Internacional

QUERELLA ARGENTINA

La jueza argentina Servini de Cubría pide la detención de veinte represores franquistas

Servini de Cubría ha pedido la detención de 20 represores de la dictadura española, entre ellos varios ex ministros, jueces y policías. Uno de ellos es Utrera Molina, el suegro de Alberto Ruiz Gallardón, el exministro de Justicia de Rajoy que dimitió el pasado 23 de septiembre, ante el fracaso de su proyecto para limitar el derecho al aborto.

Josefina L. Martínez

@josefinamar14

Martes 4 de noviembre de 2014

Servini de Cubría ha pedido la detención de 20 represores de la dictadura española, entre ellos varios ex ministros, jueces y policías. Uno de ellos es Utrera Molina, el suegro de Alberto Ruiz Gallardón, el exministro de Justicia de Rajoy que dimitió el pasado 23 de septiembre, ante el fracaso de su proyecto para limitar el derecho al aborto.

El 14 de abril de 2010 se presentó una denuncia judicial en Argentina, con el objetivo de que se investiguen hechos de genocidio y crímenes de lesa humanidad cometidos en suelo español, entre los que se incluyen torturas, asesinatos, desapariciones forzadas de personas y sustracción de menores.
La fecha estaba cargada de simbolismo, el 14 de abril de 1931 se proclamaba la II República española, la que cayó con el golpe de estado de Franco el 17 de julio de 1936.

La denuncia pedía que se investigaran hechos cometidos en el Estado español entre el 17 de julio de 1936 y el 15 de junio de 1977.

Se la conoce popularmente como la “Querella Argentina” contra los crímenes del franquismo, a la que se han sumado centenares de colectivos, exdetenidos, sobrevivientes, familiares e individuos afectados.

En el marco de esta causa en que la jueza argentina Servini de Cubría investiga los crímenes cometidos durante la dictadura española, sobre la base del principio de “justicia universal”, se conoció hace unos días el auto por el que se pide la detención de los siguientes exministros, jueces y policías:

Exministro de Gobernación Rodolfo Martín Villa.

Exministro de la vivienda y Secretario General del Movimiento José Utrera Molina.

Exministro de la Presidencia del franquismo Antonio Carro Martínez
.
Exministro de Trabajo Fernando Suárez González.

Exvicepresidente Licinio de la Fuente.

Exministro de Hacienda Antonio Barrera de Irimo.

Exministro de Justicia José María Sánchez-Ventura Pascual.

Exministro de la Presidencia Alfonso Osorio García.

Excapitan de Policía Jesús Quintana Saracíbar.

Exintegrante del Consejo de Guerra Carlos Rey González.

Exjuez Antonio Troncoso de Castro.

Exjuez Jesús Cejas Mohedano.

Exmédico Abelardo García Balaguer.

Siete expolicías: Jesús González Reglero, Ricardo Algar Barrón, Félix Criado Sanz Pascual, Honrado de la Fuente, Jesús Martínez Torres, Benjamín Solsona Cortés y Atilano del Valle Oter.

Hace unos meses Servini de Cubría, en el marco de la misma causa, pidió la extradición de dos represores del franquismo, el Guardia Civil Jesús Muñecas y el torturador Juan Antonio López Pacheco, alias ’Billy el Niño’.

En esa ocasión la Audiencia Nacional resolvió negar la extradición, con argumentos contradictorios entre sí. Por un lado, que los crímenes ya estaban proscriptos. Lo que no correspondería por tratarse de crímenes de “lesa humanidad”. Y por otro lado, alegando que esos crímenes podrían ser investigados en el Estado español, cosa que nunca ocurrió.

Los integrantes de la “Querella argentina” depositan grandes expectativas en esta actuación, debido a que en el Estado español es imposible por el momento imputar o juzgar a los represores del franquismo.

La ley de amnistía de 1977 garantizó la impunidad para los crímenes del franquismo, una impunidad que fue fundante de los pactos de la Transición y la Constitución de 1978.

El actual pedido de detenciones se relaciona con dos casos paradigmáticos de los últimos años del franquismo.

El 3 de marzo de 1976 en la localidad española de Vitoria, capital de Álava (País Vasco), ocurrió una matanza contra trabajadores en huelga, cuando unos miles se encontraban reunidos en asamblea dentro de la Iglesia local. Fueron desalojados con gases y los que iban saliendo fueron baleados. Cinco trabajadores fueron asesinados y más de 100 heridos. Martín Villa tuvo responsabilidad directa en esa masacre.

Utrera Molina, ministro secretario general del Movimiento (1974-75) está imputado por su responsabilidad en la pena de muerte del anarquista Salvador Puig Antich, último ajusticiado a garrote vil en España (1974).

Las próximas semanas, las autoridades españolas deberán responder sobre el pedido de detención desde Argentina.






Temas relacionados

Franquismo   /   Represores   /   Dictadura cívico-militar-eclesiástica   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO