INCENDIOS GALICIA

Incendios arrasan 1200 hectáreas de monte en el sur de Galicia

Cinco incendios arrasan 1200 hectáreas de monte desde el lunes 8 de agosto en el sur de Galicia. Dos incendios activos, uno con peligro para los vecinos, mantienen en alerta el sur gallego.

Jacobo A. García

@Jacobscarface

Miércoles 10 de agosto de 2016 | 17:31

El fuego viene azotando desde el lunes en sur de Galicia. Un nuevo foco en Pontevedra se suma a los de Soutomaior y Cotobade. Caldas de Reis se da por controlado y la superficie total quemada ronda las 1.200 hectáreas.

Los hechos y sus consecuencias

Hacemos un balance general de los principales incendios en Galicia en los últimos días y su gravedad.

Soutomaior- 200 hectáreas- Continúa la alarma de situación 2 debido a la cercanía con el Concello de Redondela. El fuego se inició en la parroquia de Soutomaior a las 16:00 del martes y las llamas amenazaron el núcleo de San Martiño de Ventosela. Se desalojó la sede de Aldeas Infantiles y varias viviendas. Las altas temperaturas y el viento empeoraron la situación rápidamente. En Redondela los vecinos localizaron hoy un artefacto incendiario en medio del monte, un palé con ramas y papeles.

Cotobade- 365 hectáreas- Este fuego que comenzó el pasado lunes ya se ha cobrado más de 300 hectáreas de monte. La alarma de nivel 2 por cercanía a Vilanova fue desactivada a las 11.00 horas del miércoles. El fuego se da por controlado.

Pontevedra- 20 hectáreas- La alerta saltó ayer a las 23.35 horas de ayer y según Medio Rural se han calcinado por lo menos unas 20 hectáreas. El punto de inicio fue la parroquia de Lérez.

Caldas- 290 hectáreas- A primera hora de la mañana este incendio, que arrancó también el pasado lunes, se daba ya por controlado después de poner en jaque a la provincia desde que se inició el pasado lunes cerca de las 16.00 horas. La superficie calcinada podría superar las 290 hectáreas.

Mondariz- 200 hectáreas- Se originó en la parroquia de Quiemadelos el lunes por la noche y afectó a otras parroquias del municipio. Está estabilizado desde el martes por la mañana y ayer miércoles se dio por controlado. Según las estimaciones, la superficie quemada ronda las 200 hectáreas.

Cee-100 hectáreas- El fuego en el municipio de Cee, en la parroquia de Ameixenda (provincia de A Coruña) comenzó a las 16.09 del martes y se quemaron más de 100 hectáreas. Se da ya por controlado. Durante la noche obligó a desalojar a tres personas en Caneliñas. Los afectados abandonaron la zona con sus vehículos y sobre las 23.00 horas pudieron regresar a sus casas. Desde ayer casi a la medianoche el incendio se mantiene controlado, pero los medios continúan vigilando distintas áreas para evitar que el fuego se reavive.

Las causas de los incendios, en contraste con la reacción del gobierno

El 8 de Julio de 2015 el PP, UPyD y UPN aprobaron una modificación de la Ley de Montes que permite construir en terreno incendiado. Esta ley deja vía libre a las comunidades autónomas para la recalificación de suelo que haya sufrido incendios sin que tengan que pasar los 30 años marcados como plazo en la anterior ley de 2003. Por otro lado, quita competencias a los agentes forestales a la hora de denunciar delitos ambientales, que pasan ahora a ser auxiliares de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Cabe recordar que el popular Manuel Torres echó en cara a los partidos de la oposición la "falta de sensibilidad con los propietarios y habitantes del mundo rural, queriendo limitar sus posibilidades de desarrollo". Que se lo diga a los vecinos que tuvieron que ser desalojados y que vieron peligrar sus casas, tierras y ganado en los últimos días. La ley afecta a más de 54% de la superficie estatal, considerada suelo forestal, de la que dos terceras partes son propiedad privada.

En definitiva, leyes como esta no hacen más que favorecer que se provoquen más incendios, ya que existe mayor beneficio económico para los incendiarios, además mayor impunidad judicial. Si a esto le sumamos la falta de medios, de la que algunos vecinos se quejaron en ciertas zonas afectadas tenemos la ecuación perfecta para lo que viene siendo una desgraciada tradición todos los veranos en Galicia. Los montes no se limpian durante todo el año, y el personal contratado en verano tiene que hacer frente a una dura carga de trabajo, que muchas veces es incapaz de llevar a cabo. Por otra parte, es cada vez más común que empresas privadas subcontratadas por el estado sean las que realizan estas labores de extinción, con la consecuente pérdida de derechos y competencias de los trabajadores.

Sin embargo, para el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, el problema es mucho más sencillo. Ha declarado que es un "momento de unidad", "de precaución" y "de denuncia" para los gallegos, y ha recordado que existe un teléfono gratuito, el 085, para dar cuenta de "cualquier persona que pueda ser sospechosa de plantar fuego". También ha pedido a las fuerzas de seguridad del Estado que "extremen todas las labores de investigación para detener a los incendiarios". Feijóo ha destacado que son "días complejos" por las altas temperaturas y ocasionales rachas de viento fuertes, lo que dificulta las labores de prevención y extinción. Esta "combinación muy compleja", hace que los equipos de extinción estén "sufriendo mucho para intentar apagar todos los conatos e incendios que están produciendo en la comunidad autónoma", ha destacado. También ha reivindicado que Galicia cuenta con "uno de los mejores equipos de extinción de Europa", algo de lo que están "dando prueba" estos días.

Una vez más Feijóo nos sorprende con su capacidad para darle la vuelta a la tortilla a su favor. Para él, el problema son tan sólo unos cuantos pirómanos enfermos, que hay que reprimir con las fuerzas de seguridad del Estado. Nada más lejos de la realidad; un porcentaje mínimo de los responsables son condenados, y desde hace décadas sigue habiendo numerosos incendios en Galicia. Esto demuestra la absoluta incompetencia del Partido Popular, que ha gobernado la mayor parte de este tiempo la comunidad. Así como del bipartito de “izquierdas”, que gestionó la crisis de los gravísimos incendios del 2006, con más de 77000 hectáreas quemadas, según las fuentes más modestas. Muchos recordamos como caían las cenizas incluso en grandes ciudades como Vigo y el humo hacía difícil el respirar. Una de las muchas catástrofes que se sufren en esta tierra debido a la codicia de algunos y a la pasividad, en el mejor de los casos, de las autoridades políticas.






Temas relacionados

Galicia   /   Partido Popular (PP)   /   Ecología y ambiente

Comentarios

DEJAR COMENTARIO