VIOLENCIA MACHISTA

Indulto parcial para Juana Rivas: ¡basta de justicia patriarcal!

El Consejo de ministros otorga un indulto parcial a Juana Rivas. La condena que le impuso el Tribunal Supremo de dos años y medio de cárcel quedaría reducida a la mitad por lo que se espera que salga de la prisión donde se encuentra actualmente.

Irene Ruiz

@IreneYpunto

Jueves 18 de noviembre

En 2009, Francesco Arcuri, ex pareja de Juana, fue condenado en España por un delito de violencia machista a tres meses de prisión y se le impuso una orden de alejamiento de Rivas durante 15 meses. La sentencia recogía que la golpeó repetidamente y le causó lesiones que necesitaron asistencia médica. Se separaron tras esa condena hasta 2013, cuando volvieron a convivir como pareja y nació su segundo hijo. En 2016, Juana Rivas volvió a España, donde denunció de nuevo a Arcuri por violencia machista. Las denuncias posteriores por malos tratos no prosperaron.

En junio de 2017 Rivas fue puesta en busca y captura al no retornar a los menores con su padre, hasta que ella misma se presentó con los niños en una comisaría. Durante ese mes, hubo toda una campaña de apoyo a Juana, bajo el lema “Juana está en mi casa” que ha seguido contando durante todo este tiempo con un amplio respaldo social por parte del movimiento feminista.

Tras la denuncia de Arcuri y en un alarde del carácter patriarcal de la Justicia, los tribunales andaluces y el juez Manuel Piñar, titular del Juzgado de lo Penal 1 de Granada, le impusieron hasta cinco años de prisión por varias causas, aunque el Supremo optó por imputarle únicamente el delito de sustracción de menores, por el cual la condenó a dos años y medio de prisión.

La defensa actual de Juana, el abogado Carlos Arangüez, solicitó el indulto tras la reducción de su condena, mientras tanto Juana esperaba una decisión recluida en el CIS ’Matilde Cantos’ de Granada tras la anulación del tercer grado penitenciario.
El pasado 4 de noviembre, el pleno de la Sala de lo Penal se opuso de forma unánime a concederle el indulto total, pero no alcanzó un acuerdo sobre el indulto parcial, opción que proponía la Fiscalía, ya que la mitad de los magistrados votaron en contra.

Los magistrados favorables al indulto parcial advirtieron sobre la “angustia extrema” que había mostrado el hijo mayor de Rivas durante el proceso judicial por tener que separarse de su madre y convivir con su padre, a quien señala por presuntos malos tratos.

Un centenar de asociaciones feministas hicieron llegar a la ministra de Justicia una petición de indulto para Juana respaldada por más de 4.000 firmas. Aunque la Fiscalía y el propio Tribunal Supremo se opusieron a concederle un indulto total, la gran movilización, indignación y presión de la opinión pública que desató el caso de Juana Rivas entre el movimiento feminista, ha ayudado a que se adoptara una medida de gracia parcial que evitase su cumplimiento en prisión. O mejor dicho que la evitase durante parte de su condena, ya que Juana lleva recluida ya 5 meses.
Su abogado ha explicado que van a pedir al Juzgado de lo Penal la suspensión de los siete meses que le quedan de condena. El acuerdo al que ha llegado el consejo de ministros conmuta también la pena de inhabilitación para ejercer la patria potestad que le impuso el Tribunal Supremo a modo de inhabilitación especial durante seis años, transformando esta condena en 180 días de trabajo en beneficio a la comunidad. La condición es que Juana Rivas no “cometa el mismo delito en los próximos cuatro años”.

Además, se considera que “es su primer delito, uno incruento, ha respetado horarios de visitas, se presentó de forma voluntaria en el CIS y, por supuesto, porque ha satisfecho la responsabilidad civil”, en referencia a la indemnización de 12.000 euros que ha tenido que pagar a su exmarido, según la sentencia judicial.
Los abogados de Rivas señalan que “el indulto parcial supone un enorme refuerzo para nuestras pretensiones”, ya que Francesco Arcuri tiene la custodia definitiva de sus hijos, concedida en Italia, desde 2019. Juana Rivas apeló esa decisión y el juzgado italiano se reunirá este viernes para decidir al respecto.

El abogado de Arcuri, Enrique Zambrano, sostiene que la sentencia supone “la despenalización de facto del delito de sustracción de menores cuando la cometa una mujer” y considera “una aberración jurídica” la sustitución de la pena de inhabilitación para ejercer la patria potestad, por 180 días de trabajo a la comunidad. Zambrano confirma que “recurrirá al Supremo la conmutación de la inhabilitación de la patria potestad”.

La causa de Juana Rivas evidencia que la justicia sigue siendo patriarcal, no prioriza la prevención y la protección de los menores, y tampoco tiene en cuenta la voluntad de estos, que están a merced de la arbitrariedad de los jueces. Juana Rivas tuvo que cometer un delito para tratar de proteger a sus hijos, y pagar las consecuencias por ello.

Desde el movimiento feminista debemos movilizarnos y organizarnos para evitar nuevos casos como estos. Las instituciones del régimen ya nos han demostrado una y mil veces su carácter reaccionario y patriarcal. Es el momento de volver a poner de pie un movimiento feminista fuerte e independiente para exigir medidas de fondo contra la violencia machista, comenzando por garantizar a las mujeres que padecen violencia de género que puedan vivir en lugares seguros con sus hijos, vivienda digna, y sin persecuciones.






Temas relacionados

#25N Contra la violencia a las mujeres   /   #25N   /   Violencia machista

Comentarios

DEJAR COMENTARIO