×
logo red internacional
Facebook Instagram Twitter Telegram YouTube

Ganancias millonarias para Telepizza a costa de su plantilla

La multinacional sigue obteniendo ganancias millonarias a costa de la precariedad laboral de su plantilla, que ni si quiera percibe el salario mínimo ni cubre el aumento de precios.

Marcos Belver

Martes 8 de noviembre
Facebook Twitter

Los jefazos de Telepizza se están llenando los bolsillos mientras su plantilla exige cobrar el salario mínimo y cubrir el aumento de precios. Como han exigido recientemente la plantilla de la tienda de la plaza de El Pilar en Zaragoza que se puso en huelga convocada por la CGT.

Food Delivery Brands, la corporación dueña de Telepizza en España, anunciaba grandes aumentos en las ventas e ingresos en los primeros meses de este año respecto a los años anteriores, así como una reducción de su deuda global y nuevas aperturas de tiendas e inversiones en diferentes países. Algo no cuadra. O al revés, algo cuadra demasiado bien para la patronal.

El pasado mes de abril, a través de un comunicado, Food Delivery Brands (Telepizza) presentaba los datos del ejercicio económico del 2021, donde también confesarían que superaron sus expectativas. En el 2021 el grupo propietario de Telepizza y Pizza Hut en la Península Ibérica alcanzó unas ventas por valor de 1.134 millones de euros, un 15,7% más que al año anterior. Las ventas el año pasado también ascendieron en todas las regiones del mundo donde opera la compañía, sobre todo en el mercado Latinoamericano, que llegaron a ascender un 27.2%, mientras que en España y Portugal lo hicieron un 8,6%. Además, cerraron el año 2021 con un ascenso en la liquidez, hasta los 58 millones de euros.

La corporación se enorgullece y vanagloria de los resultados económicos obtenidos desde la pandemia. Por si fueran pocas ganancias, entre enero y marzo de este año, la compañía ha conseguido un nuevo aumento de las ventas en cadena de 297 millones de euros, lo que supone un 16.9% y un 1,9% más en los mismos periodos de los años 2021 y 2019 respectivamente. Los ingresos aumentaron un 8,6%, alcanzando los 97 millones de euros en este primer trimestre de 2022. Las ventas también ascendieron en todo el mundo, con variaciones según las diferentes regiones geográficas. En el caso de España el ascenso de las ventas se situó en un 11,7% respecto al año pasado. En el mercado latinoamericano lo hicieron un 18%. Y eso a pesar de la crisis mundial que nos asola y el encarecimiento de los precios de materias primas e inflación. Pero el fin de las restricciones Covid ha ayudado enormemente a recuperar y superar niveles de ventas e ingresos pre pandemia.

En agosto volvió a actualizar sus resultados económicos del primer semestre de 2022 y las dinámicas de ascenso en ventas e ingresos continúan al alza. En este primer semestre del año las ventas sumaron un total de 620 millones de euros, lo que supone un 18,7% más que en los primeros seis meses del año anterior. Sin embargo, la compañía sigue presentando pérdidas debido a sus continúas inversiones en expansión y digitalización, y sobre todo a los costes de intereses de préstamos con entidades bancarias que hacen que acumule una deuda de 400 millones de euros, según expone la propia compañía en su comunicado para inversores. A pesar de estos incrementos en ventas e ingresos que antes mencionábamos, las deudas arrastradas de años anteriores siguen creciendo. En este último semestre la deuda aumentó en 28,8 millones de euros. Esto ha precipitado que el grupo anunciase el cierre de 22 tiendas propias de Pizza Hut en este último trimestre del año 2022, lo que afectará y posiblemente supondrá el despido de 276 trabajadores de la plantilla.

Esto choca enormemente con la subida salarial y el incremento de bonus que han gozado los directivos y gestores del grupo. Según muestra la compañía en este último informe, el comité de dirección ha percibido 1,93 millones de euros en el primer semestre de 2022, un 63.55% más que en 2021, y la remuneración al equipo gestor ha subido un 50% respecto al primer semestre del año pasado, llegando hasta los 882.000 euros. Además, se han abonado 347.000 euros en concepto de “pensiones”. Como vemos, son los trabajadores los que pagan el pato cuando hay que ajustar números, mientras son los directivos y gestores los que se reparten el valor generado por los trabajadores.

A Food Delivery Brands no le va nada mal. Es además propietaria, no solo de Telepizza, sino también de Pizza Hut en nuestro país. En Irlanda es la dueña de la cadena Apache Pizza, en donde opera con 181 locales abiertos. El grupo está presente en 33 países con 2370 establecimientos abiertos, y con noticias de pretensión de expansión, sobre todo en el mercado latinoamericano, ya que en México acaba de abrir una nueva fábrica el pasado julio, y ha acabado el pasado año con 70 aperturas netas de tiendas, llegando a los 1.334 locales abiertos en América Latina. En Europa fueron 34 el aumento de locales netos el pasado año, dejando el número de establecimientos funcionando en 1.040. El Grupo invirtió solo en LATAM 40,6 millones de euros en digitalización y expansión su parque de restaurantes. Este grupo propietario de Telepizza, es a su vez propiedad de los fondos de inversión KKR, Torreal (Juan Abelló), Artá y Altamar, y cuenta con más de 2.000 franquiciados.

Es evidente que Food Delivery Brands goza de buena salud económica como muestran sus propios resultados y tal y como ellos mismos se vanaglorian en las noticias publicitarias, comunicados e informes a inversores sobre sus datos de los ejercicios económicos, de expansión y futuro. Sin embargo, no concuerda con la realidad que viven sus trabajadores a pie de calle. El trabajo es sumamente precario y con alto porcentaje de rotatibilidad de la plantilla, que busca trabajos algo mejores. La patronal no solo es consciente, sino que lo causa y se aprovecha de ello. No tiene interés en revertir la situación porque es ahí, en la explotación laboral, en donde posee uno de sus filones que sustentan sus datos económicos. Realmente este es su interés, y no las personas que trabajamos para ellos. Los directivos y gestores de los grupos y compañías se embolsan parte de nuestro salario, de nuestro trabajo, mientras endeudan las empresas, hipotecando el futuro laboral y el sustento material de sus empleados.

Poco le importa a la multinacional la vida de sus trabajadores, con tal de seguir ganando millones. Es necesario la unidad de todos los trabajadores y trabajadoras, de todos los sectores, en un frente único para plantar cara a estas patronales multimillonarias. La lucha incansable de la juventud precaria, como ha demostrado repetidamente la plantilla de Telepizza, tiene que extenderse al resto de sectores.


Facebook Twitter
Trabajadora de KIDS & US: “la reforma laboral no da ninguna seguridad a los trabajadores”

Trabajadora de KIDS & US: “la reforma laboral no da ninguna seguridad a los trabajadores”

Black Friday: trabajadores de Amazon exigen una subida salarial ligada al IPC

Black Friday: trabajadores de Amazon exigen una subida salarial ligada al IPC

"Trabajo en Inditex y no llego a fin de mes": trabajadoras de Zara y Lefties se concentran en Madrid por subidas salariales

"Trabajo en Inditex y no llego a fin de mes": trabajadoras de Zara y Lefties se concentran en Madrid por subidas salariales

Las trabajadoras del SAD se movilizan contra la precariedad y por la remunicipalización del servicio

Las trabajadoras del SAD se movilizan contra la precariedad y por la remunicipalización del servicio

Javier Milei y la curva de Laffer. Desmontamos otra entelequia liberal

Javier Milei y la curva de Laffer. Desmontamos otra entelequia liberal

A 33 años de la caída del muro de Berlín: los mitos que tenemos que derribar

A 33 años de la caída del muro de Berlín: los mitos que tenemos que derribar

Ganancias millonarias para Telepizza a costa de su plantilla

Ganancias millonarias para Telepizza a costa de su plantilla

El nuevo timonel Xi Jinping en aguas turbulentas

El nuevo timonel Xi Jinping en aguas turbulentas