en la auxiliar de enfermería que trabaja en el Hospital Carlos III de Madrid, y explicó que su departamento está buscando la "fuente" del contagio.

La auxiliar de enfermería, casada y sin hijos, participó como voluntaria en el equipo que atendió al religioso español Manuel García Viejo, repatriado desde Sierra Leona el pasado mes de septiembre y que falleció el día 25 de ese mes en el Hospital Carlos III, especializado en enfermedades contagiosas.

También trabajó en la limpieza y desinfección de la habitación ocupada por el paciente, según fuentes sanitarias.

En el mismo hospital falleció de ébola el 12 de agosto Miguel Pajares, otro religioso español repatriado de Liberia tras contagiarse con el virus del ébola.

Al día siguiente del fallecimiento de García Viejo, la auxiliar de enfermería se fue de vacaciones y estuvo haciendo "vida normal", hasta que cinco días después aparecieron los primeros síntomas, "fiebre y un poco de astenia" o sensación de debilidad, según el director general de atención primaria de la Comunidad de Madrid, Antonio Alemany.

La situación actual de la enfermera es de "fiebre estable, a la espera de su valoración por los profesionales", dijo Alemany, quien descartó que la profesional sanitaria hubiese contraído el virus a través de una exposición "accidental".

No obstante, Alemany reconoció que se desconoce el modo en que se produjo el contagio y "lo que ha podido fallar".

Unos treinta profesionales sanitarios que atendieron a los dos misioneros y trabajaron junto a esta mujer están siendo sometidos a vigilancia epidemiológica -controles de temperatura-, así como el esposo de la auxiliar infectada y su entorno familiar.

Críticas de trabajadores y asociaciones médicas al gobierno español

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha acusado hoy lunes al Gobierno español de actuar con "irresponsabilidad", tras la confirmación del primer caso de contagio de ébola.

"Gracias al Gobierno de Rajoy y a la inefable ministra Mato, una terrible enfermedad confinada a África desde hace 40 años ya ha llegado a Europa", aseveró la plataforma, que califica este hecho de "enorme gravedad".

La FADSP ya advirtió de las consecuencias que podrían derivarse del traslado de los religiosos afectados a España, debido al "desmantelamiento" de la unidad de infecciosos del único centro que podría hacer frente a esta enfermedad, que "ya no disponía ni de un laboratorio, por lo que las secreciones infectadas de los pacientes debían trasladarse diariamente al hospital La Paz".

"Una de las profesionales que han atendido a la segunda víctima no solo no estaba confinada, en cuarentena durante el tiempo de incubación de la enfermedad (2-21 días), sino que a los 9 días del fallecimiento del religioso, dentro del plazo de riesgo de contagio, la paciente se ve obligada a acudir a un servicio público de urgencias", argumenta la Federación.

Por su parte, trabajadores del “desmantelado” hospital Carlos III de Madrid, uno de los centros de salud más afectados por los recortes del gobierno de Mariano Rajoy, denuncian que el protocolo de seguridad establecido para atender a los pacientes infectados era totalmente insuficiente.

Los trabajadores aseguran que muchos compañeros y compañeras de trabajo sentían miedo, porque apenas recibieron 15 minutos de formación para aprender a ponerse el traje de aislamiento y que no hubo seguimiento de su estado de salud.

Sindicatos denuncian que las autoridades de Sanidad no actuaron con cautela y que se puso en riesgo la seguridad de los trabajadores sanitarios.

En las redes sociales la exigencia de dimisión a la ministra de Sanidad, Ana Mato, ya se ha hecho viral con el hashtag #AnaMatoDimisión

Tuit que muestra el precario “Protocolo de actuación” contra el ébola en el Hospital de la localidad de Alcorcón, Madrid, donde se encuentra internada la enfermera contagiada del virus.

A las puertas de Europa

Este lunes se conocieron estudios científicos sobre la propagación de la enfermedad y datos de tráfico aéreo que predicen un 75 por ciento de posibilidades de que el virus llegue a Francia a fin de octubre, y un 50 por ciento de que esté presente en Reino Unido para esa fecha.

La epidemia ha matado ya a más de 3.400 personas desde que apareció en África Occidental en marzo y ahora ha empezado a extenderse más rápido, infectando a casi 7.200 personas.

Nigeria, Senegal y ahora Estados Unidos, donde la semana pasada se diagnosticó el primer caso en un hombre que volvió de Liberia, han visto llegar a sus fronteras gente con el virus, que causa fiebre y hemorragias.

En Europa, Francia está entre los países con más probabilidad de tener el virus próximamente porque los países más afectados -Guinea, Sierra Leona y Liberia- incluyen francófonos y tienen rutas de transporte activas, mientras que el aeropuerto británico de Heathrow es uno de los más concurridos del mundo.

"Si esto continúa aumentando en África Occidental y efectivamente empeora, como algunas personas han previsto, sólo es cuestión de tiempo antes de que uno de estos casos termine en un avión hacia Europa", dijo Derek Gatherer, un experto en el virus de la Universidad de Lancaster, en Reino Unido.

Sin embargo, a poco de haber sido difundidas, estas predicciones ya se han visto superadas por la realidad. Este lunes una auxiliar de enfermería del Hospital Carlos III de Madrid dio positivo en el análisis de ébola.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha impuesto ninguna restricción a los viajes y ha alentado a las aerolíneas a seguir volando a los países más afectados. Sin embargo, British Airways y Emirates airlines han suspendido algunos vuelos.

Estados Unidos no evalúa, "por el momento", imponer una prohibición de entrada al país a los viajeros procedentes de las naciones de África Occidental afectadas por el ébola, según dijo hace unos días el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Pero ya hay algunos que piden medidas en ese sentido para frenar el avance de la enfermedad tras confirmarse el primer caso de ébola diagnosticado en el país. Entre ellos está el senador republicano Ted Cruz (Texas), quien urgió ayer a la Administración Federal de Aviación a adoptar "todas las precauciones disponibles para evitar que casos adicionales (de ébola) lleguen a Estados Unidos".

Sectores conservadores y racistas en los países más ricos seguramente reforzarán la presión para cerrar las fronteras. Su principal preocupación es que la enfermedad no llegue a los países ricos, mientras que sigan muriendo miles de personas en África no lo consideran su problema.

Redacción ID / Agencias






Temas relacionados

Ébola   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO