Internacional

EUROPA

Italia: el Movimiento 5 Estrellas hace crujir a la coalición de derecha

La formación de Beppe Grillo y Di Maio logró meter una cuña al interior de la coalición de derecha en el voto por la presidencia del Senado italiano.

Juan Andrés Gallardo

@juanagallardo1

Viernes 23 de marzo de 2018 | 17:37

Foto: Un mural que representa a los líderes de Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio, y de la Liga Norte, Matteo Salvini, besándose apareció hoy en una pared de una calle adyacente a la Cámara de los diputados

Aunque todavía no se sabe si será posible votar un nuevo primer ministro, todo indicaba que las principales fuerzas políticas ya habían negociado el reparto de las presidencias de ambas cámaras en el parlamento. El Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Beppe Grillo y Di Maio se quedaría con la presidencia de la cámara baja, mientras que la coalición de derecha conformada por Forza Italia (FI) de Berlusconi y la Liga Norte (LN) de Salvini, se quedarían con la presidencia del Senado. Hasta ahí parecía todo bien, pero este viernes el M5S vetó al candidato de Berlusconi en el Senado, lo que fue aceptado por Salvini, detonando la lucha al interior de la derecha italiana.

El principal punto de discordia se encuentra en el candidato de la derecha para presidir el Senado, pues si bien el líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, exige que sea Paolo Romani, el M5S no está dispuesto a votarlo porque tiene una condena por malversación. El M5S, una fuerza que mezcla un discurso contra la casta política con un populismo de derecha y antiimigrante, tiene entre sus principales caballitos de batalla a la "anticorrupción" por lo que difícilmente terminaría aceptando un candidato condenado, que lo perjudique ante su electorado.

Ante el veto del M5S la LN propuso votar a otro candidato, a Anna Maria Bernini, también de Forza Italia, algo que no gustó al partido de Berlusconi, que acusó a la LN de romper la alianza.

Forza Italia calificó en un comunicado este giro como "acto de fría hostilidad por parte de la Liga Norte que por un lado rompe la unidad de la coalición de derechas y por el otro desenmascara el proyecto de un gobierno formado por la LN y el M5S".

El líder de la LN y de la coalición de derecha, Matteo Salvini, no se hizo eco de la denuncia de Berlusconi y pidió a todos que se esfuercen por desbloquear la situación y "salir del pantano".

La coalición de derecha, formada por la LN, Forza Italia y Hermanos de Italia, fue la ganadora de los comicios generales del 4 de marzo con el 37 % de los sufragios.

Sin embargo la fuerza más votada en solitario fue el M5S, cuyo candidato a primer ministro es Luigi di Maio, obtuvo 32,7 % de los votos.

Ningún partido obtuvo las mayorías suficientes para liderar el país y por ello ahora son necesarios los pactos tanto para elegir a los presidentes de la Cámara de los Diputados y del Senado, como después para configurar un futuro Ejecutivo. Y aunque el M5S había declarado que no haría pactos con otras fuerzas, lo que denuncia ahora Berlusconi es la posibilidad de un acuerdo con la Liga Norte a espaldas de los otros componentes de la coalición de derecha. Un acuerdo de estas características aunque no sea imposible, parece improbable por el momento por las promesas previas del M5S a su base electoral. Esperar y ver.

Acuerdos y desacuerdos parlamentarios

En los últimos días, el M5S ha reclamado la presidencia de la Cámara baja y la alianza conservadora decidió en una reunión el miércoles ceder esta presidencia a cambio de dirigir ellos del Senado.

A priori parecía que podría haber un acuerdo, pero el posible pacto está resultando complicado.

"El M5S se equivoca poniendo vetos, pero también se equivoca quien se enroca en un solo nombre. Cada uno de nosotros, en este momento, tiene que hablar con todos y echarse al lado unos centímetros, nosotros nos hemos echado al lado un kilómetro", dijo Salvini tras la votación en la Cámara baja.

Salvini ha hecho durante todo el día diversos llamamientos tanto a las filas de la alianza conservadora como al M5S para que se dé un entendimiento.

A lo largo del día se han celebrado tres votaciones en la Cámara de los Diputados y dos en el Senado y todas han acabado con mayoría de papeletas en blanco.

Pero tras la segunda votación en el Senado Salvini ha declarado a los medios que propone votar a Bernini, también de Forza Italia, para presidir la Cámara alta.

De hecho, ya en esta segunda votación en el Senado la LN votó a esta candidata como "gesto de responsabilidad".

"Hemos elegido a otro candidato, también de Forza Italia, para ver si el M5S tiene veto solo sobre un nombre o si lo que ocurre es que no quieren que comience la legislatura. A ver si el resto de los partidos dan un paso atrás, como lo hemos hecho los demás", subrayó.

Salvini explicó que su decisión fue comunicada antes de la votación al grupo Forza Italia, pero aún así el partido de Berlusconi votó en blanco.

Renato Schifani, miembro de Forza Italia, declaró que "actualmente hay un candidato (a presidir el Senado por la coalición de derechas), que es de Forza Italia y que es Paolo Romani", y afirmó que si el partido cambia de nombre tendrá que ser Berlusconi quien lo diga.

El miembro de la LN Giancarlo Giorgetti pidió a Forza Italia que dé su mano a torcer.

"Tendrá que decidir Berlusconi, pero tenemos que salir de esta situación de bloqueo. Votemos a un candidato de Forza Italia, esto también es un regalo para Berlusconi", apuntó.

Las negociaciones para designar a los presidentes de las cámaras continuarán mañana.

La normativa prevé que para la elección del presidente de la Cámara baja el voto sea secreto y sea necesaria una mayoría de dos tercios en las tres primeras votaciones, mientras que en la cuarta bastará con la mayoría absoluta.

En el Senado, en las tres primeras votaciones es necesario que uno de los candidatos obtenga la mayoría absoluta, mientras que en la cuarta se decidirá entre los dos candidatos más votados y será elegido quien consiga una mayoría simple.

El resultado de las elecciones de principios de marzo dejó un escenario de disgregación política sin ningún partido mayoritario pero con los dos principales partidos tradicionales cayendo en desgracia. El deterioro de lo que en Italia vendría a ser el "extremo centro" político (en palabras de Tariq Ali), el Partido Democrático y Forza Italia, dio lugar al fortalecimiento de las variantes populistas y “anti-sistema” expresadas en el M5S y la LN. Este escenario muestra la profundidad de la crisis política en la tercera potencia de la eurozona, el bloqueo de coaliciones de gobierno estables y la posibilidad de unas nuevas elecciones anticipadas. Sin embargo las negociaciones entre el M5S y la LN para repartirse los cargos en el parlamento, que tanto enojaron a Berlusconi, no niegan que se pueda estar cocinando algún acercamiento entre ambas fuerzas. Esto no quiere decir que se trate de un signo de fortaleza sino de debilidad ante las carencias de cada una de las fuerzas políticas.

Las hipótesis están abiertas y el humor de los italianos, que supo cultivar Beppe Grillo, este viernes se manifestó en una de las paredes de Roma donde un mural deja ver a Luigi Di Maio y Matteo Salvini en medio un beso apasionado. El autor del mural, Salvatore Benintende, se preguntó: "¿Es un beso imaginario o posible? ¿Es un beso de bienvenido o de adiós?". ¿Quién sabe? Así está la política italiana.

Te puede interesar: Después de las elecciones, ¿Italia ingobernable?






Temas relacionados

La Liga   /   Movimiento 5 Estrellas   /   Matteo Salvini   /   Italia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO