Internacional

19N ENTREVISTA

Huelga y autoorganización estudiantil en apoyo a los refugiados en Alemania

Entrevistamos a Kofi Lumumba, exdirigente estudiantil del colegio técnico Anna Freud en Berlín e integrante de la Juventud Comunista-Revolucionaria, organizadora de la próxima huelga estudiantil en solidaridad con los refugiados, el 19 de noviembre.

Wladek Flakin

Berlín

Martes 10 de noviembre de 2015

La huelga estudiantil en solidaridad con los refugiados está impulsada por una alianza de organizaciones políticas, sociales y estudiantiles independientes. Esta entrevista a Kofi Lumumba fue publicada primero por Die Freiheitsliebe.

¿Por qué organizan una huelga estudiantil el 19 de noviembre?

Actualmente, la violencia racista crece cada día más. Al mismo tiempo, el gobierno sanciona un endurecimiento de las leyes de asilo. El gobierno alemán quiere empeorar las condiciones de vida de los refugiados para intimidarlos.
Se han declarado “países de origen seguros” a los países de los Balcanes [para legalizar y agilizar las deportaciones de persones de estos países] y el gobierno discute aumentar las deportaciones hacia Afganistán, aunque las fuerzas armadas alemanes están situadas en Kosovo y Afganistán, ¡supuestamente por la falta de seguridad para la gente que vive allá!

Sobran las razones para manifestarse contra la situación actual.
Con la huelga estudiantil queremos seguir la tradición de nuestra alianza que fue creada después de una huelga estudiantil en Hamburgo a favor de los refugiados de la isla italiana Lampedusa hace dos años. El año pasado marchamos para defender el Oranienplatz y después nuevamente el colegio Gerhart-Hauptmann [sitios ocupados por el movimiento de los refugiados en aquel entonces]. En abril de este año organizamos otra huelga a raíz de la muerte de 700 refugiados en el mar mediterráneo.

El eslogan es “Contra el racismo de Pegida y del Estado”. ¿Qué quieren decir con esto?

En Alemania hay un racismo institucionalizado muy grande. Esto se ve en muchos estudiantes que nacieron acá pero no tienen residencia ilimitada sino que son “tolerados”; se ve también cuando las personas que buscan un departamento son discriminadas por su nombre; y también en los trabajadores, que reciben menores sueldos y hacen peores trabajos que sus colegas alemanes.
Las empresas alemanas acumulan ganancias con el saqueo de las tierras y las exportaciones de armamento y crean las condiciones de las que escapan millones de personas. Y después el gobierno alemán los deporta. Ahora quieren hacer esto aún más rápido y generalizadamente.

Pegida es un grupo de racistas. Son peligrosos, pero no son ellos los que deportan a los refugiados. Las tenemos que confrontar con todo, pero los responsables principales de la política xenófoba alemana son el gobierno y las empresas.

¿Cómo va la preparación de la marcha?

Esta semana empezamos recorriendo varios colegios con parlantes y repartiendo panfletos y volantes en las puertas. De este modo apoyamos a los comités de huelga que se crearon en los colegios y a los estudiantes. Tenemos miles de afiches y volantes que vamos a repartir entre los estudiantes y en las manifestaciones, pero lo más importante es que lleguemos a los colegios y universidades. Además, haremos pegatinas en varios barrios.

Todo depende de que los estudiantes tomen la campaña en sus propias manos. No basta con decir “huelga estudiantil” para atraer a los jóvenes. No basta con panfletos lindos si no son repartidos por los mismos estudiantes en sus colegios. Necesitamos comités de huelga en todos los colegios para que los estudiantes más activos puedan autoorganizarse.

¿Cómo está la situación en tu colegio técnico?

Mi colegio tiene una tradición de protestas antiracistas. Muchos de mis compañeros han participado de bloqueos a manifestaciones de nazis y de las últimas huelgas estudiantiles. Con más de 20 compañeros fuimos parte de una campaña por la aplicación del párrafo 23 de la ley de asilo que permite el derecho a residencia, y tenemos un boletín estudiantil de izquierda, el Brandbrief (Carta urgente).

En el colegio Poelchau, al lado de nuestro colegio, se abrió un centro de refugiados. El gremio estudiantil formado por estudiantes de cada curso y año votados por sus compañeros, fundó un grupo de trabajo para ayudar de forma concreta. Ante la huelga estudiantil organizaremos una campaña de información. Es crucial llegar a la base, hablar con los estudiantes, convencerlos con los argumentos precisos para participar en la huelga estudiantil.

¿Cómo seguirá este movimiento?

No vamos a dejar el trabajo en los colegios una vez terminada la huelga, sino que seguiremos organizando acciones.

Es que una huelga estudiantil puede ser un mensaje claro en rechazo a los poderosos y politizar a muchos jóvenes: ¡muchos se acuerdan de las fotos de los estudiantes secundarios de Hamburgo haciendo la señal del “Fuck you!” masivamente a la SPD por su política racista! Pero lamentablemente no podemos derrotar al estado con movilizaciones aisladas.

Nosotros, como Juventud Comunista-Revolucionaria planteamos la unidad entre la juventud y la clase trabajadora.

Un ejemplo simple: si no solo estuviéramos en huelga nosotros, sino también los profesores, sería más difícil la represión de los rectores y la jornada sería mucho más masiva. Una huelga en el transporte público le daría un impacto social y político aún mayor.

Tomamos el ejemplo de los maquinistas y Amazon, lugares donde sus intereses económicos son directamente vulnerables. Para imponer las demandas democráticas de los refugiados necesitamos de la fuerza de lucha de los trabajadores, junto a los estudiantes, porque ellos pueden dañar a la economía alemana a través de las huelgas.






Temas relacionados

Movilización estudiantil   /   Refugiados   /   Alemania   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO