Internacional

GRECIA

Los trabajadores griegos frente al plan de ajuste de Tsipras

El jueves 12 de noviembre, la primera huelga general contra el gobierno de SYRIZA-ANEL (elegido en septiembre), paralizó Grecia contra las drásticas medidas de austeridad impuestas por el gobierno de “izquierda” de Alexis Tsipras y el tercer memorando.

Martes 1ro de diciembre de 2015

Fotografía: associated press

Los sindicatos griegos han declarado que la huelga general tuvo un alta grado de acatamiento en todo el país y, en sus palabras, fue todo un éxito. De acuerdo al sindicato ADEDY, el porcentaje de adhesión fue alrededor del 65%.

En el transporte público también hubo un alto nivel de acatamiento a la medida; el subte de Atenas, los ferrocarriles y los tranvías no funcionaron, además, decenas de vuelos internos fueron cancelados. Las escuelas, los ministerios y las oficinas públicas, las farmacias y muchos comercios se mantuvieron cerrados. Los periodistas de televisión, radio y de la prensa impresa también se sumaron a la huelga.

La Izquierda Diario entrevistó a Gianna Katsiampoura, miembro de OKDE-Spartakos en Grecia, historiadora e investigadora en el Instituto de Investigación Histórica, National Hellenic Research Foundation.

¿Cuáles son las reivindicaciones y cuál es el contenido de la huelga del 12 de noviembre en Grecia?

El 30 de noviembre el gobierno de Grecia votó el primer paquete de leyes basado en el tercer memorando, que implican un recorte a las pensiones y los salarios, un aumento en la edad jubilatoria a 67 años (independientemente de la cantidad de años trabajados), grandes impuestos a los campesinos y los trabajadores con bajos salarios, confiscación de propiedades para aquellos que no pueden pagar sus deudas a los bancos, privatizaciones masivas de propiedad del Estado (puertos, ferrocarriles, aeropuertos). La huelga se lleva a cabo como reacción contra este gran saqueo que significan los planes de austeridad.

La huelga general del 12 de noviembre (2015) fue la primer huelga general en este nuevo período del gobierno de SYRIZA-ANEL. Fue muy importante ya que expuso la necesidad de una acción masiva y de la clase obrera que inicia un nuevo ciclo de luchas contra la austeridad y el memorando. Esto significa que se abren expectativas para una nueva fase de luchas luego de la actitud vacilante del gobierno de SYRIZA-ANEL en el primer período.

¿Qué sectores han sido parte de la huelga?, ¿El nivel de acatamiento a la misma, fue satisfactorio?

Quienes participaron fueron trabajadores y empleados del sector público y del sector privado, así como pequeños comerciantes que han sido severamente golpeados por la crisis. El sector público es uno de los más afectados por el ajuste a través de despidos y de recortes salariales, por eso, la participación de los sindicatos del sector público es lo que ha contribuido al éxito de la huelga. Docentes, trabajadores municipales, del transporte, de la salud son los sectores donde la izquierda es particularmente fuerte y donde la relación de fuerzas juega a favor de una acción de masas.

La participación en la huelga y la movilización en las calles de Atenas ese mismo día fueron más que gratificantes, teniendo en cuenta que este paro tenía en contra a los partidos que apoyan los planes de austeridad (Nueva Democracia, PASOK, Potami, Partido Unión de Centro- EK). Además de la propaganda que se ejerce desde los medios masivos de comunicación, quienes están intentando convencer constantemente a la población de que no hay alternativa a la política de austeridad y al memorando, y han estado abiertamente en contra del paro. Aún más interesante es que el éxito de la huelga llega cuando la Confederación General del Trabajo – GSEE (la confederación de sindicatos) ha perdido credibilidad, luego de que su presidente le diera apoyo el tercer memorando, unos días antes del referendo del último verano.

Creo que entra los trabajadores, hay cada vez más un ánimo de superar a las burocracias de los sindicatos. En este lento proceso, las asociaciones de trabajadores en los distintos establecimientos (llamados “sindicatos primarios”, equivalente a una comisión interna) están jugando un rol muy importante, su militancia demuestra la manera de construir una alternativa en contra del liderazgo burocrático de los sindicatos.

La huelga fue apoyada en los hechos y políticamente por ANTARSYA, LAE (Unidad Popular), el KKE y las organizaciones anarco sindicalistas. El Comité de Relaciones Laborales y SYRIZA publicaron un comunicado oficial a favor de la huelga. Esto es inherentemente contradictorio, aunque también tiene una explicación racional. SYRIZA quiere mostrarse como una izquierda que negocia con la Troika y que resiste su presión. SYRIZA quiso mostrar el paro como una acción contra la Troika y no contra el gobierno. Tengo la sensación de que su táctica fallo y que la población ya sabe bien contra quien es la huelga.

Pero lo que es realmente problemático es la participación de Unidad Popular junto a sectores sindicales que apoyan a SYRIZA. Para nosotros este es un gran problema que afecta la unidad de acción, que es justamente nuestro objetivo en el marco de nuestra política de frente único.

¿Qué clima se vivió durante la movilización en Atenas y como fue tu participación?

Como dije antes, la movilización fue muy exitosa. La delegación de sindicatos primarios, que fue apoyada por ANTARSYA, fue la más grande. Una particularidad que ocurre en las movilizaciones en Grecia, es que el Partido Comunista griego siempre organiza su propia movilización, en un horario distinto y llama a marchar con otro recorrido. La participación de estudiantes universitarios, que ven que su futuro es la desocupación, también fue muy grande.

Además se desarrollaron grandes movilizaciones y actos en varias ciudades de Grecia. Lo que evaluamos muy positivamente es el potencial de los trabajadores, los desocupados y la juventud para darle continuidad a las movilizaciones masivas, para que siga creciendo la lucha contra los planes de austeridad y para superar a los líderes reformistas de la izquierda y a la Confederación de Sindicatos. Queda cada vez más claro que el capitalismo en la unión Europea y en Grecia no harán concesiones, ni siquiera las mínimas que están reclamando los reformistas de izquierda. Por eso, la demanda es una sola: luchar contra el memorando y la UE, contra la política de SYRIZA-ANEL y las ilusiones reformistas.

¿Cuál es tu balance de la huelga y cuál es tu propuesta para darle continuidad a las luchas? ¿Hay algún debate en la izquierda, por ejemplo, entre ANTARSYA y Unidad Popular?

OKDE- Spartakos es integrante de ANTARSYA, y creemos que la única forma de enfrentar este tornado de ataques capitalistas que hemos recibido en los últimos 5 años en forma de Memorando es la lucha en las calles, los paros, la ocupaciones, la movilización a través de asambleas populares, el control obrero en aquellas fábricas que sea posible, y no darle ninguna confianza a un gobierno burgués. El caso de SYRIZA puso un fin a las ilusiones que creían que un gobierno de izquierda podía ser la solución, sin apoyarse en las acciones de masas. Nuestra fortaleza es la solidaridad y la lucha común junto a los trabajadores, los desocupados, la juventud y los inmigrantes. Esta lucha unificada es la única forma de revertir este tipo de política y ganar nuestro derecho al trabajo, a la salud, la educación y una vida digna.

Como mencione anteriormente, peleamos por la unidad en la acción, en este contexto hay discusiones con otras fuerzas de la izquierda. Sin embargo, para nosotros la clave es que estas discusiones no adopten una política reformista en las que priman las teorías y la política sobre una reconstrucción nacional de la productividad en Grecia dentro de los marcos del capitalismo, y que serán a adoptados por el plan de Unidad Popular. Esta discusión debe servir para clarificar las demandas transicionales de un programa anticapitalista como la base para la independencia política de la clase trabajadora.

Como dije anteriormente, la huelga tuvo un buen comienzo, que continuo con la participación masiva de decenas de miles de personas en las movilizaciones por el 42 aniversario del levantamiento de la Escuela Politécnica contra la dictadura el 17 de noviembre de 1973. Esta rebelión se desarrolló contra los intentos reformistas y contra las ilusiones de los partidos de izquierda tradicional que demandaban una reforma democrática gradual. Esto es lo que aún vive en nuestra política y nuestras tácticas: la confianza en el potencial revolucionario de la clase trabajadora, ninguna confianza en los liderazgos burocráticos y reformistas. Independencia de la política de la clase obrera y unidad de acción de los trabajadores. Esta es la orientación para el periodo que sigue y que se abrió a nuestro favor con la huelga general.
*Traducción: Gloria Grinberg






Comentarios

DEJAR COMENTARIO