×
logo red internacional
Facebook Instagram Twitter Telegram YouTube

La bajada del paro se ralentiza y la precariedad se mantiene

La crisis energética agravada por la guerra de Ucrania y el conflicto del transporte han frenado la creación de empleo a lo largo del mes de marzo en el Estado español.

Juan Carlos Arias

Miércoles 6 de abril
Facebook Twitter

Más allá de los discursos triunfalistas, la precarización avalada por la reforma laboral de Yolanda Díaz sigue siendo el arma empresarial más utilizada contra el empleo estable y los derechos laborales de las trabajadoras y los trabajadores.

La crisis económica que cabalga sobre el conflicto en Ucrania por la invasión rusa, el tsunami de la crisis energética, la escalada en proyección geométrica de los precios y la inflación, la huelga del transporte de mercancías y los problemas de suministro. Todos estos elementos, junto con los cuellos de botella que han cortocircuitado las cadenas de valor internacionales tras la pandemia, están impactando sobre la creación de empleo.

Por el momento no han supuesto un descalabro. Pero sí se revela una moderación relevante por segundo mes consecutivo del ritmo de crecimiento del empleo en el Estado español. Con muchas probabilidades, además, de que en los próximos meses comience a incrementarse el desempleo, si la continua. De ahí las llamadas a los “sacrificios solidarios” de rentas y salarios realizadas directamente por el presidente Sánchez.

En este sentido, lo que habrá que esperar a través del pacto de rentas planteado por el Gobierno “progresista” del PSOE y Unidas Podemos será la postergación y renuncia a subidas salariales frente a la brutal escalada de precios. Todo ello con el beneplácito sindical de CCOO y UGT. Por lo tanto, un nuevo ataque al nivel de vida de las clases populares.

Mientras, datos recientes de organizaciones sociales han mostrado que la incidencia del riesgo social de pobreza se ha acentuado fuertemente desde la pandemia. Así, desde 2018 el número de personas en pobreza severa se ha incrementado un 50%, elevándose a 6 millones. Año y medio después del estallido de la pandemia se alcanzaron los 11 millones de personas que se encontraban en situación de exclusión social, siendo en este caso 2,5 millones más que en 2018. Además, el porcentaje de hogares con problemas para llegar a fin de mes subió al 58%, siete puntos más que en 2018. Así lo indica el estudio denominado “Sociedad expulsada y derecho de ingresos “, realizado desde Cáritas y la Fundación Foessa, presentado a finales de 2021. Lo que demuestra el fiasco del escudo social del Gobierno progresista contra los efectos de la crisis de la pandemia. Ahora con la escalada de precios energéticos y de alimentos frescos estos datos de incidencia de riesgo de pobreza y vulnerabilidad pueden ser demoledores.

Las rentas empresariales, sin embargo, vienen de récords de ganancias en 2021, con las empresas del IBEX 35 superando los 64.000 millones, o las eléctricas con beneficios escandalosos que pueden alcanzar los 200.000 millones por los beneficios caídos del cielo.

Frente a esto, el control real de rentas empresariales solo podría producirse mediante la apertura de los libros de cuentas bajo control de las y los trabajadores, el fin del secreto comercial y el control obrero en las empresas. Algo que desde luego no está en la agenda del Gobierno “más progresista de la historia’’ del PSOE y Unidas Podemos. Pero es que ni siquiera están dispuestos a aplicar medidas que al menos tengan algún límite eficaz a los beneficios y rentas empresariales, para lo que habría que garantizar controles de precios y subidas de impuestos a los beneficios empresariales y las grandes fortunas.

La bajada del paro se frena en seco en el mes de marzo y la precariedad laboral continúa

Más allá de los titulares sobre que el paro ha logrado bajar en marzo respecto al mes de febrero, lo cierto es que la cifra del paro apenas se ha reducido este mes. Porque, aunque es cierto con los datos en la mano que el número de afiliados a la Seguridad Social en términos desestacionalizados se incrementó en 140.000 trabajadores, también lo es que el descenso del paro registrado se paró en seco en el mes de marzo con tan solo 2.921 parados menos. Así, en términos desestacionalizados se vislumbra una cierta desaceleración en la creación de empleo, puesto que en los años previos a la pandemia la media mensual era de 50.000 nuevos cotizantes, frente a los 23.998 de este mes de marzo.

La propia Seguridad Social reconoce que el ritmo de creación de empleo se ha frenado en la segunda mitad del mes de marzo en sectores como el transporte, aquí interviniendo la huelga del sector, la industria manufacturera o la construcción.

Este enfriamiento se dejó sentir en la bajada del paro registrado en algunos sectores en los que creció el desempleo. Tales como la agricultura con 1.568 parados más que en febrero, la industria con 1.173 y sobre todo en la construcción con 5.664 desempleados más. Asimismo, se incrementó el colectivo denominado “sin empleo anterior” con 6.764 parados. Incluso, el comportamiento corregido del desempleo indica un incremento de 25.682 parados más que en febrero.

Respecto al incremento del empleo con contratos indefinidos hay que señalar en primer lugar que todavía con datos oficiales, todavía algo más del 70% de los contratos son de carácter temporal, siendo el total de contratos indefinidos realizados en el mes de marzo de 513.677 frente a 1,16 millones de contratos eventuales firmados en el mismo mes.

En segundo lugar, hay que tener en cuenta que la operación realizada con la epidérmica modificación de la reforma laboral ha consistido fundamentalmente en el maquillaje terminológico de pasar a denominar como contratos no precarios lo que a todas luces siguen siendo contratos absolutamente precarios. Como son los fijos discontinuos, que siguen precarizando el trabajo dado que al final son realmente temporales, los contratos a tiempo parcial o los contratos específicos diseñados para el sector de la construcción que disponen de un contrato considerado indefinido, pero con características propias.

A esto habría que añadir el mecanismo precarizador de la Red de los ERTE que está para ofrecer la máxima flexibilidad empresarial y atajar los datos de desempleo a costa del mantenimiento de altas contractuales como ocupados “ficticios” pero con sus costes a cargo del erario público y con rebajas a las cuotas de la seguridad social de los empresarios. Todo ello, en tiempos de escalada de precios y aumentos importantes del déficit público, lo que acarreará futuros recortes en Sanidad, Educación y Servicios Sociales para cumplir la disciplina fiscal que volverá a instaurar la UE más pronto que tarde. Una herramienta que será muy útil si la crisis se agrava para que las empresas socialicen las pérdidas y privaticen los beneficios y el Gobierno camufle los datos del paro.

Solamente un programa de lucha independiente que incluya la lucha contra la guerra en Ucrania y la oleada militarista, así como sus efectos de empobrecimiento generalizado, puede apuntar a que la crisis la paguen los capitalistas.


Facebook Twitter

Juan Carlos Arias

Nació en Madrid en 1960. Es trabajador público desde hace más de 30 años y delegado sindical por UGT de la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid. Es columnista habitual de Izquierda Diario en las secciones de Política y Economía. milita en la Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras (CRT) del Estado Español.

Seguir en Twitter

Enrique Santiago y Alberto Cubero ¿Luchar por el socialismo bajo el gobierno imperialista del PSOE?

Enrique Santiago y Alberto Cubero ¿Luchar por el socialismo bajo el gobierno imperialista del PSOE?

Dimite el presidente del INE por discrepancias con el gobierno sobre los últimos datos económicos

Dimite el presidente del INE por discrepancias con el gobierno sobre los últimos datos económicos

Unidas Podemos se opone al pacto entre Sánchez y Biden mientras sustenta la política belicista del gobierno

Unidas Podemos se opone al pacto entre Sánchez y Biden mientras sustenta la política belicista del gobierno

La inflación se sitúa en el 10,2% y bate un récord de 37 años

La inflación se sitúa en el 10,2% y bate un récord de 37 años

La bajada del paro se ralentiza y la precariedad se mantiene

La bajada del paro se ralentiza y la precariedad se mantiene

En octubre 4,2 millones de estadounidenses renunciaron a sus trabajos buscando mejores empleos

En octubre 4,2 millones de estadounidenses renunciaron a sus trabajos buscando mejores empleos

Baja el paro y el número de horas trabajadas ¿Qué empleos se están creando?

Baja el paro y el número de horas trabajadas ¿Qué empleos se están creando?

Estados Unidos: frente a la realidad de la clase trabajadora ¿cuál es el camino para triunfar?

Estados Unidos: frente a la realidad de la clase trabajadora ¿cuál es el camino para triunfar?