Internacional

GUERRA EN EL CÁUCASO

Las consecuencias de la capitulación armenia en Nagorno Karabaj

El cese al fuego tripartito ratificado por Rusia, Armenia y Azerbaiyán, que actúa como suspensión de hostilidades en Nagorno-Karabaj ha provocado la ira en Armenia. De hecho, el acuerdo ratifica su derrota.

Miércoles 11 de noviembre | 19:56

El alto el fuego firmado por Armenia y Azerbaiyán bajo los auspicios de Rusia el lunes 9 de noviembre pone fin a seis semanas de combates en Nagorno-Karabaj. La conclusión es clara: el acuerdo marca la derrota armenia y Azerbaiyán sale muy fortalecido del conflicto. De hecho, éste no sólo pone fin a los enfrentamientos sino que obliga a las fuerzas armenias a abandonar los territorios que ocuparon desde los años 1990; Las fuerzas azeríes podrán permanecer en los territorios recapturados desde el comienzo de su ofensiva a finales de septiembre, incluso en Shushi, la segunda ciudad más grande de la región, y en parte de la propia Nagorno-Karabaj. A esto hay que añadir la obligación de Armenia de garantizar un corredor entre la república autónoma de Nakhtchivan (territorio azerí encajado entre Armenia y Turquía) y Azerbaiyán. Finalmente, cerca de 2.000 soldados rusos serán desplegados en Nagorno-Karabakh como “fuerza de mantenimiento de la paz”.

En otras palabras, este acuerdo de alto el fuego no es más que una gran victoria para Azerbaiyán que se traducirá en el fortalecimiento de la figura del presidente azerí, Ilham Aliyev, y su régimen. En una situación de crisis económica mundial y caída de los precios del petróleo y el gas, esta victoria militar representa un soplo de aire fresco muy importante para el régimen de este país altamente dependiente de la exportación de hidrocarburos. Pero para el gobierno armenio es bastante diferente.

La derrota casi total de Armenia, un gobierno debilitado

De hecho, Armenia sufrió una dura derrota. El gobierno de Nikol Pachinyan se vio obligado a firmar un humillante acuerdo de alto el fuego para evitar que las fuerzas azeríes eventualmente conquistaran todo Nagorno-Karabaj. Y de hecho, fue esta dinámica la que actuó en el campo de batalla, especialmente después de la captura relativamente rápida de Shushi durante el fin de semana por Azerbaiyán. La conquista por las fuerzas azeríes de la segunda ciudad de Nagorno-Karabaj, ubicada a pocos kilómetros de la capital del territorio en disputa, Stepanakert, marcó un momento crucial en la guerra y precipitó la caída de las fuerzas armenias.

Tan pronto como se firmó el acuerdo, el gobierno armenio tuvo que enfrentar un movimiento de profunda ira, especialmente en Ereván, la capital, donde los manifestantes se reunieron frente a la sede del gobierno, algunos incluso entraron y causaron algunos daños. El Parlamento corrió la misma suerte. Al día siguiente, miles de personas salieron a las calles de la capital armenia para exigir la dimisión del gobierno. La oposición por su parte está tratando de encontrar formas de cancelar la firma del acuerdo.

Pero la superioridad militar de Azerbaiyán es demasiado grande y las fuerzas armenias se han mostrado incapaces de hacer frente a las armas ultra-tecnológicas de Bakú. La falsa comunicación del gobierno armenio que traía diariamente “buenas noticias” desde el frente no hizo más que aumentar la sorpresa y la ira de la población tras la firma del acuerdo. Todo esto plantea interrogantes sobre el futuro del gobierno de Pachinyan que sale muy debilitado y no podemos excluir la posibilidad de su caída. Al mismo tiempo, Armenia podría entrar en una situación de gran inestabilidad y malestar social y político. Es más que probable que las tendencias políticas nacionalistas reaccionarias y otras formaciones políticas burguesas intenten capitalizar el descontento popular.

Un acuerdo que permite a Rusia limitar los daños

Si Moscú jugó un papel de liderazgo en la firma de este alto el fuego, está claro que Rusia, en el mejor de los casos, puede estar satisfecha con haber limitado los daños. Desde finales de septiembre, la apertura de un conflicto armado abierto en esta región de Nagorno-Karabaj no ha dejado de avergonzar a Moscú, atrapado entre su papel de presunto "estabilizador" de la región, su alianza con Armenia y su deseo de no deteriorar indebidamente sus relaciones con Azerbaiyán y Turquía, que ha sido el principal apoyo de las fuerzas azeríes.

De hecho, Rusia no ha podido evitar el estallido de un conflicto armado en el Cáucaso. Pero en un contexto muy "turbulento" en varios países de su "zona de influencia", Moscú logró alcanzar un acuerdo de alto el fuego antes de que la guerra se saliera por completo de su control. Así, Rusia ha evitado hábilmente verse obligada a intervenir directamente o tener otras potencias regionales directamente involucradas, arriesgándose a que estalle un conflicto regional a pocos kilómetros de su frontera. Además, Putin aparece como un "mediador regional" que impone el alto el fuego y despliega cerca de 2.000 efectivos en Nagorno-Karabaj, lo que permite a Rusia tener presencia militar en los tres países del Cáucaso.

Sin embargo, hay muchas preguntas sobre la posición de Rusia como potencia hegemónica en la región, e incluso en la periferia postsoviética. De hecho, la población armenia ve a Rusia como uno de los sepultureros de las reivindicaciones armenias; existe un riesgo real de que se desarrolle un cierto resentimiento nacional contra Rusia entre la población. En este sentido, Moscú debería intentar ofrecer algunas promesas a Armenia. Y esto no sólo para preservar sus vínculos con Ereván sino también para enviar un mensaje a los demás estados aliados de Rusia que podrían perder la confianza en Moscú como garante de su seguridad, en particular a los estados miembros de la OTSC. (Organización del tratado de seguridad colectiva).

El otro ganador: Turquía

El otro motivo de preocupación para Rusia en su periferia es Turquía. Ankara ha sido el principal partidario de la ofensiva azerí y esta victoria de su aliado fortalece a Erdogan en Turquía y profundiza su influencia en el Cáucaso y en los países turcos de Asia Central. Aunque los soldados turcos no participen finalmente en la misión de mantenimiento de paz con Rusia, estarán presentes en el centro de seguimiento del acuerdo de alto el fuego, cuyo cuartel general probablemente no estará en Karabaj sino a unos pocos kilómetros de distancia.

Y esto ya es una preocupación para Rusia. Como explica Clara Ferreira Marques en Bloomberg : “ Es indiscutible que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se instaló en el Cáucaso y posiblemente obtuvo acceso al mar Caspio y finalmente a Asia central a través de Azerbaiyán. Los soldados turcos, mencionados por Bakú pero no en el comunicado oficial, son un golpe para Ankara y un dolor de cabeza para el Kremlin, a pesar de que permanecen en un centro de monitoreo de alto el fuego fuera del enclave. Es una complicación sin precedentes, como señala Maximilian Hess del Instituto de Investigación de Política Exterior, y Rusia será reacia a tener tropas de miembros de la OTAN en cualquier lugar de la antigua Unión. Soviético”.

Turquía y Rusia estarían en una especie de “alianza pragmática” aunque se opongan en varios conflictos como en Siria y Libia. Sin embargo, los intereses de estos dos poderes están en conflicto a largo plazo. Este avance de Turquía solo puede aumentar las preocupaciones de Rusia, cuya influencia en su periferia viene sufriendo grandes golpes desde hace varios años. Incluso si Rusia mantiene una posición hegemónica en el Cáucaso, ahora Turquía se ha convertido en un actor regional muy importante.

Otro tema que debemos mencionar aquí es la gran victoria de la industria armamentística turca e israelí. Todo el planeta pudo presenciar la "destreza" militar de los drones azeríes de alta tecnología proporcionados por estos dos países socios. No es insignificante que Ucrania haya mostrado interés en los drones turcos, otro factor preocupante para Rusia. Pero estos avances militares, geopolíticos y tecnológicos de Turquía e Israel también representan una señal de advertencia para Irán; Teherán tiene una visión muy negativa del acercamiento entre Israel y Azerbaiyán, un país fronterizo con Irán.

Un nuevo status quo reaccionario

Con este acuerdo, se establece un nuevo status quo reaccionario completamente favorable a Azerbaiyán. Una vez más, será el derecho a la autodeterminación del pueblo de Nagorno-Karabaj el que pagará el precio. Una situación reaccionaria que es también el resultado de la política reaccionaria de Armenia que a su vez ha podido realizar una "limpieza étnica" en los distritos azeríes que había conquistado en los años noventa. Los sucesivos gobiernos de ambos lados también han alimentado los odios nacionalistas entre ambos pueblos. La política agresiva de Armenia contra los azeríes y las expulsiones de sus tierras sirvieron de justificación y legitimidad para la política reaccionaria de Aliyev.

Si bien este nuevo status quo solo acentuará los odios nacionalistas que preparan el terreno para nuevos enfrentamientos, consideramos que sólo un gran movimiento democrático por la autodeterminación de Nagorno-Karabaj en la perspectiva revolucionaria de la creación de una federación libre de repúblicas socialistas del Cáucaso puede resolver definitivamente esta cuestión y permitir la convivencia pacífica y fraterna entre todos los pueblos de la región.






Temas relacionados

Azerbaiyán   /   Armenia   /   Guerra   /   Turquía   /   Rusia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO