Géneros y Sexualidades

JUSTICIA PATRIARCAL

Juana Rivas entra en prisión. Un despropósito más de la justicia patriarcal

Este viernes se ha producido el ingreso en prisión de de Juana Rivas. Este hecho coincide con una semana negra en violencia machista. Las mujeres tenemos tenemos que seguir profundizando cada vez más en el cuestionamiento al carácter patriarcal del Estado y todas sus instituciones.

Clara Mallo

Madrid | @ClaraMallo

Viernes 11 de junio | 13:40

Este viernes se ha producido el ingreso en prisión de de Juana Rivas. Juana ha sido ingresada a las 10.00 de la mañana en el Centro de Inserción Social (CIS) Matilde Cantos de Granada.
La encarcelación tiene lugar una semana después que el juez Manuel Piñar decretará su ingreso inmediato en prisión negándose a suspender la pena de dos años y medio, resultado de la sentencia dictada en 2018 por el delito de sustracción de menores.

Esta bochornosa decisión del juez se concreta después de que el mes pasado el Tribunal Supremo reafirmara la condena de dos años y seis meses a Juana por haber permanecido en paradero desconocido con sus hijos durante agosto de 2017 para no entregarlos al padre.

Te puede interesar: Justicia patriarcal: brutal condena de 5 años para Juana Rivas

Juana había solicitado el indulto al Gobierno el pasado 4 de mayo sobre el cual no hay pronunciamiento. Junto a la judicatura, es el Gobierno de PSOE y UP otra institución que da la espalda a Juana ante fruto de un sistema patriarcal que atraviesa todas las instancias del Estado.

El caso de Juan Rivas y la Justicia patriarcal

El caso de Juana Rivas despertó la rabia y la indignación en enero de 2018 cuando fue conocida primero la acusación de la fiscalía –que pedía para Juana cinco años de cárcel y la inhabilitación para ejercer el derecho de patria potestad por un plazo de seis años – y después, la sentencia, que definitivamente la condenaba a cumplir una pena de cinco años.

El motivo de la acusación y la condena es que Juana Rivas se escondió con sus hijos para no entregárselos a su expareja, denunciado y condenado por malos tratos en varias ocasiones. Iniciado ya el proceso contra ella, Juana solicitó en reiteradas ocasiones que sus hijos fueran escuchados por la jueza encargada del caso, pero la justicia ignoró su pedido.

El caso de Juana estalló en un momento en el que la justicia patriarcal se encontraba en el centro de las denuncias del movimiento de mujeres, después de que se iniciara todo el movimiento contra el caso de “La Manada”. Ahora, la entrada en prisión de Juana coincide con una semana negra en asesinatos de género. Este jueves se halló el cuerpo de Olivia, una de las niñas secuestradas por su padre en Tenerife. En Sevilla, la expareja de la menor desaparecida ha confesado que la mató. Desde que terminó el estado de alarma se ha registrado un aumento de asesinatos machistas y violencia contra las mujeres. 19 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas este año.

El movimiento feminista ha convocado concentraciones en muchas ciudades del estado como rechazo a esta situación. Las mujeres ya estuvimos a la cabeza del cuestionamiento a la justicia patriarcal que se abrió hace unos años, un cuestionamiento que además apunta contra una institución reaccionaria que en aquel momento igual que hoy se encontraba a la ofensiva contra las libertades democráticas. Un cuestionamiento que avanzó en apuntar el carácter reaccionario de la justicia. Sin embargo, muchos atropellos hemos visto contra las mujeres y las libertades democráticas en estos años con el beneplácito de todos los poderes, incluido el “Gobierno progresista” que hoy niega el indulto a Juana Rivas. Debemos apoyarnos en el camino avanzado por el movimiento de mujeres para seguir peleando contra estos despropósitos y seguir profundizando cada vez más en el cuestionamiento al carácter patriarcal del Estado y todas sus instituciones.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO