Política Estado Español

CRISIS SANITARIA

Los ERTE costarán 35.000 millones de dinero público ¿Quién los pagará?

Las patronales se ahorran millones de euros en base al endeudamiento masivo del Estado, mientras aumenta el desempleo y la precariedad.

Carlos Muro

@muro_87

Martes 15 de septiembre | 16:58

Según los datos del gobierno, hasta mitad de septiembre el gasto ha sido de 24.000 millones en ERTEs (4.000 millones al mes). El gobierno, junto con las burocracias sindicales de CCOO y UGT y la patronal de la CEOE negocia ahora una nueva prórroga de los Expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), con la posibilidad de que se puedan extender hasta el 31 de enero.

De esta forma, la factura de los ERTEs para el Estado seguirá creciendo de forma exponencial. Así se intenta crear un colchón social que evite el incremento brusco del paro y el malestar social. Pero, tarde o temprano, como la misma patronal reconoce, el paro seguirá aumentando y las consecuencias de la crisis actual pueden derivar en una profunda recesión.

Las patronales quieren que los costes de la actual crisis del coronavirus los paguemos los y las trabajadores con paro, empeoramiento de las condiciones de trabajo y reducciones salariales. Actualmente los empresarios ya se están aprovechando de los ERTEs y las medidas de emergencia ante el Covid para seguir ganando millones, ahorrarse lo máximo posible en medidas sanitarias y precarizar aún más las condiciones de trabajo.

El fin del verano está trayendo consigo un aumento importante de cierres de empresas y el aumento de los EREs en diversos centros de trabajo. Muchos de estos despidos están centrados en la hostelería, que se ha visto paralizada prácticamente en buena parte durante estos meses. Otro sector afectado es la industria, un sector que ya venía siendo golpeado fuertemente desde mucho antes del inicio de la crisis desatada por el coronavirus.

Mientras el gobierno de coalición del PSOE, Podemos e IU-PCE siguen garantizando enormes ganancias a los capitalistas del IBEX 35, esta crisis ya se está traduciendo en el empeoramiento de las condiciones de trabajo. A pesar del doble discurso del “gobierno progresista” y de algunas medidas cosméticas, los que más ganan siguen ganando cada vez más, mientras dejan a cientos de miles de familias sin trabajo.

Ante la posibilidad de que la economía evolucione hacia una gran depresión, que supere con mucho lo ocurrido en la crisis de 2008, y para evitar que la crisis la paguen las y los trabajadores se hace imprescindible entonces levantar un programa anticapitalista. Algunas medidas urgentes son: prohibición de los despidos y ocupación de toda empresa que cierre o despida; nacionalización de los sectores estratégicos bajo control de los trabajadores y usuarios; no al pago de la deuda pública; control de los estados financieros de las empresas por los trabajadores; reparto del tiempo de trabajo sin reducción salarial; incremento de la inversión pública en al menos un 10% del PIB y puesta en marcha de un programa masivo de creación de empleo público; elevación de los impuestos para las grandes fortunas y capitales para sufragar toda esa inversión.






Temas relacionados

ERTEs   /   Gobierno de coalición PSOE-UP   /   Política Estado Español   /   CEOE

Comentarios

DEJAR COMENTARIO