Sociedad

MADRID PANDEMIA

La atención primaria madrileña en colapso por la sexta ola y los recortes de Ayuso en sanidad

Se disparan a ritmo frenético los casos por covid en la Comunidad de Madrid mientras Ayuso se centra en continuar la guerra dentro del PP y no detiene sus políticas de recortes que estrangulan la asistencia sanitaria madrileña, sobre todo en atención primaria.

Juan Carlos Arias

@as_juancarlos

Martes 21 de diciembre de 2021 | 14:45

Foto: largas colas en los centros de salud para conseguir una PCR.

El espectáculo comienza a ser dantesco. Tanto los ingresos en hospitales como en las UCI en el conjunto del Estado español se han triplicado durante el último mes. Aunque de momento gracias a las vacunas la presión sobre el sistema sanitario está siendo bastante menor que en olas anteriores, para el mismo o superior parámetro de contagiados. Hay un 41% menos de hospitalizaciones (6.667) frente a las que se dieron el año pasado (11.300) y, sin embargo, la incidencia a 14 días es ahora mayor que hace un año a estas alturas, 609 casos por 100.000 habitantes -se registraron el pasado lunes- frente a los 207 de hace un año. El número de los ingresados en UCI también son bastantes menos que hace un año, pero respecto al mes pasado el incremento es llamativo, ha pasado de 447 en noviembre a 1.306 ingresados en UCI en diciembre.

Así pues parece que la vacuna está sirviendo como muro de contención por el momento, sin embargo, ante la ya probada mayor capacidad de contagio de la variante ómicron, el hecho de que puede acabar infectando a vacunados y personas que han pasado la enfermedad con otras variantes y el mayor volumen de movilidad en interiores por ser invierno y época navideña, se propaga la preocupación entre los profesionales sanitarios que auguran mayor presión asistencial y posibilidad de alcanzar un colapso similar a la de las olas anteriores. Y en consecuencia con su corolario de muertes y daños a la salud en los sectores de población más débiles por edad y recursos económicos. De hecho, los centros de salud de forma generalizada ya están acusando índices importantes de saturación sobre todo en la Comunidad de Madrid.

La incidencia en los niveles de saturación en las distintas comunidades autónomas está siendo desigual. Nueve comunidades ya están por encima del 15% de ocupación de las UCI por pacientes covid, pero hay 4 que ya están superando el 20%. Catalunya está a la cabeza con una cuarta parte de sus camas de críticos ya ocupadas (338). En cuanto se supere en más de un tercio la ocupación de camas en UCI volveremos a la situación de emergencia sanitaria, regresando el fantasma del colapso hospitalario puesto que habrá grandes dificultades para atender no solo las patologías por covid sino también a enfermos de otras patologías.

Te puede interesar: Vuelven las restricciones a Catalunya: toque de queda, reuniones de 10 personas y cierre del ocio nocturno

Las urgencias de diversos hospitales públicos en la Comunidad de Madrid se vieron desbordados por las peticiones de atención de los pacientes durante el pasado fin de semana. Con las urgencias de los centros de salud cerradas, lo están así desde marzo de 2020 por decisión de Ayuso, y la incidencia en plena expansión (1.946 nuevos contagios el domingo) los recursos hospitalarios durante el pasado fin de semana se tensaron al máximo. Solo en el hospital de Fuenlabrada se hicieron más de 1.700 PCR entre el sábado y el domingo. Dando un índice de positividad bastante alto (22%), lo que vaticina un auténtico tsunami de personas contagiadas que están pululando por ahí, la mayoría ya seguramente con la variante super contagiosa ómicron. Pacientes posiblemente contagiados de covid que como no están recibiendo la debida respuesta de atención sanitaria ante el colapso de los centros de salud, las citas tardan más de 14 días de media tanto presenciales como por teléfono, siguen yendo al trabajo o viajando en el transporte público puesto que están a la espera de una confirmación por PCR. Por eso se han comenzado a ver los últimos días grandes colas en los centros de salud, con todo tipo de enfermos mezclados en las mismas rutas de atención, lo que es un auténtico peligro para aumentar los contagios.

Muchos de los contagios en la Comunidad de Madrid están siendo detectados por el incremento en la realización de test de antígenos como garantía para poder asistir a las cenas de amigos y familiares previstos. Algo que ha provocado problemas de desabastecimiento de test en las farmacias y detección de muchos teóricos casos que posteriormente se dirigen a los centros de salud como antesala de entrada al sistema sanitario para clarificar su situación sanitaria, aunque no tenga síntomas o sean éstos leves. Pero no están recibiendo respuesta ni en el teléfono de citas de los centros de salud, ni en el teléfono de atención por coronavirus. Sin seguimiento de los casos, sin rastreo, sin una PCR rápida, se quedan en casa en cuarentena aislados si el trabajo se lo permite y si no salen a trabajar y se mueven con normalidad hasta que no tengan la baja. Se sienten totalmente abandonados a su suerte y desatendidos humana y sanitariamente.

La atención primaria en la Comunidad de Madrid en alto riesgo de colapso

En una semana la Comunidad de Madrid prácticamente ha triplicado su incidencia pasando de 240 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días a 651 casos el lunes. A este ritmo podría alcanzarse durante el fin de semana próximo una incidencia de más de 1.000 casos en 14 días. A partir de ahí se podría producir el colapso que el Colegio de Médicos de Madrid ha augurado sobre la atención primaria. Un Colegio de Médicos que, por otra parte, como organización corporativa reaccionaria se ha mantenido durante mucho tiempo cínicamente en posición de “stand by” ante la debacle sanitaria y los ataques de Ayuso a la sanidad pública, causa fundamental del estrangulamiento del sistema sanitario junto con la pandemia, sobre todo en la atención primaria.

La Comunidad de Madrid experimentó un crecimiento exponencial de casos ya durante la semana pasada. Desde el lunes 13 de diciembre se dieron 30.925 nuevos contagios. Con algunas franjas de edad descontroladas, como la de entre 20 y 29 años cuya incidencia alcanzó los 1.387 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Y los de treinta no se quedaron a la zaga con 914 casos de incidencia.

Frente a esto la presidenta Ayuso reaccionó reafirmando sus políticas de desatención y desmantelamiento estructural sanitario, se centró en defender los intereses económicos empresariales, señalando que: “No estoy en disposición de acordar más restricciones ahora mismo a los ciudadanos porque no estoy en condiciones de cambiar la estrategia sanitaria y económica que hemos mantenido en la Comunidad de Madrid a lo largo de estos dos años”. O lo que es lo mismo, nada de nuevas inversiones o contrataciones masivas de profesionales sanitarios para reforzar los centros de salud, nada de reabrir las urgencias y combatir el estrés y el cansancio acumulado de los y las trabajadoras sanitarias. Aunque eso sí, todo abierto libremente a disposición del consumo y del gasto navideño. O como destacaba el presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, Marciano Sánchez-Bayle: “todo abierto menos los centros de salud”. Añadiendo que, con sus políticas, Ayuso, “pone por delante la libertad del negocio de los comercios y bares, por encima del derecho a la salud y la protección de la salud de la población”.

De hecho, hay instrucciones que han comenzado a darse para la gestión de los centros de salud que denotan ya el estado de guerra sanitaria que se ha comenzado a abrir de nuevo y por el que se van a dejar de lado muchas de las necesidades de atención de los pacientes. Así en muchos centros de salud, en concreto de la Dirección Asistencial Noroeste de la que dependen 40 centros de salud, se han dado instrucciones señalando que: “no se pueden citar ni dar revisiones ni de adultos ni de niños. Ni analíticas que no sean urgentes. Ni citar patología que no pueda esperar (...) se va a proceder a bloquear todas las agendas de los profesionales hasta el 15 de enero, se potenciará toda la cita telefónica, de nuevo”.

Incluso con la que está cayendo desde CCOO un portavoz ha denunciado que la Comunidad de Madrid está enviando cartas de despido a partir del día 31 de diciembre para prescindir de muchos refuerzos covid, entre otros a muchos rastreadores.

Por otra parte, se están dando multitud de bajas médicas entre los y las trabajadoras del Servicio Madrileño de Salud. Según datos de CCOO en las últimas tres semanas habían aumentado las bajas un 120%. Los contagios de sanitarios en la atención primaria se cifran en incrementos del 132%, mientras tienen que atender a niveles disparados en la atención domiciliaria, han pasado de 2.022 pacientes a 5.282.

Respecto del vital rastreo, tan necesario para taponar las vías de contagio en los momentos de inicio de la expansión de los contagios, sigue siendo la gran damnificada, sobre todo en la Comunidad de Madrid. Hay solo 28 unidades de gestión covid haciendo labores de seguimiento epidemiológico para toda la Comunidad.

Ante este oscuro panorama se hace vital organizarse y luchar con movilizaciones en la calle impulsadas desde asambleas en los centros de trabajo, estudio y en los barrios populares. Con el impulso de la izquierda sindical que tiene que ponerse al frente de estas reivindicaciones y llamando a las bases de los sindicatos burocratizados de CCOO y UGT para forzar a sus direcciones a su participación. Hay que levantar un programa de defensa de la sanidad pública digna y de calidad para detener los ataques por desinversión y privatizaciones y pasar a la ofensiva para mejorar las condiciones laborales de las y los trabajadores del sector sanitario acabando con la precariedad y las malos salarios y pésimas condiciones de trabajo. En vías a la creación de comités de defensa de la sanidad pública en cada centro sanitario, hospitales, centros de salud, etc. que vigile y unifique las luchas ante cualquier agresión o intento de desmantelamiento o privatización.

Te puede interesar: Ómicron y la sexta ola no son una “plaga bíblica”, tienen responsables






Temas relacionados

Variante Ómicron   /   #Covid19    /   Isabel Díaz Ayuso    /   Covid-19   /   Pandemia   /   Coronavirus   /   Comunidad de Madrid   /   Sanidad Pública   /   Sanidad   /   Madrid   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO