Deportes

RACISMO

La doble vara de medir de LaLiga: con actos racistas el balón siguió rodando

El incidente racista ocurrido el pasado domingo en un partido de la Primera División de fútbol español demuestra la hipocresía y la doble vara de medir, tanto de los dirigentes del fútbol español, como de gran parte de la prensa deportiva.

Jorge Calderón

Historiador y Profesor de Secundaria, Zaragoza

Miércoles 7 de abril | 15:43

Corría el minuto 36 del encuentro disputado este pasado domingo en el Ramón de Carranza cuando el duelo entre el Cádiz y el Valencia quedó interrumpido con 1-1 en el marcador.

El jugador gaditano Cala llamó "negro de mierda" a Diakhaby, jugador francés del Valencia. Inmediatamente el jugador insultado se encaró con Cala y denunció al resto de compañeros y al árbitro del encuentro lo sucedido. Este, en una decisión incomprensible, decidió sancionar a ambos jugadores con tarjeta amarilla.

Afortunadamente los compañeros de equipo de Diakhaby tuvieron otra reacción totalmente distinta, y decidieron abandonar el campo en apoyo a su compañero. Un gesto sin precedentes en el fútbol español que traerá cola ya que es la primera ocasión en que un partido de LaLiga queda interrumpido por decisión de los jugadores, si bien no es la primera vez que se registran incidentes racistas.

Amenazas y presiones para volver a jugar

Tras unos 20 minutos, los jugadores del Valencia decidieron volver al campo y reanudar el partido, ya sin el jugador francés, que fue sustituido y vio el resto del partido desde la grada sin poder parar de llorar. También fue sustituido Cala por parte del Cádiz.

Esta vuelta al terreno de juego se produjo, según denunció el equipo valencianista a través de un comunicado oficial, por las presiones y amenazas de sanción ejercida por parte del colegiado del encuentro. En este comunicado deja claro que: “El club en ningún momento insta a sus jugadores a volver al césped. El árbitro traslada a los jugadores las potenciales consecuencias de no volver al terreno de juego. Los jugadores, forzados a jugar bajo amenaza de penalización después de los insultos racistas y la tarjeta amarilla a Diakhaby, deciden regresar al terreno de juego. El propio jugador afectado, ha pedido a sus compañeros volver a salir al terreno de juego y luchar. Sus compañeros han respetado su voluntad”.

A pesar de que debido a la gran cantidad de cámaras de televisión y micrófonos y a la falta de público en los estadios ahora se escucha todo lo que ocurre en el terreno de juego y en la grada, ha tenido que ser una televisión inglesa la que demuestre esta agresión verbal. En las imágenes que muestra el vídeo que publicó en su cuenta de Twitter la televisión inglesa, TheSportsman, es posible apreciar la repetición del enfado del jugador del Valencia CF, y más concretamente, en el segundo 12, se escucha "negro de mierda, ¿vas a llorar?", a la vez que los jugadores de ambos equipos intentan calmar el ambiente y separarlos.

Hipocresía de los dirigentes del Fútbol español

El caso de este futbolista da una muestra clara de la hipocresía y la doble vara de medir de los dirigentes políticos y del fútbol español. Cuando la temporada pasada la afición del Rayo Vallecano coreó: "Zozulia eres un nazi" a este jugador del Albacete, sí que se suspendió el partido. Todo esto a pesar de que este jugador ha dado muestras más que claras de su ideología de extrema derecha.

Donde están Tebas y otros para defender a los árbitros/as y jugadores/as, sobre todo de las categorías inferiores, que todos los fines de semana reciben insultos, vejaciones, amenazas e incluso son agredidos por ser negros, árabes, homosexuales o simplemente mujeres. Dónde está el mundo del fútbol para excluir a jugadores como Lucas Hernández o Rubén Castro, condenados por violencia machista. Por desgracia vemos cómo el mundo del fútbol, sobre todo el de élite, sigue siendo un mundo en que el racismo, machismo y la xenofobia siguen muy presentes.

Durante años en el Estado español y en otros lugares del mundo como Argentina, las directivas de fútbol y algunos partidos políticos o grupos de extrema derecha se han apoyado en estos grupos para amedrentar, asesinar y coaccionar a cualquier adversario. Un ejemplo claro de esta connivencia clara lo tenemos en el caso de los “Ultra Sur” y el “Frente Atlético” con el Real Madrid y el Atlético Madrid respectivamente.

Los ataques racistas y xenófobos aumentan y la respuesta no puede esperar

Lo sucedido en este encuentro de fútbol no es un caso aislado. En los últimos meses vemos como los casos de ataques verbales o físicos contra personas de diferente color de piel han aumentado peligrosamente. El “discurso de odio e intolerancia” defendido por partidos como VOX, está calando cada vez más en la sociedad del Estado español. Partidos como PP y Ciudadanos están dispuestos a aceptar e incorporar parte de su “discurso de odio”, con tal de conseguir el apoyo de VOX, mientras que el gobierno “progresista” sigue aplicando políticas racistas como el mantenimiento de los CIEs o la Ley de Extranjería.

Por ello debemos desde la izquierda consecuente y combativa dar una respuesta contundente ante el aumento de este “discurso del odio” contra los y las inmigrantes, las mujeres, el colectivo LGTBI y contra todo aquel que se salga del estereotipo de hombre blanco y conservador.






Temas relacionados

Racismo institucional   /   Futbolistas   /   Racismo   /   Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO