Internacional

TRABAJADORES REPRESION

Francia: ocho trabajadores de Goodyear a prisión por “secuestro de patrón”

Ocho trabajadores de la fábrica Goodyear de Amiens, Francia, retuvieron a dos directivos durante 30 horas en el contexto de una huelga en 2014. El 13 de enero de este año fueron condenados a 9 meses de prisión.

Juan Romero

Madrid | @jromelasco

Viernes 15 de enero de 2016 | 20:01

La empresa norteamericana de neumáticos Goodyear dirigida por Maurice Taylor en 2014 decidió deslocalizar su fábrica de Amiens, dejando en la calle 1.143 familias. Buscaba la rentabilidad en Corea y países donde es barato exprimir y subyugar a los trabajadores. Ante la negativa de rescatar la fábrica y tras varios meses sin llegar a acuerdos en las negociaciones, 8 trabajadores tomaron la drástica decisión de retener a dos gerentes durante treinta horas.

Esta práctica en Francia es bastante habitual y desde 1968 no se habían producido penas de prisión por ello, ya que la retención de gerentes no es propiamente un secuestro, no se busca un rescate, sino que es parte de la lucha. Esta vez la condena ha sido de 9 meses de cárcel. ¿Por qué? Evidentemente, es un mensaje del Gobierno y de la patronal, indicando que con el dinero y con los inversores norteamericanos no se juega.

El fallo es muy severo teniendo en cuenta que ni los ejecutivos retenidos –que aseguraron no haber sufrido violencia– ni la empresa habían presentado cargos. "Creemos que la decisión es muy injusta y vamos a apelar", dijo uno de los condenados, Hassan Bourki. Según otro trabajador, Reynald Jurek, el veredicto es "puramente político". Esto demuestra la sumisión que tiene el Gobierno Francés ante el capital yanqui, para actuar con alevosía atacando directamente a los trabajadores que luchan por sus empleos, por sus derechos y por sus familias.

La defensa del Gobierno y del juez ha sido que están en contra de la violencia y es inadmisible “secuestrar a gerentes”. El dirigente sindical y uno de los condenados Mickaël Wamen, destacaba que: "La violencia es, en primer lugar, perder el trabajo. Desde el año 2010 se han producido suicidios, desahucios, se pretende dejar a nuestros hijos sin ayudas… esa es la violencia y no el secuestro de un patrón."

Europa entera hace rato que ha dejado de ser esa isla en el mundo donde parecía que había ganado el estado del bienestar. Al inicio de la crisis del Capital, los ajustes se hicieron sentir en Portugal, Irlanda, España, Italia y Grecia. Es decir, los países más pobres del sur de la UE. Pero ahora estos ajustes están llegando a Francia y Bélgica, incluso a lugares donde podíamos creer que nunca les llegaría la crisis, Suiza y Suecia. Estos últimos al tener más protecciones sociales están tardando más en darse cuenta de los ajustes.

Muchos medios franceses repetían como un mantra “es la primera vez desde 1968 que la República francesa actúa así…” Es que ante la necesidad de imponer más ajustes, se termina la cara “conciliadora” del Estado y las patronales ante las protestas de los trabajadores. Todo indica que las luchas obreras van a ser duramente reprimidas, y conceptos como la lucha de clases que algunos consideran que han pasado de moda, se pondrá en evidencia.

La lucha cada día que pasa será más dura y nuestra tarea pendiente como trabajadores, es saber mantener la unidad de clase, de la misma forma ejemplar que la patronal y las elites políticas han sabido mantenerse inexorablemente unidas como clase, mientras mentían al pueblo trabajador y le hacían creer que todos éramos iguales ante la ley y de clase media.

Como decía Mickaël Wamen, uno de los trabajadores condenados, en una entrevista hace unos días:

“Las decisiones políticas son criminales con los trabajadores. El gobierno socialista actúa con posiciones de derechas y con represión, mientras que los trabajadores nos sentimos abandonados… Las premisas de libertad, igualdad y fraternidad que han mantenido el pueblo francés son mentira con nosotros, porque el Gobierno claramente está supeditado a las multinacionales. Pedimos que no nos discriminen como sindicato, porque estamos defendiendo las leyes que Francia tiene y que no ha de doblegar ante el capitalismo criminal…Nuestra palabra y nuestros hechos son la traducción del sufrimiento de los trabajadores que tememos por nuestra supervivencia. Desde el año 2010 se han producido suicidios, desahucios, se pretende dejar a nuestros hijos sin ayudas,… esa es la violencia y no la del sindicalismo. (…) A nosotros, a los trabajadores, nos corresponde retomar el poder…”

Numerosos sindicatos, organizaciones sociales y políticas están impulsando una campaña de solidaridad con los trabajadores condenados de GoodYear, pidiendo firmas de apoyo.






Temas relacionados

Goodyear Oxo   /   Represión en Francia   /   Francia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO