Política Estado Español

ESPAÑA VACIADA

La ’España Vaciada’ se presentará a las elecciones anticipadas en Castilla y León

La Coordinadora de la España Vaciada ha anunciado este lunes que concurrirá a las elecciones anticipadas en Castilla y León del próximo 13 de febrero, aunque aún no se sabe en qué provincias.

Irene Ruiz

@IreneYpunto

Jueves 23 de diciembre de 2021 | 13:54

Como contábamos desde las páginas de Izquierda Diario, este adelanto electoral se produce en medio de la nueva ola de COVID y las tensiones internas en el PP entre Casado y Ayuso. Será también el primer desafío electoral para el movimiento de la España Vaciada.

Soria ¡YA!, una de las plataformas ciudadanas que conforman la Coordinadora de la España Vaciada, ha manifestado que se presentarán a los comicios del 13 de febrero y a las próximas elecciones generales con su marca propia y como agrupación de electores. Se convertirán así en el primer grupo en Castilla y León que se presentaría a unas elecciones tras la constitución de esta nueva marca que aglutina a diferentes plataformas de todo el Estado tras las reivindicaciones de la España Vaciada.

No es sin embargo la primera organización de la plataforma en anunciar que concurrirá a las elecciones por su cuenta, Levanta Jaén en octubre ya manifestó su intención de presentarse a las próximas elecciones andaluzas.

El modelo por el cual la “España Vaciada” concurrirá a elecciones será el de la agrupación de electores, como la que constituyó Teruel Existe en 2019. “España Vaciada” está ya constituido como partido político en el registro del Ministerio del Interior, sin embargo, la coordinadora que aúna a las diversas asociaciones sigue en negociaciones con más de 160 plataformas procedentes de 12 autonomías para decidir, entre otras cosas, cómo se articulará la nueva herramienta política. Algunas bases ya están fijadas como las 101 medidas contra la despoblación que han llevado al Congreso.

La comunidad castellano leonesa cuenta con varias plataformas contra la despoblación bajo el sello de la “España Vaciada”. Zamora, Segovia o Burgos son algunas de las provincias en las que otras agrupaciones similares a Soria ¡Ya! llevan demandando desde hace tiempo mejoras.

Teniendo en cuenta que Castilla y León ha alcanzado en 2021 su mínimo histórico de habitantes, según el INE: 2.379.530 personas, lo que implica una evidente despoblación en una de las regiones más extensas de Europa, las elecciones de febrero serán un buen indicador de la fuerza que consigan arrastrar tras de sí proyectos como el de la “España Vaciada” o las diferentes iniciativas localistas.

“¿Qué han hecho por nosotros los gobiernos?”, se ha preguntado Ángel Ceña de Soria ¡Ya!, que ha denunciado las pésimas conexiones por carretera, la autovía A-11 que nunca llega y convierte a la nacional 122 en la única alternativa para comunicarse con el centro de la comunidad. Además de las pésimas comunicaciones o la despoblación causada por falta de actividad productiva en detrimento de la capital u otras comunidades, la “España Vaciada” denuncia cuestiones como las pésimas conexiones a internet que dificultan el desarrollo y favorecen el aislamiento, la falta de recursos sanitarios, de educación, y de servicios públicos y privados entre otras.

Desde nuestra perspectiva es llamativo que, en cuanto a lo ideológico, algunas de estas plataformas como Soria ¡Ya!, hayan insistido en no ser “ni de izquierdas ni de derechas”, aludiendo al bipartidismo que les ha dado la espalda.

No es casualidad que como menciona Jorge Armesto en su artículo para El Salto que “cerca del 60% de los ministros de la democracia han sido titulados por Madrid y la ciudad monopolice la alta judicatura, el cuerpo de Abogados del Estado, el Consejo de Estado y así hasta una lista inacabable de organismos que dominan imponiendo a los demás su visión centralista”. Pero tampoco podemos obviar, que la clave radica en el carácter neoliberal de los gobiernos que se han ido sucediendo en el régimen del 78. Desde nuestra perspectiva no es una cuestión de levantar una competencia voraz entre provincias o comunidades para acabar con las penurias de la “España Vaciada”, sino de atacar los intereses del capitalismo español.

La “España Vaciada” sigue teniendo pendientes conquistas que ya se le exigieron hace un siglo al gobierno de la II República y que nunca se cumplieron como el reparto de la tierra. Son las empresas alimentarias que cotizan en el IBEX 35 quienes expolian a los agricultores pagándoles una miseria e imponiéndoles condiciones abusivas por el fruto de su trabajo. Son los partidos que indistintamente aplican políticas neoliberales en el poder quienes han recortado en servicios públicos como la educación o la sanidad en los pueblos y regiones de esa “España Vaciada”.

Es con una banca nacionalizada y no con la privada como se garantizaría que en todos los pueblos se dispusiese de ese servicio y otros básicos, independientemente de la rentabilidad que tuviera para familias como los Botín. No son los hijos de los ricos castellano leoneses o andaluces quienes tienen que emigrar para encontrar trabajo por obligación. Es una falacia plantear que no es una cuestión de derechas e izquierdas y cubrir con un manto de equidistancia ciudadanista lo que es una cuestión de clase.

Pase lo que pase en las elecciones para la Plataforma, presentándose juntos o separados, el vaciamiento del Estado español no va a acabarse mediante pactos con la derecha que viene gobernando históricamente algunos de los territorios más afectados como Castilla y León y precarizando a la clase trabajadora, ni con esta supuesta Izquierda que gobierna con el PSOE, la que reparta el trabajo ni la riqueza entre los distintos pueblos del Estado cuando ni siquiera apoya el derecho de autodeterminación de los mismos. Es necesario construir una izquierda radicalmente distinta a la existente, que se pliega sin rechistar al modelo centralista del capitalismo español, en todos los pueblos del estado.






Temas relacionados

La España Vaciada   /   Castilla y León   /   Política Estado Español   /   Elecciones

Comentarios

DEJAR COMENTARIO