Internacional

Migrantes

Frontera bielorruso-polaca: una crisis humanitaria en medio de un enfrentamiento geopolítico

Unos pocos miles de inmigrantes apiñados en la frontera polaca fueron suficientes para crear una de las peores crisis entre Bielorrusia y la UE. Un "juego" reaccionario en un contexto de crecientes tensiones geopolíticas.

Viernes 12 de noviembre | 12:31

Desde el pasado mes de agosto las fronteras orientales de la Unión Europea (UE) han experimentado un flujo inusual de migrantes, principalmente de Oriente Medio.

Intentan llegar a los principales países europeos desde Bielorrusia. La situación empeoró a principios de semana cuando llegaron a la frontera bielorrusa-polaca entre 2.000 y 4.000 migrantes, aparentemente escoltados por miembros de las fuerzas de seguridad bielorrusas.

Pero la recepción fue más que hostil. Además de los migrantes se estima que al menos 15.000 soldados polacos fueron enviados a la frontera para evitar que los migrantes logren cruzar al territorio de la UE. Las autoridades polacas, así como los lituanos y letones, han militarizado completamente las zonas fronterizas y declarado el estado de emergencia. El área también está prohibida para periodistas y organizaciones humanitarias que deseen ayudar a los migrantes. Del lado bielorruso, las fuerzas de seguridad están impidiendo que las personas regresen a Minsk, la capital del país.

Se encuentran atrapados entre dos políticas reaccionarias, obligados a pasar días y noches en el frío, sin acceso a baños y con recursos limitados de agua y alimentos.

Todo parece indicar que estos migrantes llegaron a Minsk persiguiendo una engañosa promesa de un acceso más fácil al territorio europeo. El Gobierno bielorruso supuestamente los envió a Minsk y luego los condujo inmediatamente a la frontera. De esta forma, el presidente bielorruso Alexander Lukashenko estaría emulando la política reaccionaria de chantaje migratorio de la Turquía de Erdogan o incluso del Marruecos del rey Mohamed VI.

Estos dos regímenes manipulan hábilmente los flujos migratorios para obtener concesiones (y financiación) de la UE, al tiempo que le prestan un gran servicio de "subcontratar" la gestión de los flujos de refugiados a la Unión Europea.

Según varios analistas, los objetivos de Lukashenko serían obtener de la UE una relajación de las sanciones que había impuesto a su régimen bielorruso tras la represión de los opositores. Por su parte, la UE denuncia un “ataque híbrido” desde Minsk. Este lenguaje de línea dura tiende a deshumanizar a los migrantes, enfatizando aspectos de fricción militar y geopolítica y relegando la crisis humanitaria real y urgente a un segundo plano.

Además, la UE tiene una postura reaccionaria con respecto al cierre de las fronteras, alineándose "como un solo hombre" detrás del gobierno xenófobo polaco. Lo mismo ocurre con las sanciones, incluso amenaza con aplicar aún más. Como podemos leer en Le Monde: “Además de la extensión de las sanciones contra personalidades cercanas al presidente bielorruso, el ministro alemán se pronunció a favor de medidas contra "sectores económicos tan importantes como la industria de la potasa (N.R.: compuestos y materiales que contienen potasio)", pilar de la economía bielorrusa. De hecho, el país es el segundo exportador mundial de potasa, un ingrediente en la fabricación de fertilizantes. También propuso la idea de sancionar a las aerolíneas, en particular Belavia, propiedad del Estado bielorruso, y varias agencias de viajes, acusadas de organizar la afluencia de inmigrantes a la UE”.

Hay crecientes temores de una escalada militar y un "accidente" que podría conducir a un trágico enfrentamiento en Europa del Este. Sobre la militarización de la frontera y este peligro, el analista Lukasz Olejnik explica que “la situación ha cambiado a tensiones fronterizas que van más allá de intentar utilizar o arrestar a migrantes. Numerosas pistas lo demuestran, la más visible de las cuales es la presencia de formaciones armadas y uniformadas cercanas entre sí a ambos lados de la frontera. (…) Por tanto, existe el riesgo de que las cosas se salgan de control, deliberadamente o no. Los pequeños incidentes pueden escalar rápidamente y ya hay informes de enfrentamientos como falsos tiroteos. Este tipo de comportamiento poco profesional, donde fuerzas de seguridad indisciplinadas o no capacitadas prueban las fronteras, es un factor de escalada importante”.

Si bien todo parece indicar que Lukashenko no busca (al menos por el momento) un enfrentamiento armado, es cierto que la región está sujeta a tensiones cada vez más fuertes. Y ahí es donde entra otro jugador: Rusia.

Varios políticos polacos han señalado directamente a Putin como uno de los responsables de la situación actual, ya sea cooperando directamente con Minsk o dando su acuerdo tácito. De hecho, Rusia tiene varias disputas en este momento con la Unión Europea, comenzando con la situación en Ucrania pero también con el problema del gas. En este sentido, podría beneficiarse del debilitamiento de ciertos Estados de la U. E., en particular Polonia y los Estados bálticos, muy hostiles hacia Moscú. En las últimas semanas hemos informado de una importante concentración de tropas y equipo militar ruso en la frontera con Ucrania. Este último adquirió recientemente drones turcos que se utilizaron para atacar posiciones "rebeldes" en Donbass, al este de Ucrania y cerca de Rusia. Al mismo tiempo, Estados Unidos ha aumentado su presencia militar en el Mar Negro en los últimos días.

Consciente del peso de Rusia con Bielorrusia, Angela Merkel llamó a Vladimir Putín para pedirle que presionara a Lukashenko y que pusiera fin al trato “inhumano” de los migrantes. Ante esta hipocresía, el Kremlin respondió con el cinismo que le caracteriza, en particular a través de su ministro de Asuntos Exteriores, Sergey Lavrov. “¿Por qué, cuando se trata de refugiados que se dirigen a la Unión Europea desde Turquía, la UE proporciona fondos para mantenerlos en territorio turco? ¿Por qué no se puede ayudar a los bielorrusos de la misma manera?", declaró. En otras palabras, el único requisito de Rusia hacia Lukashenko es que mantenga a los migrantes alejados de su frontera, pero es muy poco probable que Putin intervenga de inmediato para hacer retroceder a Minsk. Por el contrario, intentará obtener el mayor beneficio posible, siendo lo más probable que Rusia sea verdaderamente cómplice de Lukashenko.

De hecho, el presidente bielorruso apuntó a un tema muy sensible (motor de crisis) para la UE: el tema de la migración y la relación entre las instituciones europeas y los gobiernos de Europa Central. De hecho, Polonia, junto con Hungría, fueron los países que más se opusieron a la política de cuotas migratorias. Una oposición reaccionaria y xenófoba a una política no menos reaccionaria y xenófoba por parte de los poderes centrales de la UE. The New York Times cita a algunos analistas que señalan esta "posición incómoda" para el gobierno polaco: "(...) el Gobierno polaco, que ya no tiene una clara mayoría en el parlamento, está políticamente bloqueado, dijo Buras. El problema no es que la UE no quiera ayudar a Polonia debido al estado de derecho. Es más bien al revés: es muy difícil para el gobierno polaco aceptar la ayuda de las instituciones de la UE que lucha en otro frente. Y el gobierno quiere presentarse como el único salvador y defensor del pueblo polaco. (...) "La preocupación del gobierno, y por eso es tan firme, es que si hay un proceso para dejar entrar a la gente, se creará una narrativa de que ’es un lugar donde la gente de Irak y Siria puede se enviará a Europa, y el número no será 4.000 como ahora".

Es que las principales capitales de la UE pueden denunciar y criticar los “excesos autoritarios” de los gobiernos de Europa Central, pero en la práctica Polonia y Hungría se han convertido en verdaderos “glacis anti-migratorios” de Alemania y de las principales potencias imperialistas europeas.

En efecto, si unos pocos miles de migrantes ponen a prueba a la UE es porque se construyó como un proyecto imperialista, levantando una fortaleza hostil a las poblaciones que sufren en casa las consecuencias del expolio, las guerras, la miseria por la que los principales poderes de la UE son responsables. Esto conduce a una deshumanización total de refugiados y migrantes en general. De este modo, la mayoría de los artículos que analizan la situación se centran en las fricciones y maniobras de los distintos gobiernos olvidando el destino de los migrantes.

Los sufrimientos de los migrantes no terminan cuando cruzan la frontera polaca. De hecho, se encuentra en medio del bosque de Bialowieiza, hábitat de lobos, linces y otros animales. Dice The Telegraph "Grupos demacrados de inmigrantes del Medio Oriente comenzaron a emerger de los bosques en septiembre, para sorpresa de los lugareños que saben muy bien lo intransitable que puede ser el bosque. La mayoría de ellos había pasado días enteros sin comida ni agua en la naturaleza. Por lo general, sufrían de hipotermia y agotamiento, y a menudo se enfermaban después de beber el agua del pantano. Horrorizados, varios vecinos que ya se habían unido para luchar contra un proyecto de tala del gobierno en 2017 activaron las mismas redes para ofrecer algún tipo de ayuda”.

Ante esta terrible situación en la frontera bielorruso-polaca, debemos recordar que es precisamente la política anti-migratoria de la UE la que permite a líderes sin escrúpulos como Lukashenko jugar con la vida de miles de refugiados que hoy se congregan en la frontera: mujeres, niños y hombres durmiendo en temperaturas bajo cero. ¡Es por todo esto que el movimiento obrero, las clases populares en general y la juventud de toda Europa deben reclamar la apertura inmediata de las fronteras!






Temas relacionados

Aleksandr Lukashenko   /   Bielorrusia   /   Polonia   /   Migrantes   /   Angela Merkel   /   Rusia   /   Vladímir Putin   /   Unión Europea   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO